¡B I E N V E N I D O S!. . . . . M U C H A S__G R A C I A S__P O R__E N R I Q U E C E R__M I S__T E X T O S__C O N__V U E S T R O S__C O M E N T A R I O S.

noviembre 22, 2016

# Relato surrealista

El hombre libro y el enigma

Como presentación os quiero decir que esta historia formará parte de una serie de relatos inconexos en su contenido, pero creados todos ellos a partir de un cuadro o una ilustración surrealista (como en este caso) diferente, como motivo de inspiración a la hora de escribirlos. Doy paso a continuación a la ilustración de Jonathan Wolstenholme, nacido en 1950 en Londres, se trata de un ilustrador independiente que ha trabajado para algunas de las principales agencias de publicidad, editoriales y una amplia gama de revistas. También es especialmente conocido por sus obras increíblemente detalladas que se derivan de un amor por los libros antiguos y de la parafernalia asociada a los objetos antiguos.

Jonathan Wolstenholme - La vida secreta y surrealista de los libros.
Mi historia: El hombre libro y el enigma

Era un hombre de papel, que había nacido una tarde de invierno en una imprenta alemana, donde fue diseñado, recortado, encolado y encuadernado por las hábiles manos de Guten Bergum, quien puso el mejor empeño en que pronto pudiera salir a recorrer mundo y que sus letras brillaran por las estanterías de monasterios, bibliotecas, iglesias, universidades...Hasta que se cansó de permanecer viviendo apartado del resto de aquellos mortales que solían frecuentar el espacio de su habitual residencia, interrogándole constantemente y explicándole su necesidad de conocimientos, por lo que se planteó seriamente su evasión de aquellas cuatro muros que durante tantos años lo habían acogido en su morada. Reconocía su temor a semejante decisión tan alocada, puesto que durante su residencia en aquellas sólidas estanterías de madera, nunca le había faltado diversión ni saludos matutinos, todo a su alrededor le facilitaba una holgada vida de ilustre vecino y habitante de la Gran Biblioteca germana, de modo que llegado a la madurez, un buen día tuvo la feliz idea de comentárselo a otro conocido suyo, con quien alternaba distendidamente cada tarde que pasaba a saludarle y naturalmente le confesó su ilusión por ir a descubrir nuevos lugares y lectores con quien departir nuevas inquietudes que revitalizasen la tinta que corría por sus venas.

— Comprendo D. Ilustrado, que ya quiera salir a conocer lo que hay tras estos muros de piedra, pues lleva demasiado tiempo encerrado y no es bueno ver como se van ajando las hojas que le sustentan y empiezan a amarillear sus miembros, desde los pies a la cabeza, de modo que le ayudaré amigo mío a cruzar el umbral que le separa del largo camino hasta poder alcanzar su propósito. Dispongo además de un ingenioso artilugio que le propulsará al espacio para viajar en el tiempo y llegar hasta lugares insospechados. ¡Le aseguro que será toda una experiencia inolvidable!

— Le estaré eternamente agradecido D. Inventory. Sepa también que me hará un hombre libro feliz y libre de esta atávica vida sedentaria que ya empieza a hacerme prisionero de sus caprichos, a los que renuncio de buen grado.

— No se agobie, amigo mío, porque ya sabe que le tengo en gran estima por sus múltiples saberes que me ha transmitido y en deuda estoy con usted.

— ¡No se hable más y rescáteme cuanto antes! Aquí le esperaré mañana mismo para que me ayude en esta larga travesía. No se olvide de conseguir esa llave maestra con la que accederá cuando ya el bibliotecario se vaya a sus aposentos a descansar y la luz de la luna le acompañe y le ayude a encontrarme en este mismo lugar. 

Acabada la conversación ambos estuvieron de acuerdo para fijar la hora exacta del "rescate" y con esas mismas esperar pacientemente que todo conspirase a su favor.

La luna brillaba a través de los estrechos ventanales de aquel enorme edificio, mientras afuera D. Inventory cabalgaba en su blanco corcel de nácar, por la espesura del bosque de los robledales, entre alfombras de silencios y musgos de tupida esperanza, que lo impulsaban a cruzar el puente de Las Lavanderas que conducía hasta aquel valle encantado en el que se erigía aquella biblioteca solitaria y apartada del mundo. El viaje resultó bastante afortunado, de modo que en cuestión de horas ya se había consumado dicha evasión y ambos jinetes cruzaban de nuevo el puente de regreso hasta la buhardilla donde se hallaba la máquina espacial.

Ya en los nuevos aposentos, D. Ilustrado comenzaba a experimentar una gran recuperación anímica que también fue acompañada de otra mejoría en su aspecto físico, luciendo una espléndida sonrisa que vio reflejarse en el espejo de bronce situado junto a un enorme artilugio que andaba manipulando con mucha atención su buen amigo el inventor. No fue complicada la maniobra del despegue, una vez que se abrieron los portones corredizos situados en el techo y el dispositivo logró salir impulsado al espacio traspasando la estratosfera y alcanzando una velocidad vertiginosa que lo llevó hasta una ciudad del futuro, donde por fin aterrizó sin contratiempos. 
Al contacto con la tierra, se abrió una especie de puerta automática por donde salió al exterior un tanto mareado por el viaje. El viento soplaba en todas direcciones y cuando miró atrás su vehículo espacial ya se había desintegrado por completo, lo cual le produjo un fuerte estremecimiento pues le atemorizaba la idea de no poder regresar de nuevo a su antigua residencia o a aquella buhardilla de D. Inventory, en caso de no ser bien recibido en dicho lugar. pero ¡ya no había vuelta atrás y encima su amigo no le había advertido de semejante imprevisto!

— Bueno, debo recobrar mi entereza y seguir adelante con esta decisión tomada. Ya veremos a ver lo que ocurre y si la fortuna de nuevo me sonríe o por el contrario me hace víctima de una encerrona y puedo sufrir cualquier adversidad. No debo anticiparme a la desgracia ni tampoco pensar tan negativamente, ya que en una ocasión obré de esta manera y se confabularon los hados para convocar todas las desgracias juntas y acabar hundiéndome en un pozo profundo de sufrimiento y soledad —se decía a sí mismo para animarse y alejar su desconfianza ante esta nueva realidad.

El entorno que alcanzó a divisar estaba rodeado de una armoniosa floresta y bancos de colores donde contempló asombrado que se sentaban aquella gente tan extraña que vestían de otra forma distinta a la que estaba acostumbrado a ver. También tenían objetos que manejaban con sus dedos insistentemente, unas pequeñas piedras rectangulares que se iluminaban y apagaban mágicamente, también tenían unos desconocidos alambres que acababan en unos botones y que los llevaban incrustados dentro de las orejas, pero lo que le desconcertó completamente fue que hablaban solos... No comprendía nada de lo que tenía a unos escasos metros de distancia, pero la curiosidad le venció de lleno y no tuvo más remedio que aproximarse hasta allí. Alzó la vista para contemplar aquella cúpula acorazada de acero oxidado que cubría toda la Plaza de Torquemada, daba la impresión que la humareda de aquellas piras mortuorias hubieran regresado de pronto acorralando aquel espacio aparentemente tranquilo, excepto cuando el sonido infernal de unos horribles objetos en movimiento cruzaban el recinto en todas direcciones. Continuaba viviendo en una horrible pesadilla de la que ya no podía escapar, de manera que optó por acomodarse lo mejor posible en uno de aquellos asientos de colores dispersos entre los árboles con algunas fuentes y unos palos de acero con unas urnas acristaladas en su extremo más elevado que se distribuían en distintas hileras. 

No hacía mucho rato que permanecía sentado cuando un joven se le aproximó y no dudó en acomodarse a su lado. Aquella compañía le tranquilizó pues seguramente vendría en ayuda suya, lo mismo que tantos otros jóvenes también lo habían hecho en su anterior alojamiento.

— ¿De verdad es usted ese hombre libro que anuncian en las redes sociales?... ¿No sabía que bajo sus ropas de cuero podía albergar toda una biblioteca?... ¿Cómo es que se ha podido suscitar semejante prodigio en un ser tan enclenque como usted? ... 

— ¡Eh, ya está bien de hacerme semejante interrogatorio!... ¡No le consiento que me infravalore, ni que se mofe de mi con semejante descaro, jovencito deslenguado!

— Disculpe señor, pero me ha producido tal asombro que no he podido reprimir mis impulsos, le pido disculpas y me gustaría consultar alguna de sus páginas... ¿Me lo permite?...

— No sin antes decirme qué tema le interesa o qué es lo que busca exactamente.

En una especie de lucha contenida, ambos desconocidos se fueron internando, cuando sin percatarse de ello fueron acudiendo otros nuevos viandantes quienes llevados por la curiosidad y el chismorreo, fueron formando un corrillo sin perderse ni un ápice de la animada discusión entre el famoso hombre libro, anunciado a bombo y platillo en los medios de comunicación después de recorrer las plataformas virtuales donde ya era todo un personaje y su interlocutor, un joven periodista que se había hecho también famoso al difundir en directo lo que estaba aconteciendo.

— Hagan cola para solicitar su página sin molestar a nuestro amable invitado, que acaba de llegar del pasado y aún sufre esa distorsión temporal — ordenó un agente del orden que trataba de organizar el evento cultural.

Una niña le pidió una página que decía así en su comienzo: "En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad".

Un hombre con gabardina gris se acercó para llevarse otra página que decía así en su comienzo: "Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin embargo, sucedieron así".

Una mujer con buen aspecto y de edad ya madura también quiso llevarse otra página que decía así en su comienzo: "Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona".

Otro señor con traje de ejecutivo y barba arreglada requirió una nueva página que decía así en su comienzo: "Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta. Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita".

El siguiente en la cola era un niño regordete que estaba devorando un pastelito de chocolate y no hacía más que molestar pegando patadas en las espinillas de los pacientes transeúntes que estaban esperando su turno hasta que por fin se alejó con su página que decía así en su comienzo: "El squire Trelawney, el doctor Livesey y algunos otros caballeros me han indicado que ponga por escrito todo lo referente a la Isla del Tesoro, sin omitir detalle, aunque sin mencionar la posición de la isla, ya que todavía en ella quedan riquezas enterradas; y por ello tomo mi pluma en este año de gracia de 17... y mi memoria se remonta al tiempo en que mi padre era dueño de la hostería «Almirante Benbow», y el viejo curtido navegante, con su rostro cruzado por un sablazo, buscó cobijo bajo nuestro techo".

La siguiente era una joven distraída que casi estuvo a punto de dejar colarse a otro joven, pero alguien la avisó para recoger cuanto antes su página que decía así en su comienzo: "Soy un hombre invisible. No, no soy uno de aquellos trasgos que atormentaban a Edgar Allan Poe, ni tampoco uno de esos ectoplasmas de las películas de Hollywood. Soy un hombre real, de carne y hueso, con músculos y humores, e incluso cabe afirmar que poseo una mente. Sabed que si soy invisible ello se debe, tan sólo, a que la gente se niega a verme. Soy como las cabezas separadas del tronco que a veces veis en las barracas de feria, soy como un reflejo de crueles espejos con duros cristales deformantes. Cuantos se acercan a mí únicamente ven lo que me rodea, o inventos de su imaginación. Lo ven todo, cualquier cosa, menos mi persona".

Por fin le había llegado el turno al tunante, bueno, a aquel jovenzuelo adolescente que casi estuvo a punto de colarse antes y que tomó también su página que decía así en su comienzo: "Yo no maté a mi padre, pero a veces me he sentido como si hubiera contribuido a ello".

Y por último estaba una anciana bondadosa que había aguantado estoicamente aquella larga espera, por lo que eligió tranquilamente una página que decía así en su comienzo: "Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa".

Después de alejarse de aquella plaza, todos aquellos lectores se dieron cuenta de que si lograban reunirse de nuevo y ordenar convenientemente los títulos de los libros a los que pertenecían cada una de sus páginas descubrirían el enigma que les daría la respuesta a sus preguntas, por lo que los fueron anotando:

"El Hobbit" - "El camino" - "El túnel" - "Lolita" - "La isla del tesoro" - "El hombre invisible" - "El jardín de cemento" - "Orgullo y prejuicio" -

Para finalmente construir ordenadamente la frase del enigma cambiando el orden de estos títulos: 

"Lolita" nunca tuvo "Orgullo y prejuicio" por lo que siguió "El camino" que conducía hasta "El jardín de cemento" donde se encontró con "El hombre invisible" escondido en "El túnel" junto a "La isla del tesoro" que vigilaba "El Hobbit" y cuyo significado más profundo era: Libérate de tu "Orgullo y prejuicio" que aprisiona tu espíritu, porque de esa forma librarás a tu ser invisible oculto en el túnel de la felicidad que custodia un diminuto guardián.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados


38 comentarios:

  1. Enhorabuena +Estrella Amaranto, has sabido conjugar ingenio, emoción y técnica que engancha al lector hasta el final. Bonito relato!

    ResponderEliminar
  2. Estoy impresionadísima Estrella. Debo decirte que lo he leído en voz, alta para parte de mi familia y el más maravillado es mi esposo.
    Dice: "Es una gran escritora"
    Yo lo afirmo. Gracias por, compartir tu creatividad.
    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  3. Fascinada ante tanta imaginación itinerante que se traslada
    con agilidad y destreza. Así nos transporta de principio a fin está lectura!
    Muy prometedor se muestra este ciclo...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Es impresionante, la verdad es que no tengo palabras Estrella. Tu ingenio y la elaboración tan buena de este relato es sencillamente sensacional. Mi enhorabuena amiga por esta impecable narración. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya!que grata sorpresa me he llevado, una combinación con mucha genialidad, debería haber más D.Inventory para desempolvar tantas maravillas de libros escondidas, aunque parece ser que D.Ilustrado tenía bajo su tapa de cuero todo misterio que resolvió en esa frase todo el enigma.

    En tu línea, como siempre, haces absorber el relato que tanto entretiene, se presiente una maravillosa serie de siguientes relatos, mis felicitaciones por el de hoy, querida.

    Un besazo, enorme, Estrella. :-)))

    ResponderEliminar
  6. Ante todo, decirte que la técnica de inspirarte en pinturas me parece sumamente efectiva, y esta pintura y artista en particular me encantan. Un relato original, entretenido y simbólico, que además rinde de cierta manera un merecido homenaje a obras que a muchos de nosotros nos han marcado por su singularidad. Un muy buen trabajo, querida Estrella ;)!

    Besos desde Buenos Aires!

    Fer

    ResponderEliminar
  7. En verdad, que eres una gran escritora, tu imaginación no tiene límites.
    Mueves los hilos creativos de forma que nos mantiene atentos desde el comienzo hasta el final.
    Sigo al pie de tus letras.
    Un abrazo querida Estrella.

    ResponderEliminar
  8. Hola Estrella,
    Después del relato de la semana pasada pensé que no podrías volver a sorprenderme, pero sin embargo, lo vuelves a hacer. T
    Tienes una imaginación prodigiosa y una habilidad sorprendente para transmitir historias y hacer que nuestra imaginación vuele junto a la tuya.
    Soy fan tuya incondicional y lo sabes. Hay día que tus relatos me llegan a cautivar más que una obra completa a la que he dedicado horas. Estoy encantada de poder leerte.
    Felicidades por esta serie.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  9. Estrella Aamaranto,magistral relato de un inicio ligado a su final,el que costarìa la liberalidad de prejuicios de la vida. Encantada de aprender de Ud. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Un relato asombroso Estrella! con un cierre de profunda enseñanza como es característico de tus textos y tu esencia. Gracias por plasmarlo en letras y compartirlo! Un abrazo grande desde tierras del sur!

    ResponderEliminar
  11. Cuánta capacidad de creación Estrella! Usted hace ilações y óptimas brincadeiras. Va a Alemania, patria de Gutemberg que es lo personaje de su historia tan "espanholamente" surrealista. Y hace el LIBRO transcender el tiempo, recorrerlo del pasado al futuro, con toda la libertad que lo caracteriza y que él también nos concede. Este viajero gutemberguiano, presumo yo, debe ser una biblioteca, con su reunión de libros de todas las épocas y de las más diversas tendencias. Ciertamente otras frases enigmáticas podrán ser concebidas con los mismos títulos y personajes que utilizó al final, pues los libros nos dejan libres para viajar y, lógicamente, también para imaginar libremente los resultados de nuestras lecturas.

    Quedé muy encantado con esta historia.

    Abrazos y saludos.

    ResponderEliminar
  12. Hola!!!!!
    Este post parece hecho por mi hija, me encanta el relato y ella es muy muy admiradora de Wolstenholme y de Ludovico Einaudi, me lo pone a todas horas, jejeje. Qué buen post y qué genial relato, lo comparto ahora mismo.
    Besos y feliz miércoles.

    ResponderEliminar
  13. Genial relato Estrella Amaranto. ¡Qué original y qué ingenio! Me ha encantado el final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un relato de gran maestría literaria. Un placer leerte.
    Una abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha encantado este relato inspirado el una de las obras de este pintor de libros, todo desde el comienzo engancha y las conversaciones con cada uno que buscaba su frase en el libro, ya lo apoteósico es el enigma que hss desarrollado al final, Una maravilla Estrella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Un intrincado viaje a través de las letras del hombre libro. cuanta sabiduría pueden encerrar las páginas.
    Un final inesperado que ha cerrado con broche de oro un relato extraordinario.
    Abrazos compañera.

    ResponderEliminar
  17. Admiro profundamente tu imaginación y creatividad. Ademas de entretener, porque es un texto que fluye con interés, al final nos dejás un hermoso mensaje en la frase que devela el enigma.
    Me gustó muchísimo y también me encanta Jonathan W. que tiene unas ilustraciones geniales, gran parte de ellas con el libro de protagonista.
    Un fuerte abrazo, Estrella.

    ResponderEliminar
  18. Un interesante y original relato, Estrella, que hace honor al subrrealismo de la imagen que lo inspiró.

    Creo que estás en una fase muy creativa, constantemente nos sorprendes con nuevas formas de contar tus historias, todas diferentes entre sí. Es algo para explorar, disfrutar y exprimir. A buen seguro que todos obtendremos placer y beneficio si lo haces :))

    ¡Quedo a la espera de esos nuevos relatos basados en imágenes curiosas!

    Un beso grande de miércoles.

    ResponderEliminar
  19. Mi querida Estrella, ves más allá de tu pluma con solo una imagen traspasas ese velo que conduce al relato el cual nos regalas con la maestría, exquisita de tu trabajo, mis felicitaciones por tan hermoso trabajo, complementado a la perfección imagen y escrito.

    Un beso:))

    ResponderEliminar
  20. Por lo menos a mí, a partir de esa imagen, a partir de esa obra de Wolstenholme, no se me hubiese ocurrido una historia como la tuya (o quizás sí, pero en la versión de un microrrelato; ya sabes, profe, que practico la literatura condensada). Por lo demás, yo leí "el túnel", así que me gusta que lo hayas integrado a este relato tuyo.

    Más saludos!

    ResponderEliminar
  21. Jo, desde luego tu dominio de la escritura solo palidece ante tu imaginación desbordante. Semejante desarrollo argumental a partir del cuadro, por sugerente que sea la imagen, es impresionante. ¡A tus pies! Enhorabuena

    ResponderEliminar
  22. Amiga, te superas! Cada vez que entro a leerte me dejas fascinada, enhorabuena por este relato y por una imaginación que rebosa ingenio.

    Lo he disfrutado muchísimo!

    Muchos besos, ;)

    ResponderEliminar
  23. Parabéns! Pela fantástica história você tem uma capacidade intelectual brilhante de escrever ricamente cada frase desta bela história. Sua forma de narração literária é simplesmente surpreendente, criativa, emocionante. Você cativa o leitor do início ao fim. Quem tiver a oportunidade de iniciar a leitura de sua história não conseguirá mais parar de ler e chegará ao fim para ver os desdobramentos das tramas. Uma leitura agradável e emocionaste. Desejo muitíssimo sucesso neste seu belo trabalho Star.

    ResponderEliminar
  24. Buena lección para quienes descubrieron que tras la enclenque apariencia de un “hombre libro” venido del pasado, poseía toda la sabiduría en su interior, muy lejos de lo que engañosamente creían tener en sus sofisticados libros electrónicos. Las apariencias engañan a aquellos que creen que solo en lo grande y llamativo está la felicidad.

    La fotografía preciosa, hace honor a la excelente narrativa con la que despliegas tu arte. Se pueden extraer muchos y buenos mensajes en este relato.

    Te felicito, querida amiga.
    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  25. Hola Estrella, qué añadir a los comentarios de tus seguidores:) No cabe duda que es un relato conectado con grandes obras literarias, inspirada con una imaginación portentosa,con esa imagen de portada que nos presentas!
    Qué complicado salir de la zona de confort, cuando se tienen todos los cuidados y halagos del mundo! Cuando tienes un nivel de prestigio elevado. Muy valiente!!!!
    Maravilloso relato Estrella. Enhorabuena!
    Que tengas un gran fin de semana!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  26. Buena idea esa inspiración en cuadros o imágenes, una fantástica manera de dejar volar tu imaginación siempre sorprendente.
    Déjame compartir una cita de Los amores de un bibliómano de Eugene Field ¿No es verdad que las palabras son lo único que vive eternamente?¿No somos nosotros mortales y los libros inmortales?
    Eso se me sugería mientras te leía amiga Estrella.
    Un beso

    ResponderEliminar
  27. No he podido despegar la vista de la pantalla ante este relato fantástico. Es realmente gratificante, para mí, leer tus textos por mi natural inclinación a la fantasía. De todas maneras, hay algunos detalles que incrementan, que potencian, la lectura, por ejemplo, casi salto del asiento cuando vi escritos los nombres de Juan Pablo Castel y María Iribarne y recordé El túnel de Sábato, y el cuadro, el esposo ciego, y mi juventud se hizo presente en una epifanía tipo Proust, de la que no salí hasta que terminó la historia, porque ahí nomás aparece Nabokov con Lolita, Stevenson con el doctor Livesey en La isla del tesoro (el primer libro ilustrado para niños que me regalaron cuando tenía 5 años), Ralph Ellison con El hombre invisible, El Jardín de cemento de Ian McEwan, Pride and Prejudice de Jane Austen, todos con sus citas y aquí veo que se me ha escapado Miguel Delibes con El camino y el Hobbit y debo regresar en tu relato, para terminar en el cierre magistral en donde acumulas todos los nombres. Me quedé con ganas de seguir disfrutando de tu talento y, aunque me esté repitiendo, de tu fabulosa inventiva y tremenda imaginación. Eres una genia Estrella. Te mando un gran abrazo. Nunca dejarás de deslumbrarme.
    Ariel

    ResponderEliminar
  28. ¡Guauu, amiga Estrella! Tienes una imaginación desbordante, menuda historia la de ese hombre libre que necesitaba "inquietudes que revitalizasen la tinta que corría por sus venas".
    Realmente precioso, y con mucho más significado del que, en una primera leída, pudiera parecer si nos fijamos en el tipo de página que escoge cada persona, ¡genial! me ha gustado muchísimo.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  29. Me dejas pasmada, querida Estrella, con tu capacidad de crear mundos imaginarios que encierran grandes dosis de realidad.
    Ese libro "animado" me ha enamorado desde el principio.
    El juego que realizas con los títulos de los libros me ha parecido sublime, además demuestras ser una gran lectora.
    Enhorabuena, y gracias por compartir tu buen hacer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Creatividad, imaginación poderosa,relato que transmite y mantiene el interés del lector de principio a fin,haces presente joyas de la literatura, enseñas y yo trato de agarrar saberes incrustados en tu alma rebosando en tus escritos.

    ResponderEliminar
  31. Que texto tan especial. Originalísimo, desde ya. Tú sabes que me has golpeado cerca pues luego de casi tres décadas he vuelto a leer Lolita. Estoy encarando una nueva novela y sentí que debía abrevar en Nabokov. El relato es a la vez brutal y sutil, lleno de hallazgos. Por de pronto desborda en significados. Ha sido un gran placer para mí su lectura.

    ResponderEliminar
  32. Me encantó el estilo con que lo escribiste, tiene un aire a las novelas del Siglo de Oro (por algún motivo me hizo pensar en el Lazarillo jejeje), muy a tono con el protagonista.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  33. ¡Qué ingeniosa eres, Estrella! De verdad que lo que se te ocurre a ti es tremendo. No sé si sabes que ser creativo es, ademas de una forma de vivir, un ejercio muy bueno contra la enfermedad de alzheimer. Según los entendidos la gente como tú tiene muy pocas probabilidades de contraerlo en la acianidad.

    Me gustó mucho el final, por un momento temí que el libro quedará sin páginas, porque tratándose de ti no me extrañaría. El párrafo donde describes a la gente en el parque móviles en mano es muy bueno, supongo que sentiríamos el mismo asombro y extrañeza que el hombre libro si fueramos nosotros los viajeros desde un pasado excento de tecnología hacia estos días que vivimos hoy en los que la gente pasa más tiempo con su celular que con los suyos.

    Bueno, me voy a apropiar el Consejo. Salir de la zona de confort a buscar nuestros sueños y ver algo distinto de lo que nos toca cada día no está nada mal para empezar. Y por supuesto, también me apropio el optimismo del hombre libro ante lo desconocido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Maravillosa Estrella: cuando cierre la boca podré compartir este trabajo que te dio mucho gusto escribir porque tu disfrute es lo primero que captamos los lectores y es él quien nos lleva de la mano por tus muy buenas letras. Excelentísima, como siempre. Ya sabes que pertenezco a tu legión de fans.
    Gran abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Magnífico y matafórico relato de interés literario, que con tu permiso, comparto Estrella Amaranto. gracias.

    ResponderEliminar
  36. MARAVILLOSO RELARO LITERARIO QUE CON TU PERMISO, ESTRELLA AMARANTO, COMPARTO. GRACIAS

    ResponderEliminar
  37. Muchísimas gracias por vuestros comentarios:

    El Baile de Norte - Viviana Lizana - Miriam Paz Jordan - Marina Collado Prieto - Yayone Guereta - Fer PAZ - Carmen Silza - El mundo con ella - Nivia Margari Chicoma Palacios - Las palabras hacen...lo que pueden - J.E. Guimaraes - Marigem Saldelapuro - Francisco Izquierdo - Ziortza Moya Milo - Suni Moncholi - Maria del Carmen Píriz - Francisco Moroz - Mirella S. - Julia C. - Rosana Martí - Hola, me llamo Julio David - David Rubio - Irene F. Garza - Cicero Barros - Mila Gómez - Gema Avefénix - Conxita Casamitjana - R. Ariel - Chelo - Kirke LIbris - nellylita 51 - Nestor Ravazza - Denise L. Jonh Madison - Egle Gimenez Rossi - Maria Pilar Novales Fandos

    ResponderEliminar