¡B I E N V E N I D O S!. . . . . M U C H A S__G R A C I A S__P O R__E N R I Q U E C E R__M I S__T E X T O S__C O N__V U E S T R O S__C O M E N T A R I O S.
Mostrando entradas con la etiqueta Microrrelato. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Microrrelato. Mostrar todas las entradas

diciembre 05, 2017

Oportunidad

diciembre 05, 2017 52 Comments

Ahora, por fin llegaste, aunque no te esperaba, ni fueras la chica del anuncio. Con la mirada de soslayo voy perfilando tus curvas de arriba abajo. Pocas palabras y algunos gestos bastaron para ese inefable instante

¿Cómo te llamas? —pregunto, para romper el hielo.

—No tengo nombre, ni edad, ni profesión, ni domicilio, ni maleta donde llevar mis pertenencias. ¡Ah! tampoco tengo novio, ni falta que me hace. —me respondes anticipándote al "interrogatorio".

Entonces, te llamaré Oportunidad, si estás de acuerdo. —le digo mirándola fijamente a los ojos, mientras esboza una sonrisa, sin conocer que será la final.

noviembre 26, 2017

En noches de vigilia

noviembre 26, 2017 58 Comments
(Fotografía digital de Josephine Cardin)
En noches de vigilia, es cuando las letras surgen como las amapolas en primavera, que por algún conjuro imposible de descifrar, se tornan sonrisas con sabor a pastel de cumpleaños, uniéndose en un punto concéntrico, donde el aire que se llevó tus recuerdos, ya no podrá cruzar este umbral.

Quisiera quedarme atrapada en los lugares que nunca recorrí contigo, donde todavía no estabas presente, donde permanecías al pie de la montaña con tu gran equipaje de silencio y soledad.

¿Para qué regresas si yo ya no te espero?... ¿Por qué desperdicias tu vida si ya pasé la página?... La inercia de tu obsesión te encierra en tu cárcel de códigos binarios e insomnios dependientes, mientras la lluvia dispersa los sonidos y deshace las letras arrugadas en tu imaginación.
No hay marcha atrás, ni salida de emergencia. No quedan rastros en mi memoria que me permitan incorporarte a mi vida, al contrario, ella se ha encargado de expulsarte como si de un virus se tratase y no te puedes imaginar lo importante que fue descubrir aquella nueva mirada.
Sé muy bien lo que quiero, continuar en este acogedor andén, donde al bajarme del tren, dejé en mi asiento los complejos, para que siguieran solos a otra parte, para que se perdieran de mi vista como el paisaje zigzagueante, de la ventanilla.
Como un iceberg en el abismo vas perdiéndote en la niebla, ahora me toca cerrar la puerta, bajar las escaleras y decirte que no soy la misma que conociste, porque el tiempo se encargó de limpiar las calles donde caminaban mis preguntas, donde transitaban tus dudas, donde la rutina exhalaba el último aliento de esperanza.

Alcé mi copa de cristal repleta de lágrimas y la estampé contra tu frente, contra aquel hormigón de indiferencia con el que solías someterme al más puro ostracismo, para asegurarme con tu mueca de ironía, que nadie sería capaz de descifrar mi singular locura, porque únicamente tú tenías el manual de instrucciones para acompasar el tic tac de mi existencia. Luego me dije a mi misma: "Je pense qu'il est temps que le monde ne juge pas les gens, à cause de la personne que le hasard voulait leur faire aimer. L'amour ne discrimine jamais, bien que les préjugés toujours le fassent."

En noches de vigilia, doblo los folios en blanco y los lanzo como aviones por las ventanas de la ciudad, donde saltan Los Niños Perdidos, El Barco de Ulises, El Viejo Avaro o Madame Bovary... Quizás reboten en el cielo y luego se cuelen por las chimeneas de las miles de viviendas, que pueblan esta ciudad durmiente, mientras tanto voy recogiendo mis cosas y vaciando este apartamento, sin dejar rastro ni rostros que escudriñen la fotografía en blanco y negro de nuestra despedida.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

mayo 27, 2016

Te escribo para reinventarte

mayo 27, 2016 27 Comments

Concurso de microrrelatos de El Círculo de Escritores "MICROLOVE III"


No fue necesaria la llave, aquella mañana de domingo la puerta cedió con un fuerte chirrido al hacer fuerza con mi hombro. Aquello me animó a traspasar el umbral del desván, que en otra época, según me había contado mi abuelo "el pintor", había sido su lugar habitual de trabajo, pero que nunca quiso permitir, a nadie más que a sus hijos, visitarlo, desde que su mujer decidió separarse definitivamente de su lado e irse a vivir a otra ciudad, muy lejos de aquella donde había nacido y donde también había mantenido una buena relación junto a su marido.
La estancia estaba medio en penumbra, lo que me obligó a subir las persianas y tirar con fuerza de la manilla de las ventanas que permanecían atascadas por el paso del tiempo sin abrirse. El sol inundó toda la estancia lo que me permitió contemplar varios caballetes desvencijados manchados de pintura, así como en las paredes amontonados y cubiertos de sábanas enmohecidas montones de bastidores y lienzos sueltos. Me dí cuenta que en las paredes colgaban algunos cuadros de estilo abstracto y surrealista, hasta que mi mirada se quedó inmóvil en uno que estaba detrás de unas estanterías, apartado del resto. A duras penas conseguí sacarlo de donde estaba, luego lo coloqué en el suelo apoyado contra uno de los caballetes y después le dí la vuelta para extraer un folio amarillento y arrugado que permanecía sujeto al bastidor. Al instante me sobrecogió la curiosidad por lo que no dudé en leerlo, se trataba de un poema dedicado a mi abuelo por una supuesta amante o amiga:

Te escribo para reinventarte,
para recorrer una a una
las huellas que dejaste en mi cintura,
o el diligente deseo
que de noche naufraga
al encuentro perfecto
de caricias simétricas.

En esas noches sin fin y desveladas,
recorto tu silueta enajenada,
bordeando el paisaje del recuerdo, 
como una escultora en ciernes
moldea lentamente con sus manos
la arcilla de nuestros deseos cómplices,
o el barro en el que nos proyectamos.

Sabiendo que el cariño permanece
grabado con caricias en la piel,
borraré mis lágrimas de antaño
que mancharon mis cuartillas de papel
cuando escribía tu nombre 
en las esquinas dobladas del ayer.

Porque quise amar de otra manera, 
porque amar fue la razón de mi quimera,
porque emprendí mil viajes que debí retrasar,
porque complejo es el amor que no sabe esperar,
porque contigo el amor no fue pesar.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

mayo 18, 2016

Eternal Love

mayo 18, 2016 29 Comments


Concurso de microrrelatos de El Círculo de Escritores "MICROLOVE III"



Cuando cerró la ventana del comedor, Hortensia sabía que todo podía suceder. Entonces preparó como otras mañanas el desayuno y depositó las tazas de porcelana encima de la mesa del comedor, lentamente fue colocando todos los útiles necesarios y por último movió de dentro de la mesa hacia fuera, la silla que estaba frente a la ventana, y le esperó hasta que estuvo sentado, ella no cesaba de mirarlo embobada, hablándole de los planes que tenían previstos y de sus preocupaciones cotidianas.

-Cariño, ¿sabes que precisamente hoy es nuestro sesenta aniversario de boda?... Si, no hace falta que digas nada, veo en tu rostro la gratitud y felicidad de haber estado tanto tiempo juntos. Venga, acábate el té, que ya estoy preparada para nuestro postrero baile.

Al cabo de unos minutos, Doña Hortensia estaba bajando en el ascensor dentro de una caja de caoba que otros dos operarios trataban con mucha pericia de sujetar para que no se moviera en el trayecto. La familia al completo esperaba impaciente en el rellano de la entrada para acompañarla en su último viaje. 

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

marzo 18, 2016

LA LEYENDA DEL UNICORNIO

marzo 18, 2016 49 Comments
UN MICRORRELATO PARA EL CONCURSO DEL 
CÍRCULO DE ESCRITORES "MICROFANTASY III"




El luto se había adueñado de todo el condado tras el fallecimiento del conde Elvinio el Valeroso, que tras duras peleas logró la paz. Casado con su prima Melinda, tuvo tres varones. La condesa entristeció hasta quedarse muda y ciega. Un día, sus tres vástagos partieron en busca de algún remedio que pudiera devolverle la salud a su querida madre.

Después un duro trayecto cabalgando a través de las escarpadas montañas y atravesando los valles del condado arribaron a una pequeña choza donde habitaba una hermosa doncella, que los escuchó desconcertada:

-Está bien, trataré de encontrar a mi fiel escudero para que me transporte hasta el castillo donde habita vuestra madre. Ya podeis regresar tranquilos y decirle a ella que llegaré al atardecer-

La doncella partió subida en su unicornio alado, el cual ignoraba que tenía la misión de salvar a la condesa de su terrible desgracia.

La condesa Melinda subida en la torre más alta del castillo, notó como un rayo caía sobre su cabeza nada más aparecer aquel precioso unicornio y al instante pudo ver como se transformaba en el conde Elvinio el Valeroso que venía raudo a su encuentro.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados