¡B I E N V E N I D O S!. . . . . M U C H A S__G R A C I A S__P O R__E N R I Q U E C E R__M I S__T E X T O S__C O N__V U E S T R O S__C O M E N T A R I O S.
Mostrando entradas con la etiqueta Relato surrealista. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Relato surrealista. Mostrar todas las entradas

noviembre 22, 2016

El hombre libro y el enigma

noviembre 22, 2016 38 Comments
Como presentación os quiero decir que esta historia formará parte de una serie de relatos inconexos en su contenido, pero creados todos ellos a partir de un cuadro o una ilustración surrealista (como en este caso) diferente, como motivo de inspiración a la hora de escribirlos. Doy paso a continuación a la ilustración de Jonathan Wolstenholme, nacido en 1950 en Londres, se trata de un ilustrador independiente que ha trabajado para algunas de las principales agencias de publicidad, editoriales y una amplia gama de revistas. También es especialmente conocido por sus obras increíblemente detalladas que se derivan de un amor por los libros antiguos y de la parafernalia asociada a los objetos antiguos.

Jonathan Wolstenholme - La vida secreta y surrealista de los libros.
Mi historia: El hombre libro y el enigma

Era un hombre de papel, que había nacido una tarde de invierno en una imprenta alemana, donde fue diseñado, recortado, encolado y encuadernado por las hábiles manos de Guten Bergum, quien puso el mejor empeño en que pronto pudiera salir a recorrer mundo y que sus letras brillaran por las estanterías de monasterios, bibliotecas, iglesias, universidades...Hasta que se cansó de permanecer viviendo apartado del resto de aquellos mortales que solían frecuentar el espacio de su habitual residencia, interrogándole constantemente y explicándole su necesidad de conocimientos, por lo que se planteó seriamente su evasión de aquellas cuatro muros que durante tantos años lo habían acogido en su morada. Reconocía su temor a semejante decisión tan alocada, puesto que durante su residencia en aquellas sólidas estanterías de madera, nunca le había faltado diversión ni saludos matutinos, todo a su alrededor le facilitaba una holgada vida de ilustre vecino y habitante de la Gran Biblioteca germana, de modo que llegado a la madurez, un buen día tuvo la feliz idea de comentárselo a otro conocido suyo, con quien alternaba distendidamente cada tarde que pasaba a saludarle y naturalmente le confesó su ilusión por ir a descubrir nuevos lugares y lectores con quien departir nuevas inquietudes que revitalizasen la tinta que corría por sus venas.

— Comprendo D. Ilustrado, que ya quiera salir a conocer lo que hay tras estos muros de piedra, pues lleva demasiado tiempo encerrado y no es bueno ver como se van ajando las hojas que le sustentan y empiezan a amarillear sus miembros, desde los pies a la cabeza, de modo que le ayudaré amigo mío a cruzar el umbral que le separa del largo camino hasta poder alcanzar su propósito. Dispongo además de un ingenioso artilugio que le propulsará al espacio para viajar en el tiempo y llegar hasta lugares insospechados. ¡Le aseguro que será toda una experiencia inolvidable!

— Le estaré eternamente agradecido D. Inventory. Sepa también que me hará un hombre libro feliz y libre de esta atávica vida sedentaria que ya empieza a hacerme prisionero de sus caprichos, a los que renuncio de buen grado.

— No se agobie, amigo mío, porque ya sabe que le tengo en gran estima por sus múltiples saberes que me ha transmitido y en deuda estoy con usted.

— ¡No se hable más y rescáteme cuanto antes! Aquí le esperaré mañana mismo para que me ayude en esta larga travesía. No se olvide de conseguir esa llave maestra con la que accederá cuando ya el bibliotecario se vaya a sus aposentos a descansar y la luz de la luna le acompañe y le ayude a encontrarme en este mismo lugar. 

Acabada la conversación ambos estuvieron de acuerdo para fijar la hora exacta del "rescate" y con esas mismas esperar pacientemente que todo conspirase a su favor.

La luna brillaba a través de los estrechos ventanales de aquel enorme edificio, mientras afuera D. Inventory cabalgaba en su blanco corcel de nácar, por la espesura del bosque de los robledales, entre alfombras de silencios y musgos de tupida esperanza, que lo impulsaban a cruzar el puente de Las Lavanderas que conducía hasta aquel valle encantado en el que se erigía aquella biblioteca solitaria y apartada del mundo. El viaje resultó bastante afortunado, de modo que en cuestión de horas ya se había consumado dicha evasión y ambos jinetes cruzaban de nuevo el puente de regreso hasta la buhardilla donde se hallaba la máquina espacial.

Ya en los nuevos aposentos, D. Ilustrado comenzaba a experimentar una gran recuperación anímica que también fue acompañada de otra mejoría en su aspecto físico, luciendo una espléndida sonrisa que vio reflejarse en el espejo de bronce situado junto a un enorme artilugio que andaba manipulando con mucha atención su buen amigo el inventor. No fue complicada la maniobra del despegue, una vez que se abrieron los portones corredizos situados en el techo y el dispositivo logró salir impulsado al espacio traspasando la estratosfera y alcanzando una velocidad vertiginosa que lo llevó hasta una ciudad del futuro, donde por fin aterrizó sin contratiempos. 
Al contacto con la tierra, se abrió una especie de puerta automática por donde salió al exterior un tanto mareado por el viaje. El viento soplaba en todas direcciones y cuando miró atrás su vehículo espacial ya se había desintegrado por completo, lo cual le produjo un fuerte estremecimiento pues le atemorizaba la idea de no poder regresar de nuevo a su antigua residencia o a aquella buhardilla de D. Inventory, en caso de no ser bien recibido en dicho lugar. pero ¡ya no había vuelta atrás y encima su amigo no le había advertido de semejante imprevisto!

— Bueno, debo recobrar mi entereza y seguir adelante con esta decisión tomada. Ya veremos a ver lo que ocurre y si la fortuna de nuevo me sonríe o por el contrario me hace víctima de una encerrona y puedo sufrir cualquier adversidad. No debo anticiparme a la desgracia ni tampoco pensar tan negativamente, ya que en una ocasión obré de esta manera y se confabularon los hados para convocar todas las desgracias juntas y acabar hundiéndome en un pozo profundo de sufrimiento y soledad —se decía a sí mismo para animarse y alejar su desconfianza ante esta nueva realidad.

El entorno que alcanzó a divisar estaba rodeado de una armoniosa floresta y bancos de colores donde contempló asombrado que se sentaban aquella gente tan extraña que vestían de otra forma distinta a la que estaba acostumbrado a ver. También tenían objetos que manejaban con sus dedos insistentemente, unas pequeñas piedras rectangulares que se iluminaban y apagaban mágicamente, también tenían unos desconocidos alambres que acababan en unos botones y que los llevaban incrustados dentro de las orejas, pero lo que le desconcertó completamente fue que hablaban solos... No comprendía nada de lo que tenía a unos escasos metros de distancia, pero la curiosidad le venció de lleno y no tuvo más remedio que aproximarse hasta allí. Alzó la vista para contemplar aquella cúpula acorazada de acero oxidado que cubría toda la Plaza de Torquemada, daba la impresión que la humareda de aquellas piras mortuorias hubieran regresado de pronto acorralando aquel espacio aparentemente tranquilo, excepto cuando el sonido infernal de unos horribles objetos en movimiento cruzaban el recinto en todas direcciones. Continuaba viviendo en una horrible pesadilla de la que ya no podía escapar, de manera que optó por acomodarse lo mejor posible en uno de aquellos asientos de colores dispersos entre los árboles con algunas fuentes y unos palos de acero con unas urnas acristaladas en su extremo más elevado que se distribuían en distintas hileras. 

No hacía mucho rato que permanecía sentado cuando un joven se le aproximó y no dudó en acomodarse a su lado. Aquella compañía le tranquilizó pues seguramente vendría en ayuda suya, lo mismo que tantos otros jóvenes también lo habían hecho en su anterior alojamiento.

— ¿De verdad es usted ese hombre libro que anuncian en las redes sociales?... ¿No sabía que bajo sus ropas de cuero podía albergar toda una biblioteca?... ¿Cómo es que se ha podido suscitar semejante prodigio en un ser tan enclenque como usted? ... 

— ¡Eh, ya está bien de hacerme semejante interrogatorio!... ¡No le consiento que me infravalore, ni que se mofe de mi con semejante descaro, jovencito deslenguado!

— Disculpe señor, pero me ha producido tal asombro que no he podido reprimir mis impulsos, le pido disculpas y me gustaría consultar alguna de sus páginas... ¿Me lo permite?...

— No sin antes decirme qué tema le interesa o qué es lo que busca exactamente.

En una especie de lucha contenida, ambos desconocidos se fueron internando, cuando sin percatarse de ello fueron acudiendo otros nuevos viandantes quienes llevados por la curiosidad y el chismorreo, fueron formando un corrillo sin perderse ni un ápice de la animada discusión entre el famoso hombre libro, anunciado a bombo y platillo en los medios de comunicación después de recorrer las plataformas virtuales donde ya era todo un personaje y su interlocutor, un joven periodista que se había hecho también famoso al difundir en directo lo que estaba aconteciendo.

— Hagan cola para solicitar su página sin molestar a nuestro amable invitado, que acaba de llegar del pasado y aún sufre esa distorsión temporal — ordenó un agente del orden que trataba de organizar el evento cultural.

Una niña le pidió una página que decía así en su comienzo: "En un agujero en el suelo, vivía un hobbit. No un agujero húmedo, sucio, repugnante, con restos de gusanos y olor a fango, ni tampoco un agujero seco, desnudo y arenoso, sin nada en que sentarse o que comer: era un agujero-hobbit, y eso significa comodidad".

Un hombre con gabardina gris se acercó para llevarse otra página que decía así en su comienzo: "Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin embargo, sucedieron así".

Una mujer con buen aspecto y de edad ya madura también quiso llevarse otra página que decía así en su comienzo: "Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne; supongo que el proceso está en el recuerdo de todos y que no se necesitan mayores explicaciones sobre mi persona".

Otro señor con traje de ejecutivo y barba arreglada requirió una nueva página que decía así en su comienzo: "Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta. Era Lo, sencillamente Lo, por la mañana, un metro cuarenta y ocho de estatura con pies descalzos. Era Lola con pantalones. Era Dolly en la escuela. Era Dolores cuando firmaba. Pero en mis brazos era siempre Lolita".

El siguiente en la cola era un niño regordete que estaba devorando un pastelito de chocolate y no hacía más que molestar pegando patadas en las espinillas de los pacientes transeúntes que estaban esperando su turno hasta que por fin se alejó con su página que decía así en su comienzo: "El squire Trelawney, el doctor Livesey y algunos otros caballeros me han indicado que ponga por escrito todo lo referente a la Isla del Tesoro, sin omitir detalle, aunque sin mencionar la posición de la isla, ya que todavía en ella quedan riquezas enterradas; y por ello tomo mi pluma en este año de gracia de 17... y mi memoria se remonta al tiempo en que mi padre era dueño de la hostería «Almirante Benbow», y el viejo curtido navegante, con su rostro cruzado por un sablazo, buscó cobijo bajo nuestro techo".

La siguiente era una joven distraída que casi estuvo a punto de dejar colarse a otro joven, pero alguien la avisó para recoger cuanto antes su página que decía así en su comienzo: "Soy un hombre invisible. No, no soy uno de aquellos trasgos que atormentaban a Edgar Allan Poe, ni tampoco uno de esos ectoplasmas de las películas de Hollywood. Soy un hombre real, de carne y hueso, con músculos y humores, e incluso cabe afirmar que poseo una mente. Sabed que si soy invisible ello se debe, tan sólo, a que la gente se niega a verme. Soy como las cabezas separadas del tronco que a veces veis en las barracas de feria, soy como un reflejo de crueles espejos con duros cristales deformantes. Cuantos se acercan a mí únicamente ven lo que me rodea, o inventos de su imaginación. Lo ven todo, cualquier cosa, menos mi persona".

Por fin le había llegado el turno al tunante, bueno, a aquel jovenzuelo adolescente que casi estuvo a punto de colarse antes y que tomó también su página que decía así en su comienzo: "Yo no maté a mi padre, pero a veces me he sentido como si hubiera contribuido a ello".

Y por último estaba una anciana bondadosa que había aguantado estoicamente aquella larga espera, por lo que eligió tranquilamente una página que decía así en su comienzo: "Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre soltero, poseedor de una gran fortuna, necesita una esposa".

Después de alejarse de aquella plaza, todos aquellos lectores se dieron cuenta de que si lograban reunirse de nuevo y ordenar convenientemente los títulos de los libros a los que pertenecían cada una de sus páginas descubrirían el enigma que les daría la respuesta a sus preguntas, por lo que los fueron anotando:

"El Hobbit" - "El camino" - "El túnel" - "Lolita" - "La isla del tesoro" - "El hombre invisible" - "El jardín de cemento" - "Orgullo y prejuicio" -

Para finalmente construir ordenadamente la frase del enigma cambiando el orden de estos títulos: 

"Lolita" nunca tuvo "Orgullo y prejuicio" por lo que siguió "El camino" que conducía hasta "El jardín de cemento" donde se encontró con "El hombre invisible" escondido en "El túnel" junto a "La isla del tesoro" que vigilaba "El Hobbit" y cuyo significado más profundo era: Libérate de tu "Orgullo y prejuicio" que aprisiona tu espíritu, porque de esa forma librarás a tu ser invisible oculto en el túnel de la felicidad que custodia un diminuto guardián.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados


octubre 18, 2016

Tomando el té con Mr. Henry's Garnet y Mrs Weigela

octubre 18, 2016 29 Comments
Como presentación os quiero decir que esta historia formará parte de una serie de relatos inconexos en su contenido, pero creados todos ellos a partir de un cuadro o una ilustración surrealista diferente, como motivo de inspiración a la hora de escribirlos. Doy paso a continuación al cuadro surrealista de Liese Chavez pintora estadounidense de este siglo, nacida en Massachusetts y que a partir del año 2.000 se trasladó a Colorado. Su formación artística se ha logrado a través del estudio dedicado de libros de texto de arte y vídeos combinados con la práctica diaria. 

Liese Chavez - Una taza de árbol (pintura al óleo) 
Mi historia: Tomando el té con Mr. Henry's Garnet y Mrs Weigela 

Era un precioso día de otoño, los chopos se había desprendido de sus mejores galas y tomaban el sol desnudos y sin ningún rubor, próximos se hallaban una media docena de tilos diseminados a ambos lados de la carretera que en guardia vigilaban a los escasos vehículos que acertaban a pasar por allí, algo más apartados abedules y acacias charlaban animadamente tirando los dados de la fortuna en busca de nuevas aventuras. 

De repente un cortejo de azaleas avanzaba por la colina dispuestas a llegar a la hora del té a la mansión de Mr. Henry's Garnet y Mrs Weigela, un matrimonio muy popular que las esperaban impacientes con la mesa ya dispuesta: vajilla de porcelana inglesa, cubiertos de plata, bandejas y vasos biselados, así como una exquisita decoración a base de candelabros, figuritas y mantelería de hilo bordado.

Al pasar cerca de los chopos, algunas se quedaron mirándoles con descaro, pidiéndoles su móvil o dándoles el suyo, ellos no se inmutaron pues desde pequeños practicaban el naturismo y aquel coro de improvisadas fans acabó por aburrirles.

¡No entiendo a estos tíos!... ¡Ay hija, qué tipazos, están de cómeme el "nardo"!...Yo creo que de tanto tomar el sol como su madre les trajo al mundo se les han cruzado los cables de las ramas. se contaban unas a otras sin perderles de vista.

Bueno apuremos el paso y tener cuidado de no aplastar los insectos que están de guardia, trabajando sin descanso para aprovisionarse de semillas y frutos secos que les duren hasta la primavera. les advirtió la azalea que encabezaba la marcha.

Cuando avanzaban por el borde de la carretera los tilos empezaron a galantearlas con sus empalagosos piropos y ellas guiñándoles un ojo les devolvieron otros, a cual más descarados, por lo que algunos terminaron por pegarlas un susto y ellas sin inmutarse les hicieron cosquillas en la espalda consiguiendo que tropezasen y rodasen por el suelo. 

Tras toparse de bruces con la partida de ajedrez que disputaban "Bola de nieve" y "Espirea del Japón", unas damas ochentonas y algo presumidas, las preguntaron quien iba ganando, a lo que una les respondió que "estaban en tablas". 

Pues yo no creo que estén en tablas, sino más bien entradas en carne. dijo una azalea a otra.

¡Claro no me extraña! ¡Si se pasan todo el día sentadas comiendo musarañas!exclamó la otra a la una.

Vamos chicas dejaros de chácharas y apurar la marcha que pronto nos van a dar la tantas y aún nos queda un trecho. les recriminó la azalea guardiana que encabezaba la "expedición".

Tuvieron aún que caminar media hora más hasta divisar a lo lejos la enorme mansión, fue cuando un mirlo se posó en las ramas de la guardiana indicándole con su canto que el matrimonio se empezaba a impacientar y debían "arremangarse" y echar a correr o de lo contrario sus anfitriones las darían muy mala reputación dentro y fuera del condado del bosque nacarado al que también pertenecían.

Raudas y veloces alzaron sus ramas hasta alcanzar una velocidad de crucero y en un plis plas se plantaron en la puerta principal de aquella fabulosa residencia. La guardiana tiró dos veces de la campana espero y volvió a insistir con otras dos sacudidas más, eso tuvo que ser la contraseña exacta para quien desde el otro lado del portón de madera que nos había observado por la mirilla al poco de llegar, se decidiera por fin a invitarnos a pasar una vez que dejó completamente accesible la entrada.

Al acceder a su interior, un amplio vestíbulo daba paso al salón donde nuestros anfitriones nos estaban esperando para darnos la bienvenida e invitarnos a sentarnos y dar comienzo a la ceremonia del té, que en esta ocasión rompería esa estricta tradición inglesa, ya que ni la hora, ni las hojas de té, ni el agua hirviendo en la tetera, cumplían con las normas establecidas. No eran las cinco, sino las seis, las hojas de té se habían descompuesto en la espera por lo que fueron cambiadas rápidamente por hojas de menta y regaliz y el agua se notaba que estaba recalentada. ¡Un auténtico desastre, pero infinitamente divertido! 

¿Te has fijado en Mrs. Weigela? ... Se le notan las arrugas y su calvicie es galopante, desde septiembre se le está cayendo la melena de flores que ha lucido hasta hace muy poco. Podía haberse puesto un tocado para disimularlo. ¡Qué pena verla tan fea! le comentó una azalea a la otra.

Pues a mi me da dentera y escalofríos. ¡Más parece un erial que un arbusto, pardiez qué susto! arguyó la otra a la una.

En eso que andaban yendo a otra sala contigua al salón para escuchar al cuarteto de cuerda y soprano que ya estaban listos para empezar su actuación, cuando se dieron cuenta que el armario que estaba al fondo se estaba moviendo solo. El resto de los invitados no se habían dado cuenta, pero estas dos azaleas, ¡si!, de manera que disimuladamente se sentaron delante de aquel "misterioso" armario, al que vigilaban de reojo por si volvía a las andadas. No tardaron mucho tiempo en volver a fijarse como aquel armario se iba desplazando muy lentamente, aquello las hizo levantarse y tratar de alcanzarlo:

¡Venga, ya está bien de bromas! ¿Quien anda ahí?... fue tan alto el grito que pegaron la una y la otra azaleas que acabaron por llamar la atención de los presentes, quienes se giraron para ver lo que pasaba y cual fue su sorpresa al descubrir a  Mr. Henry's Garnet completamente desnudo, con un pedúnculo que sobresalía entre sus partes bajas, junto a un esbelto Pink Cloud que lucía de igual guisa.

¡Válgame dios qué varas de medir! cantó la soprano en su última estrofa.

¡Cobarde, me has puesto los cuernos con un criado y delante de todo el mundo! ¡Vete de casa o pediré el divorcio! ¡No quiero volver a verte nunca más! no cesaba de exclamar, fuera de si, Mrs Weigela, arrojándoles a los dos las piezas de la vajilla de porcelana que volaban por los aires. También los ánimos de los asistentes se enardecieron en aquella "guerra" y unos lanzaban a los otros y los otros a los unos, acabando por el suelo completamente magullados.

¡Vayámonos chicas, esto se pone feo y debemos regresar sanas y salvas! Pero entre tanto recojamos algunos dulces para el camino les aconsejó la azalea guardiana.

¡A tomar el té hemos venido pero menuda la que nos ha caído! gritaron al unísono levantándose las faldas las jóvenes azaleas.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados


octubre 04, 2016

Las Gemelas Rojas

octubre 04, 2016 26 Comments
Como presentación os quiero decir que esta historia formará parte de una serie de relatos inconexos en su contenido, pero creados todos ellos a partir de un cuadro o pintura surrealista diferente, como motivo de inspiración a la hora de escribirlos. Doy paso a continuación al cuadro de Vladimir Kush, nacido en Moscú (1965), se trata de un pintor surrealista que define su arte como surrealismo metafórico. 


Mi historia: Las Rojas Gemelas

Nacimos de un mismo parto, en una fábrica de calzado a varias manzanas de los arrabales de la ciudad, cuando la industria en general sufrió un importante esplendor consolidando sus ganancias y expandiendo sus productos internacionalmente.

Si te apetece conocer más detalles de nuestra familia te puedo contar que nuestros abuelos nacieron en una humilde dependencia a manos de un famoso alpargatero local que tenía una gran habilidad con el trenzado del cáñamo y el punzón. Con el tiempo aquel alpargatero tuvo varios hijos que a su vez dieron lugar a todo una afamada estirpe de zapateros que se dispersaron por la comarca, hasta que a finales del XIX empezaron a establecer sus primeras fábricas y con ellas llegaron nuestros lustrosos padres: mi madre Tacón de aguja y mi padre Bota de cuero, que al poco tiempo de casados se fueron a vivir a un moderno establecimiento de calzado regentado por un matrimonio muy alegre y dicharachero, bastante popular por cierto, debido a su buen criterio profesional, que les hacía merecedores de la más selecta y fiel clientela del lugar, ya que todo aquel que iba a comprar solía repetir y además se dejaba siempre aconsejar por las sugerencias de los dos propietarios.

Transcurrieron algunos años más cuando por fin nos manufacturaron en un parto sin dolor, algo parecido a un alumbramiento automático y de gestación en serie, de ahí que no provocásemos ningún tipo de trauma postparto a nuestros progenitores y directamente pegáramos el "estirón" hasta alcanzar nuestra talla habitual de un 6 y medio en nuestro país de origen y un 37 en Europa y Latinoamérica. Al poco tiempo fuimos cuidadosamente embaladas y enviadas hasta la misma tienda donde habían exhibido su fina estampa nuestros antecesores, en aquel luminoso escaparate frente a una de las más concurridas avenidas comerciales. Los propietarios rápidamente se dieron cuenta de que podríamos ser el centro de atención y proporcionarles pingües beneficios, por lo que estratégicamente nos situaron en el punto de mira del escaparate, justo a la altura ideal desde donde producir el mejor impacto visual al posible comprador. 
Sin ánimo de ser presuntuosas, la verdad es que se nos fue desarrollando el ego cada vez que las damas mayores o maduritas trataban de competir entre ellas por adoptarnos y llevarnos de paseo, pero al final las más jóvenes lograron cautivarnos con sus risas y aspavientos cada vez que trataban de colocarnos bajo sus pies procurando convencernos para servirlas de acomodo. Sin embargo la economía no les alcanzaba, ya que les resultábamos excesivamente caras. 

Por fin una tarde llegó nuestra benefactora dispuesta a dejarse el sueldo de toda una gira artística internacional, con tal de lucirnos en sus múltiples actuaciones, pues se trataba de una afamada soprano con una prodigiosa tesitura y un delicado timbre de voz, además de ostentar un imponente atractivo físico sin mácula artificial que pudiera delatar algún tipo de cirugía estética.

No hizo falta que nos matriculásemos en ningún centro escolar para aprender a dar los primeros pasos, ya que precozmente logramos adaptarnos a cualquier superficie, tanto de piedra, asfalto o barro, donde incluso no pasó mucho tiempo cuando ya fuimos capaces de desplazarnos con gran donaire por salones, salitas, alcobas y hacer nuestras piruetas sobre las tablas de importantes escenarios a nivel mundial y de esta forma sin acudir tampoco a ninguna universidad obtuvimos la matrícula de honor de "Caminante no hay camino, se hace camino al andar..."

Gozábamos de un gran prestigio cuando nuestro plácido devenir sufrió un imprevisible revés, un fatídico incidente que tuvo lugar en el transcurso de la actuación de nuestra propietaria en el teatro de la Scala de Milán interpretando a la Carmen de Bizet, justo en el instante de cometer un grave desliz: desafinar varias notas por culpa de un nódulo mal curado, lo cual produjo el enojo del público que la abucheó el resto de su actuación y ella, incapaz de quedar bien, montó en cólera y nos lanzó al rostro del director de orquesta que la miró aterrorizado tratando de esquivar el golpe. Perdimos el equilibrio volando por los aires y quedando arrinconadas en el foso del escenario, una vez que pudimos aterrizar sin necesidad de paracaídas y sin que el director sufriera daño alguno por nuestra parte. Más tuvieron que pasar bastantes horas, hasta que el personal de limpieza topase con nuestra adorable presencia y fuésemos llevadas al almacén de objetos perdidos. 
Perdimos la noción del tiempo en aquel escondrijo donde nos depositó un hombre que fruncía sus pobladas cejas mientras mascullaba entre dientes su extrañeza de que nos hubieran apartado definitivamente del mundanal ruido. Luego nos colocaron un número en la espalda y a esperar que alguien se apiadase a "pagar el rescate" de nuestra condena al ostracismo social. 
Finalmente salimos de allí gracias a la gentileza de un talentoso ojeador que conociendo nuestro "linaje" nos llevó hasta el salón principal de una de las casas de subastas más ilustre y cosmopolita.

Tras ser adquiridas por una dama cortesana, es decir, una escort de lujo, para la cual suponíamos un amor a primera vista, comenzó toda una aventura que nos llevó por infinidad de tórridos "paisajes" concupiscentes donde adquirimos un papel primordial a la hora de hacer sensuales malabarismos por los tersos aposentos íntimos de algunos clientes dispuestos a dejarse seducir por la pericia de esta experta fetichista que nos sabía mover como un titiritero maneja sus marionetas. Nuestros tacones de aguja solían enloquecer de placer a quienes los probaban y mucho más a nuestra ama y señora, también del látigo, en ciertas fiestas privadas o con clientes especiales que gozaban del sadomasoquismo, porque lo que vieron nuestros ojos dejaría sin conocimiento a más de uno. 
Dormíamos a plena luz del día y "trabajábamos" de noche, esto nos llegó a ocasionar insomnio, en consecuencia tuvimos que idear un plan para reducir nuestra jornada laboral a los fines de semana, que era cuando no teníamos ocasión de mantener impecable nuestro reluciente look y limpiarnos de tantas humedades que nos "llovían" encima. Dicho plan evasivo consistió en dejarnos caer por el suelo en cuanto notábamos que empezaba "la juerga" y así nuestra dueña cedió a nuestra exigencia de descanso, intercambiándonos entre semana por otros pares de jovencitas de negro acharoladas y otras de Christian Louboutin que solían mirarnos por encima del hombro, creyéndose las "amas del armario", aunque a nosotras nadie nos podía eclipsar, en vista de que nuestro curriculum superaba con creces el de aquellas "polichinelas".

Sin embargo nuestro sino debía estar marcado por algún extraño maleficio, dado que llegó el aciago día en que nuestra ama perdió el control en su momento apoteósico y le clavó nuestros afilados tacones a un viejo verde que se empeñó en exigirla que lo castigase y le infligiera el mayor daño posible, por lo que acabó en el suelo con nuestras agujas clavadas en sus testículos y retorciéndose de placer, algo que nos dejó con churretes sanguinolentos colgándonos por los costados y en estado de shock emocional. 
Cuando por fin nos liberamos de aquel terrible trauma descubrimos aterrorizadas que nos habían arrojado dentro de un asqueroso contenedor de basura, lo que mermó todavía más nuestra autoestima, porque después de aquel suceso nuestra excelente reputación comenzaría a enturbiarse de tal forma que nos relegaría a un destierro forzoso.

De este modo una mañana decidimos escaparnos del mugriento vertedero donde nos iban a incinerar, de forma que sin pensarlo dos veces saltamos a la superficie y nos fugamos de allí con la firme decisión de no permitir que nadie más nos volviera a poner en otro apuro o siendo víctimas de tan insensatas propietarias. 
No teníamos mapa ni ruta a seguir, por lo que nos dejamos llevar por la intuición, hasta que nos dimos de bruces (inesperadamente) con un inmenso lago alpino, donde nos bañamos para quitarnos aquel nauseabundo olor que se nos había pegado a las suelas y tacones desde aquel traumático percance, que nos llevó al exilio definitivo de nuestra común actividad y de aquella vida que antes sustentaba los pasos de nuestras bellas damas. ¡Al fin eramos libres, renaciendo por encima del caudal del agua!

Y en un acto de agradecimiento al lugar que nos ofrecía cobijo y bienestar decidimos sentar la cabeza, ofreciéndonos a ser el puente ideal para permitir el acceso entre ambas orillas a todos los viajeros, caminantes o carruajes que habitaban por aquellos alrededores, para lo cual nos situamos mirando cada una para otro lado, como haciéndonos las despistadas, ya que nuestra intención era pasar desapercibidas después de nuestro angustioso pasado.
Rápidamente comprendimos que habíamos iniciado un intercambio emocionante, pues por un lado nosotras contribuíamos a servirles de ayuda en aquel trasiego contínuo atravesando el caudaloso lago y ellos a cambio, nos regalan cosquillas, emociones y mucha algarabía que nos ayuda a sonreir por las mañanas cuando las brumas empiezan a peinar el lago y algunas barcas de vez en cuando tropezaban con los "tacones de aguja" heredados de nuestra querida abuela.



Tal vez esta historia os haya sorprendido,
quizás pueda haberos divertido,
o lamentablemente aburrido,
pero queridos lectores, 
nosotras, Las Rojas Gemelas, 
solo somos centinelas
de este bello lugar, 
que ahora con vuestra licencia, 
ya nos toca descansar,
después de tanto camino andado.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados