mayo 28, 2019

«Cantar las cuarenta»

mayo 28, 2019 20 Comments

Para quienes aún no me conocéis, me llamo Nerea y soy colaboradora de la revista «Sintiendo en verde», donde tengo una sección dedicada a la ecología y medio ambiente.
Trabajar en favor de la naturaleza ha sido una de mis mejores decisiones en la vida, por eso mis queridos lectores de esta revista estoy muy satisfecha de mis artículos, así como de vuestra calurosa acogida enviándome vuestras sugerencias, consultas y otras cuestiones, que naturalmente suelo responder. Preocuparnos del desarrollo sostenible del planeta es algo fundamental, puesto que vivimos dentro de un ecosistema cuyos recursos naturales están en peligro para las futuras generaciones. Por tanto, debíeramos concienciarnos de tal evidente agotamiento y evitar posibles daños irreparables a los ecosistemas.         
Resulta lamentable comprobar la falta de concienciación en el correcto manejo del reciclaje, pues consumimos infinidad de productos de los cuales desconocemos el curso para la reutilización de los envases. De continuar así, estamos dejando a nuestro paso montañas de basura que ya están contaminando los océanos, mares, tierras, ciudades y con ello creando auténticos vertederos gigantescos.
        
—¿Nerea?, deja un momento aparcado tu artículo de hoy porque tienes que desplazarte a los estudios de Tele Rum, para una entrevista a las 13:30 PM y me ha dicho el jefe que vayas inmediatamente. ¿O.K.? —le confirma su compañero de redacción en actitud un tanto nerviosa y contundente. 
        
—Vale, Hugo, ahora mismo voy para allá. Dile que lo tengo todo controlado.

Ya en los estudios de T.V. es recibida por un ayudante de realización, quien la conduce directamente hasta el plató, donde el equipo de maquillaje y peluquería la esperan impacientes para aplicarle unos polvos que eviten el reflejo de los focos del estudio y mejorar su estética.
        
Entre aplausos del público se va acomodando el presentador y a su lado la joven invitada. Enfrente están varios colaboradores del programa impacientes por lanzarle sus «dardos» envenenados. Nerea permanece impasible con su mejor sonrisa y dispuesta a impedir cualquier abuso o injerencia en su vida personal.
    
—Hoy nos acompaña la asesora de medio ambiente de la revista
«Sintiendo en verde», Nora Grisal y que seguramente ustedes ya conocen, a través de sus fascinantes artículos. Si aún no han tenido esa oportunidad, no se preocupen, porque contamos con su presencia dispuesta a responder a las preguntas de nuestros colaboradores del programa —fueron las palabras del presentador del programa.
        
—Díganos ¿qué tipo de transporte utiliza normalmente para sus desplazamientos? —le pregunta una colaboradora.
        
—Bueno, para serle sincera, siempre utilizo medios públicos o también mi bicicleta cuando voy al trabajo.
        
—No, por favor, no me mienta y responda a mi pregunta, porque tengo entendido que usa su vehículo para ir a su quehacer laboral, además de ir a buscar de vez en cuando a sus hijos al colegio.

—¡Parece que usted sabe de mi vida más que yo incluso! Me sorprende su falta de respeto y poca vergüenza.
        
—¿Compra productos de temporada o prefiere abastecerse de otros que llegan de países lejanos? —le cuestionó un nuevo colaborador.
        
—Me gusta ir al mercado que está en mi barrio y comprar productos de temporada, aunque esto es tarea de mi asistenta.
   
—¡Sigue mintiéndonos! Usted nunca ha pisado un establecimiento de alimentación ni ha visitado un mercado de barrio.
        
—Termino de responderle que esta actividad la suele realizar mi asistenta, de modo que guarde sus preguntas capciosas y no insista en ponerme en evidencia.

—Con eso, nos está diciendo que desconoce el origen de lo que come y que tampoco le da mucha importancia, a pesar de darnos tantas lecciones con sus artículos —aseguró su interlocutor satisfecho al salir victorioso de su primer «asalto» entre las cuerdas del ring.
        
—Bueno, eso lo dice usted, no yo, por supuesto —contestó Nerea bastante molesta, mientras comenzaba a tener algunos síntomas de estrés.

—¿Usa el lavavajillas en lugar de lavar los platos a mano? Y no vuelva a esquivar la respuesta con la excusa de que lo hace su asistenta y usted no sabe nada, porque estoy muy bien informada de que en su domicilio jamás se lava un plato o un vaso, a mano. Lo que implica un gasto excesivo de electricidad que contamina el medio ambiente. Una buena paradoja que nos vuelve a demostrar su incompetencia y desconsideración con sus lectores —le cuestionó otro nuevo entrevistador dispuesto a desmontarle su «parapeto».
        
—No voy a darle el gusto de contestarle, puesto que usted mismo se delata creando argumentos completamente destructivos y dignos para que lo denuncie. Sin embargo, soy educada y comprensiva, respecto a sus artimañas por hacer un «circo», con el fin de divertir a los espectadores, en torno a mi persona, que no se corresponde para nada con el rigor de mi trabajo.
        
—¿Suele separar el plástico, el metal, el vidrio, el papel, y las pilas, en su recipiente correspondiente? —intervino una nueva colaboradora, que más bien daba la impresión de estar «comprada» por el director de la revista anteriormente citada.
        
—Por supuesto, de eso me encargo yo personalmente, ya que dispongo de cubos domésticos preparados para el reciclaje. Suelo también mostrarle a mi marido y a mis hijos como deben hacerlo.
        
—Si tiene jardín, ¿cuál es el tipo de goteo?, ¿ha plantado algún árbol?, ¿es de las que suelen hacer compost? —le escupió en la cara, toda esta serie de preguntas encadenadas, aquella interlocutora tan mordaz que inició la entrevista.

—¿Qué es lo que tanto le fastidia de mí? Porque me da la impresión de que está obsesionada por destruir mi buena reputación. El retintín con el que acaba de formularme sus preguntas, no me parece digno de una colega como usted, muy al contrario, es algo más propio de una cotilla o de una bocazas. Prefiero, por consiguiente, no entrar en dimes y diretes.
        
—Tal y como viene vestida o las preferencias que marcan su indumentaria habitual, no demuestran tampoco su coherencia en cuanto a sus alegatos en favor de la naturaleza, puesto que utiliza ropa de diseño industrial, donde incluso se da la explotación laboral infantil, por no mencionar el enriquecimiento ilegal de estas multinacionales —concluyó otro de los entrevistadores, con el rostro exultante y convencido de que a partir de ese instante, toda la parafernalia en la que se refugiaba la supuesta abanderada del medio ambiente, se había desplomado al suelo, de igual forma que un árbol cae al ceder todas sus partes.
        
Minutos después, los informativos se hacían eco de la entrevista, por lo cual, su despido fue fulminante.


Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

mayo 20, 2019

Adicta a las redes sociales

mayo 20, 2019 19 Comments
Nuevamente con vosotros, compañeros y seguidores.
Diréis que cómo es posible que tras un corto espacio de tiempo actualice de nuevo este blog, bueno, es sencillo de comprender, lo que en un principio pensé iba a mantenerme demasiado ocupada, como para no poder dedicarle suficiente tiempo a este espacio, no ha resultado ser así. De modo que retomo mi tarea.
Olvidé comentaros anteriormente, que la causa principal de verme obligada a cerrar este blog durante el año pasado fue esencialmente por motivos de salud, ya que permanecí inmovilizada algunos meses a raíz de una operación quirúrgica y algún que otro problema más añadido.
Pido disculpas a quienes se hayan podido sentir molestos al desconocer los motivos de mi ausencia y que ahora al regresar no lo haga con el mismo ánimo de siempre. 
No os distraigo más con mis asuntos personales y os espero con ilusión.
Muchas gracias a todos por ofrecerme vuestra compañía y motivación para continuar adelante con el blog. 
Os dejo con mi nuevo texto, que espero os entretenga y os sugiera algún comentario.
....................................................................................................................

¡Hola colegas! He tomado una firme decisión, voy a dejar esta red social que me mantiene tantas horas pegada a esta impasible silla del ordenador y sin poder despegar la mirada del cristal de la pantalla.
Ayer fui a la consulta de mi psicóloga y estuve explicándole que me era imposible cerrar mi perfil y olvidarme por completo de esta pesadilla. Ella, como en otras ocasiones, me advirtió del riesgo en el que estaba poniendo mi salud y que me vendría bien alejarme un tiempo, no fuera a recaer de nuevo, si no desconectaba completamente de vosotros. Pero ¡claro! vosotros sois mi refugio, mi compañía, mi alimento vital y no entiendo que una profesional especializada en temas de salud mental, me diga estas cosas... ¡Qué horror! Pero si es lo mejor que me ha pasado en mi vida. No recuerdo tener tantos amigos como ahora.   Además sé que me queréis, porque siempre me apoyáis en mis momentos chungos y ella, esa imbécil, no lo entiende joder... ¡Qué asco! ¡No logrará apartarme de vosotros! ¡Os quiero!... ¡Os quiero tanto!... ¡No me falléis!... Bueno ahora tengo que dejaros para tomarme la medicación, pero dentro de unos minutos estoy aquí otra vez. ¡No os vayáis!

¡Ah! Pero si hace un momento lo tenía muy claro y ahora no lo entiendo. Necesito abandonar de una puñetera vez esas malditas redes sociales o me terminarán matando. Me siento vacía, no tengo a nadie real que me quiera, no conozco personalmente a mis 999 seguidores, ni voy a ir nunca a todos esos países tan lejanos de mi casa. Tampoco me gusta compartir tantas estúpidas fotografías, que me tienen todo el día de acá para allá poniendo caritas y sonrisas de medio lado, para que piensen lo feliz que soy y lo ricos que me quedaron los espaguetis de plástico o el arroz con setas recalentado en el micro... ¡Ah! y no quiero acordarme de cuando me visto de fiesta, me maquillo, me coloco los piercings hasta en el ombligo, los tattoo de quitar y poner y venga a darme chutes para animarme... ¡Joder! ya va siendo hora de cortar por lo sano o los viejos me volverán a ingresar en la clínica.

¡Eh, chicos! Estáis ahí todavía... Bueno, ya sabéis estoy rayada completamente, tenía que compartiros mi confesión antes de coger el cuchillo y desangrarme en la bañera. Espero que esta vez tenga suerte. ¡Os quiero! ¡No me falléis a mi entierro!.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

mayo 10, 2019

Confidencias acerca del proyecto colectivo "Consulta vidente Madame Santal" e invitación para participar

mayo 10, 2019 14 Comments

Queridos compañeros y amigos, esta vez no se trata de una entrada al uso, sino de haceros partícipes de un proyecto colectivo que me estuvo rondando en la cabeza a principios de 2016, cuando por fin lo di a conocer por medio de publicaciones semanales, en el ya desaparecido blog "El poder de las letras" en WordPress, pero no fue hasta el 18 de marzo de ese mismo año, cuando cree mi propio blog con Blogger para formalizar dicha iniciativa, teniendo en cuenta que la persona con la que había acordado ser el representante artístico o "relaciones públicas" (gato Flato), del personaje protagonista (Madame Santal), optó por presentarme su dimisión, lo cual significaba aumentar mi quehacer, no solo como escritora de cada una de las respuestas a las diferentes consultas, sino también administradora del correo de la vidente, manteniendo un contacto más directo con los participantes.
Según mi planteamiento, el papel principal debía ser una vidente, cuya función sería resolver cuantas inquietudes o necesidades podían plantearle posibles clientes, tal y como sucede en cualquier gabinete regentado por un experto en artes adivinatorias y que supuestamente posee capacidades sobrenaturales para adivinar el futuro o descubrir lo desconocido.
La obra se planteaba como un ejercicio literario de género surrealista, desarrollado a modo de comedia, donde destacaría el papel de Madame Santal, que a su vez, recibiría en el marco de un consabido gabinete propio para sus menesteres, a cuantos clientes tuvieran a bien formularle sus consultas, las cuales se materializarían por medio de textos (microrrelatos) creados según la imaginación y estilo de sus respectivos autores, respetando siempre su voluntad a la hora de poner o no de manifiesto su identidad real (nombre y apellidos) de cada escritor de los mismos.          
Lo cierto es que logré una buena acogida, teniendo presente el aumento progresivo del número de blogueros que seguían de cerca todo el proceso artístico del "Consultorio de la vidente Madame Santal", título del blog o de la citada obra teatral completamente disparatada y bastante amena, gracias a los suficientes efectos cómicos dispuestos con cierto ingenio, por parte de cuantos intervinimos en el espectáculo.         
También otro logro fue su duración ininterrumpida durante cerca de ocho meses, que se vió truncado debido a las vacaciones veraniegas, responsables de que al mismo tiempo, las musas obraran de igual forma, con lo que tomé la determinación de cerrar el local.         
 
Tras dicho paréntesis narrativo, he podido reflexionar acerca de la conveniencia o no para retomar dicha tarea o seguir adelante con mis habituales publicaciones en este blog, pues al final mi decisión es volver a dar vida nuevamente a mi personaje de Madame Santal y su consultorio, ya que además de interesarme la Literatura por muchas cuestiones, también siempre me gustó el teatro, incluso todavía guardo  en mi memoria alguna experiencia como integrante de algunos grupos amateurs de mi juventud. Luego a través de mi trabajo docente, tuve ocasión de poder dirigir a mis alumnos en algunas representaciones de fin de curso. Por lo tanto, me atrae  bastante el dar rienda suelta a algo que conozco en cierta medida y que es probable me sirva para no olvidarlo.
Una cualidad fundamental que hace de este proyecto colectivo algo muy sugerente y del que os hago partícipes a quienes os sintais interesados, es su carácter lúdico por excelencia, puesto que el humor está siempre de manifiesto, dando lugar a un clima de distensión absoluta a la hora de escribir, o traducido al lenguaje vulgar: "pasárnoslo pipa o padrísimo", olvidándonos de tantos problemas cotidianos y mejorando nuestra salud con buenas vibraciones.         
Finalmente, compañeros y amigos colaboradores de esta comedia, quiero agradeceros públicamente vuestra participación en esa primera etapa y desde aquí os animo a volver a retomar vuestros personajes u otros nuevos, para una segunda parte ya en marcha, como podéis leer en este link. Hago extensiva dicha invitación a todos los que os apetezca daros la misma oportunidad.         
Suspendo temporalmente este blog literario, pues como os habréis imaginado estaré muy ocupada con el consultorio, donde os seguiré recibiendo y leyendo con atención vuestros futuros comentarios.
 
Disculpar las molestias del traslado y os espero en mi Consulta vidente Madame Santal
¡Saludos y abrazos a todos!
Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados