octubre 26, 2020

La leyenda de la Casa del Chapiz

octubre 26, 2020 27 Comments

Casa del Chapiz en Granada

Queridos amigos y compañeros:

En esta ocasión os presento un nuevo relato inspirado en la leyenda que lleva por título el mismo con el que publico la entrada.
También debo añadir que mi escrito participa en el reto de octubre de 2020 en la web de Café Literautas:
Reto de Escritura Creativa #10- Octubre, 2020 - "La leyenda", donde es obligatorio incluir las palabras: vaho, bermejo y verdad. El reto opcional debe incluir a un personaje que fuera un incrédulo o un periodista. 
He elegido una leyenda de mi ciudad de Granada impregnada de magnetismo que intenta llevar al lector hasta esa época de principios del siglo XVI con un trasfondo espiritual en medio de un romanticismo.
Teniendo en cuenta que la extensión máxima para el reto es de 750 palabras máximo, pero mi escrito original que redacté desde un principio constaba de algo más de novecientas palabras, he optado por publicarlo y dejar el otro más acorde con las condiciones del reto para compartirlo en dicha web.
Me gustaría también expresar mi agradecimiento a los compañeros de esta web que tuvieron la amabilidad de ayudarme a mejorar la calidad del relato, como Isabel Caballero, Pepe Espí Alcaraz e Isan, habituales contertulios de este blog y otros más que solo participan en dicho espacio.

Deseo que paséis un buen rato de lectura y os doy las gracias por la amabilidad de seguir dejándome vuestras muestras de cariño.
 
 
     En las postrimerías del siglo XVI en España, cien años después del descubrimiento del Nuevo Mundo, afloró la leyenda de un tal Diego Ponce de León designado alcaide (como se decía en esa época) de La Alhambra de Granada, aunque pocos meses llegó a ostentarlo, pues parece que fue poseído por el sortilegio y la belleza de una enigmática morisca que le arrebató la razón, lo cual le incitó al asesinato de su esposa y varios hijos, despeñándolos desde una de las torres de la fortaleza hasta la Puerta de los Siete Suelos.                                                                
     
                                                     *                       *                     *       
      En compañía de varios amigos, Diego Ponce ascendía por la carrera del Darro camino del Albaicín, que tras la sublevación de sus lugareños en 1500 y aplastada la revuelta, tuvieron que perder sus derechos y hacerse cristianos o moriscos conversos.
En su recorrido hasta el Albaicín tomó la dirección hacia la empinada cuesta del Chapiz que franqueaba de Norte a Sur la vieja barriada musulmana de Albayda (“La Blanca”).
Iba caminando cuando notó cómo el aire helado contribuía a formar penachos de vaho mientras respiraba. Un acompañante le advirtió del peligro al que podía exponerse con semejante paseo; no le sería fácil librarse de la nefasta presencia de tantos moros desleales repartidos por aquel paraje, ansiosos y con las dagas afiladas para cobrar el botín.

      —No llegaré tan lejos, Don Julián. Sepa vuesa merced que pararé a la entrada del Chapiz.
      —¿Por qué el interés de subir allí, Don Diego?
      —Solo es un galanteo ¡no os preocupéis!
      —Por cierto, ¿puedo preguntarle por la afortunada?
     —Tres noches han pasado desde que tropecé con ella por esta pendiente. En enviéndola, me traspasó el corazón el deseo de poseerla. Tras los muros de un carmen rodeada de penumbra, aquella mora de singular belleza me arrobó la razón y confío en que esta noche pueda entrar en su casa.

      La diosa fortuna quiso que descubriera el amor cerca de una esquina donde se erigían los muros de una casa árabe rodeada con jardines, y un terreno plantado de vides. Allí acertó a divisar la fulgurante belleza de una mujer musulmana, aunque las fuerza del inexorable destino reunió en el mismo lugar y a la misma hora a otras dos importantes autoridades, por lo que tres fornidos corazones se vieron heridos de muerte como consecuencia del embrujo de la mora con la férrea esperanza de gozarla; y sin saber el cuándo, ni el dónde, ni el cómo, llegó a ser esclava del judío proxeneta, a quien le preguntaron el precio de sus servicios.

     —Apresure el paso, la belleza de un paraíso vestida de mora le aguarda al otro lado.
     —¡Por fin la veo! ¡Váyase tranquilo!
     —Goce vuecencia de los placeres de la coyunda y regrese sano y salvo.
      —¡Así lo haré! ¡Id con Dios, Don Julián!

     Al otro día los sirvientes de Don Diego rastrearon todo el Albaicín para encontrarle, pues las autoridades de la Alhambra le requerían para algún asunto importante. Cuando lo hallaron  bajando la cuesta del Chapiz le anunciaron que el Alcaide de la Alhambra lo esperaba, mas Don Diego se percató de haberse olvidado la espada en la casa de la hetaira, por lo que dio media vuelta, volviendo sobre sus pasos.
     Cuando llamó a la puerta nadie le abría, así que decidió aporrear con insistencia la madera hasta despertar al vecino de enfrente, que sin dar crédito a lo que estaba viendo, se le aproximó para explicarle que la vivienda permanecía desocupada desde hacía mucho tiempo. Sin embargo, Don Diego desconfiaba de él y le pidió que abriese la casa para comprobarlo.

     —Perdonad mi señor —le dijo el vecino miestras abría—. Estáis equivocado, esta casa está abandonada. Dudo que no conozca que cuando se rebelaron los moriscos de este barrio contra el confesor Cisneros, los cristianos ahorcaron en la rambla del Beiro al rico moro propietario de esta mansión. El populacho se ensañó con el inmueble, saqueándolo y prendiendo fuego. A consecuencia del incendio murió su hija, la cual según decía la gente era de una belleza excepcional. Finalmente, la justicia se encargó de sellar la entrada y después me encomendó que guardase la llave para siempre.
     —¡¿Desvariáis?! Permitidme el favor de acceder al interior, pues es mi deseo revisar los aposentos —aseveró Don Diego fulminándole con la mirada.

      El vecino le miró receloso, temiendo que hubiese perdido la razón, aunque accedió a su ruego y contempló su intrépido paso cruzando el umbral por el jardín todo recto hacia delante, topándose con un paisaje desolado y carente de huellas de actividad humana alguna.
      Al rodear la fuente del patio vio la puerta oscura del cuarto de la atractiva mora con la que cohabitó toda la noche. Entró dentro, todo permanecía desolado por el fuego.
     Algo inaudito tuvo lugar, de pronto notó un nudo en la garganta, quedándose aterrorizado tras la visión de la espada en una esquina.

     —¿Qué le ocurre mi señor? —dijo el vecino al ver cómo el color de su cara palidecía cual azucena con un gesto que le recordaba al de una efigie y el cabello se le volvía más bermejo.
     —¡Oh, mire ahí! —contestó don Diego, sin hacer caso a su pregunta y señalando el haz de luz que, atravensando el ajimez de la cúpula, resaltaba de forma inequívoca la pedrería de su espada.

     Todo hizo presagiar que la verdad de la fe acabase por imponerse a la incredulidad, debido a lo cual Don Diego cayó de rodillas tomando la espada. Luego buscó la cruz del mango para besarla, musitando tembloroso una plegaria.


Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados 


octubre 06, 2020

La sabandija

octubre 06, 2020 53 Comments

    A partir del 1 de este mes se ha inaugurado la Cuarta Temporada del Concurso Literario El Tintero de Oro, en su XXIII edición, homenajeando a Jim Thompson, uno de los mejores escritores de Novela Negra, y su obra maestra 1280 Almas. 

BASES DE PARTICIPACIÓN:
    Tema: Un relato escrito en primera persona y protagonizado por un psicópata.
    Extensión: Máximo 900 palabras.
    Plazo: Del 1 al 15 de octubre de 2020.
    Participación: Deberéis publicarlo en vuestro blog y añadir el enlace en los comentarios de esta entrada.

 

Si os apetezca participar clicar con el ratón aquí en el enlace para conocer más detalles de la convocatoria.

Mi relato viene a ser una versión particular del desenlace que el autor Jim Thompson imprimió a su novela. Por consiguiente, me he inspirado en su protagonista y algunos personajes que aparecen en otros capítulos, para enlazarlos dentro de una trama que intenta demostrar la facilidad de manipulación que tiene dicho psicópata, tratando de imponer su ley a quienes pueden poner en peligro su profesión, algo que para él va más allá de lo convencional y carece de escrúpulos.

Sin más preámbulos, os dejo con esta lectura, que ojalá sea de vuestro agrado y aprovecho también para agradeceros vuestras muestras de cariño y comentarios.


 

                           «Sin embargo, hay un solo argumento posible. Las cosas no son lo que parecen». 

                                                                                                                   Jim Thompson

      Parece que la leyenda que alberga el maldito lugar donde represento a la justicia, muestra a las claras que ninguno es tan inocente como yo mismo, Nick Corey, convencido de ser la reencarnación de Cristo, haciendo "buenas obras" para persuadir a la gente de que no tiene nada que temer, ni siquiera al infierno, pues el deber les exonera de la responsabilidad. ¿Quién es más infame? ¿el que levanta el cuchillo o el que esconde la mano ensangrentada?


     El cementerio mostraba cierto parecido con la iglesia en un día festivo, las autoridades del condado y otros funcionarios estaban presentes para mostrarme sus condolencias.
     Tras las exequias por la muerte de mi esposa y del bueno de su hermano, me encaminé hasta el edificio del Palacio de Justicia. Subí despacio las estrechas escaleras de madera que daban acceso a la segunda planta donde estaba mi despacho. Me aproximé al sillón dejándome caer, luego alcé las piernas para apoyar las botas Justin sobre el escritorio. Después, cubrí el rostro con el Stetson y disimulé unas cabezadas.
       No transcurrió mucho tiempo, cuando las voces de la señorita Amy Mason y Robert Lee Jefferson, fiscal del condado, me devolvieron a la realidad.
     —¡Nick, cabrón miserable! ¡Te vas a enterar! —escupió Robert, mientras le daba un manotazo al Stetson que voló por los aires.
     —¡Pagarás las consecuencias! ¡Te lo avisé! —añadió ella con el entrecejo fruncido y las mejillas enrojecidas, ahogándose entre las sacudidas del encono.
     —¡Qué diablos os pasa a los dos! ¿De qué jodida mierda estáis hablando?
     —¡No intentes esquivar el golpe, rata asquerosa! —vociferó Robert, prisionero del ciclón de la rabia, apuntándome con su revólver Colt 45 Peacemaker.
     —Confiésalo delante del fiscal del condado o seré yo, quien te delate y envíe un telegrama al gobernador. Sabes de sobra que fui testigo del asesinato de los dos chulos del burdel y no estoy dispuesta a que acuses a Lacey.
     —¿Quién coño os creéis que sois?... ¡¿De qué puñetas estáis hablando?!...  No me puedo creer que os hayáis puesto de acuerdo para cabrearme con vuestras injurias. Si estáis jodidos no tenéis derecho a pagarlo conmigo. Soy un hombre honorable que teme el castigo de Dios y cumple con sus mandatos. Lo único que he hecho toda mi vida es trabajar de comisario ¡no soy ningún asesino!
     —Firma este documento con la versión oficial de los hechos y no enredes más con tus embustes la investigación de George Barnes, cuando fuiste tú quien apretó el gatillo —dijo Robert Lee en un tono solemne rompiendo con la uña del pulgar el sello de lacre de una botella de whisky, para darle un buen trago.
     —Me estás coaccionando y sabes que eso es ilegal, porque no tienes ninguna prueba, solo es la palabra de Amy contra la mía.
     —No te hagas el ofendido Nick Corey, tú los mataste y debes comerte tu propia bazofia —arguyó ella, clavándole la mirada enfangada de furia—. ¡No voy a incriminar a Ken Lacey!

     Permanecí aturdido algunos instantes hasta que fui consciente de las cadenas que engarzaban aquel puto collar que me habían puesto al cuello para demostrar mi vulnerabilidad y lo fácil que les resultaría desposeerme de mi placa de funcionario de policía. Sería mejor convencerle de que se trataba de una canallada por parte de Amy, ya que las mujeres nunca consienten que les den calabazas.

     —¡Cuánto lo siento amigo, pero has caído en su trampa! Pienso que te mereces conocer la verdad y no dejarte embaucar por las artimañas de las mujeres despechadas. Tal vez desconozcas hasta donde les puede llevar la desesperación... Recuerdo una pelea de gatas tratando de pillar un pez que nadaba tranquilo en su pecera. Como eran callejeras y su dueño las había rescatado de un destino incierto, no tenían un código de conducta, por lo que cada una trataba de llevarse el pescado a la boca, no obstante el pez que era más listo, consiguió escurrir el bulto y colocar en su lugar a un pez de plástico. Entonces, una de las dos se tragó aquella réplica y murió asfixiada, aunque no bastó que muriera su rival para que la otra gata también picase el anzuelo, de modo que al final el diminuto pez disfrutó de una larga vida.
     —Lo que intento decirte, amigo mío, es que no te dejes engañar por ese rico "bocado" que te ofrece Amy. No dudo que en apariencia puede resultar muy tentador: condenarme a vivir entre rejas mientras ella se relame por dentro, como una gata desesperada y dispuesta a vengarse de mi negativa para llevarla al altar ahora que soy viudo.
     —¡Bastardo, malparido! Crees que puedes reírte de nosotros con tu verborrea. No soy ninguna gata y menos aún estoy celosa porque prefieras casarte con tu trabajo.
     —Te recuerdo, querida, que me hablaste de fugarte conmigo cuando muriera mi esposa. ¿No será que te quitaste de en medio a mi mujer y su hermano? ¡Confiésalo, perdiste la cabeza!

      Escancié otro buen vaso de whisky a Robert Lee para comprobar que se lo echaba al gaznate y se atragantaba con la saliva. 

     Me excitaba tanto escuchar el gimoteo de Amy arrodillada sin apartar sus ojos suplicantes, que me fue imposible detener el proyectil 9 mm que rebotó por las desconchadas paredes del Palacio de Justicia.
    

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados