diciembre 23, 2019

El mundo de los postres navideños y mi felicitación navideña

diciembre 23, 2019 37 Comments
https://concursoeltinterodeoro.blogspot.com/2019/12/el-mundo-de-los-postres-navidenos.html
¡Hola a todos! de nuevo os presento otro relato colectivo para la iniciativa Cuento de Navidad en el blog El Tintero de Oro, se trata de uno de los mejores blogs que existen en Internet que ofrece una variada selección de iniciativas de carácter literario, así como de secciones muy interesantes donde podéis participar, bien concursando, colaborando en sus retos narrativos o simplemente por el placer de conocer el trabajo y opiniones de otros escritores y que vuelvo a recomendaros.
Bien, pues como os decía al principio, se trata de un relato inspirado en las fiestas navideñas, donde los postres suelen ocupar un lugar primordial, tanto en nuestra mente como en cualquiera de las mesas engalanadas para los eventos que tienen lugar durante esas fechas especiales.
Ahora quiero hacer mención de todos los integrantes de este gran equipo que hemos redactando esta historia y por supuesto recomendaros la visita a sus respectivos blogs, si es que todavía no los habéis visitado, porque realmente cada uno tiene muchas cosas que contaros:
Me gustaría añadir que ha sido una feliz experiencia el haber redactado parte de este relato en colaboración con tres estupendos escritores y compañeros blogueros, a quien muchos seguramente ya conocéis y que aprovecho esta ocasión para felicitarles y agradecerles sus consejos.
Gracias doblemente, a ti David, por ofrecernos un gran marco de divulgación de este trabajo a través de tu blog y al mismo tiempo ser parte integrante de este equipo.
Sin más preámbulos os dejo tranquilamente con la lectura y espero que os transporte al sabroso y exquisito mundo de estos curiosos personajes.


El mundo de los postres navideños

Felicidad, familia, reencuentros, sentimientos aglutinados junto con manjares típicos... En Navidad, la dulzura impera por cada rincón, pero si hay un mundo donde ese sentimiento adquiere todo su significado es en «El mundo de los postres navideños».
Sin embargo, a pesar de su dulzura, hubo una vez que esa condición quedó en entredicho:
Era víspera de Nochebuena y la casa de Don Turrón bullía. Cada año, todos los familiares repartidos por el mundo se encontraban allí y pasaban un rato en compañía antes de ofrecer su dulzura a los humanos.

—¿Qué tal por tierras teutonas, querida? —preguntó don Turrón a Berlina, su esposa, nada más llegó.
—Poco, ya sabes... ¿y el pequeñín? ¿Dónde tienes a mi Polvoroncillo? —contestó ella.
—Ha salido un momento con su hermano Mazapán...

—¿Dónde? Necesito abrazarlo después de tanto...
—Han ido con el abuelo a no sé qué —interrumpió Torrijas de leche, la viuda y cuñada de Don Turrón.

De pronto, la puerta se abrió y entraron los pequeños con Alfajor, el abuelo.

—¡Mis pequeños! —gritó Berlinesa abrazando a ambos—, qué ganas tenía de acariciar vuestra dulzura.
—¡Nuera! ¡Ya viniste acá! —irrumpió Alfajor sin siquiera moverse del umbral, como si extrañamente no quisiera entrar todavía.
—¡Abuelo! —exclamó Berlinesa—, entre, ¿qué hace ahí parado?
—Pues veréis... —dijo el abuelo echándose a un lado y dejando paso a un familiar que hacía mucho que no se presentaba en las reuniones familiares y que puso en jaque esa típica personalidad tan dulce: Helado de chocolate vegano con té verde.

La primera en cuestionar su presencia fue una de las tías Peladilla:

—¿Y ese qué hace? Menudo postre de Navidad más triste. Helado, frío como el tiempito que tenemos y encima sin mantequilla ni nata ni nada rico.
—Ja, ja. Parece un ratoncito mustio. ¡Eh, tú, Helado de chocolate vegano con trocitos de té verde! —¿habrase visto qué nombre más rimbombante?—, ¿entiendes castellano? Sí, soy yo, Torrija.
—No deberías burlarte tanto, Torrija —dijo serio Alfajor—. Tú que tan pronto sirves de postre navideño como de postre de Pascua no eres la más apropiada para criticar a los demás.
—Bueno, padre, de todas formas hay que hacer algo. Solo faltaría que les gustara más a los humanos y nos relegaran para siempre —se lamentó Turrón, haciéndose eco de lo que todos sentían y no se atrevían a confesar.
—Pues encima de mí estaría muy bueno —dijo Torrija un poco amoscada por el rapapolvo de Alfajor—, aunque para eso tendríamos que derretirlo.
—Ja, menuda idea —exclamó don Turrón—. ¿Por qué no lo metemos en el microondas? Un poquito y a baja potencia…
—¡Ay, querido esposo! No sé qué me da…
—Berlinesa, no vamos a matar a tu hermano solo quitarle ese aire tan… frío.
—Es verdad, se da tantos aires…
—¡¡¡¡Nooo!!! —gritó Polvoroncillo—. No quiero que queméis al tío cocholate.

La cena de Nochebuena fue todo un éxito, aunque no para todos los miembros de la familia de don Turrón. Helado de chocolate vegano yacía desmadejado en un cuenco: el mismo en que, a baja potencia y durante unos segundos, había permanecido en el microondas; lo suficiente para perder su apetitoso aspecto cremoso y adquirir la consistencia del barro mojado. Nadie en la mesa se dignó mirarlo más que para apartarlo a un lado y abrirse camino hacia una Peladilla. Los humanos disfrutaron con los dulces tradicionales. Don Turrón y los niños, Polvoroncillo y Mazapán, fueron los triunfadores absolutos de la cena, aunque Berlinesa, Alfajor y demás familiares también recibieron la atención merecida aquella noche.
En la mañana de Navidad, casi todos los postres se engalanaron para ofrecer de nuevo sus encantos gustativos a los humanos. El casi era Polvoroncillo que intentaba encaramarse al cuenco en el que se hallaba Helado de chocolate vegano con té verde.

—¿Necesitás ayuda?

Polvoroncillo se giró para ver a su abuelo rodando hacia él.

—¡Hola, abuelo Alfajor! ¿Oyes eso? Parece que el tío cocholate vegano está llorando. No me gustó lo que hicieron papá y los demás.
—Estuvo muy mal, por muy altanero que sea ese tipo no se lo merecía, y menos en Navidad. Va, subí encima de mí para ver cómo está.

Y así hizo el pequeño. Dentro del cuenco, pudo observar las lágrimas de chocolate saltando como una fuente a chorros.

—¿Cómo estás? —preguntó Polvoroncillo.
—¡Ay, ay! ¡Mira lo que me hicieron! ¿Así se recibe a un familiar?
—Lo… lo siento. ¿Puedo hacer algo?
—¡Llévame de nuevo a la nevera, te lo suplico!

Polvoroncillo bajó de Alfajor dispuesto a ello, aunque no sabía cómo podrían hacer tal cosa, siendo él pequeño y su abuelo, anciano. En ese momento, llegó don Turrón.

—¿Qué hacéis todavía aquí? Los humanos pronto van a reunirse a la mesa.
—Disculpá, creo que Polvoroncillo tiene algo que decir. 


Polvoroncillo observó al terco de su padre y apenas balbuceó:
 

—De... deberíamos llevar a tío cocholate a la nevera.
—¡¿Qué?! ¡Un rotundo no! Ya lo entenderás cuando crezcas. Vamos, que están a punto de servirnos.

Los postres aterrizaron en la mesa, felices y preparados para ser degustados. Pero pasó el tiempo, y ni uno de ellos abandonó las bandejas. Entonces escucharon a uno de los niños humanos que verbalizó la opinión del resto de comensales:

—¿Otra vez lo mismo? ¡Qué aburrimiento! ¿Cuándo podremos comer a Helado de chocolate vegano con tropezones de té verde, mamá?

Y allí quedaron. Abandonados, inadvertidos.

Fue tan decepcionante para los postres tradicionales aquel ostensible rechazo de los humanos, que al llegar la cena de Nochevieja temieron desaparecer del menú. Aquello les llevó a arrepentirse sobre su mezquina conducta con el forastero. Había que devolverle a su primigenio estado, con lo que nada mejor que enfriarlo en la nevera, de ello se encargó Polvoroncillo, pues su inocente súplica a fin de resucitarlo hizo que toda la familia cambiara de actitud, lo que le colmó de alegría, dando saltos y gritos: «¡hip hip hurra... Vivan las fiestas de Navidad y del Año Nuevo!»
Con ese buen ánimo entraron al comedor donde todos lucían sus mejores galas perfumados de aromas deliciosos y con sabores únicos. Los comensales los miraron asombrados y aguardaron que se sentara un niño impaciente, después de cometer una de sus típicas travesuras.

—Disculpa, amigo Helado vegano, pero he tropezado sin querer... en realidad, me han empujado y no sé cómo salir de aquí. —balbuceó nervioso arqueando las cejas don Turrón, a quien aquel niño al que le gustaba hacer travesuras había arrojado en el cuenco del postre exótico.
—¡No te preocupes! Podemos hacer un dúo exquisito si ellos se deciden a probarnos. —le contestó con una amplia sonrisa tratando de tranquilizarle.
—¡Ah, no lo había pensado antes, pero me parece una idea genial! —exclamó don Turrón mostrando sus sabrosas y exquisitas almendras en señal de aprobación.
 
Inquietos por la curiosidad de aquella novedosa fusión de ambos postres, los humanos la saborearon y les encantó.
Aquel incidente les ayudó a comprender que de nada les había valido ser tan prejuiciosos con lo diferente, puesto que la unión de lo tradicional con lo atípico fue lo que contribuyó a realzar sus virtudes y enriquecerse mutuamente.

Pero tampoco quiero finalizar esta publicación tan especial sin ofreceros mi regalo para cada uno de vosotros, que habéis enriquecido con vuestros atentos comentarios este blog, que sigue siendo vuestra casa.
Tal y como podéis contemplar en la imagen, os he dedicado una bola personalizada con vuestro nombre o identidad de vuestro perfil del blog, puesto que para mi habéis sido el mejor regalo a lo largo de esta segunda etapa bloguera. ¡Ojalá os haya gustado mi detalle y lo guardéis en vuestra memoria!
¡Felices fiestas navideñas y que el nuevo año 2020 os colme de todo lo mejor y haga realidad vuestros sueños! 
Quedáis todos invitados a la fiesta del 3er aniversario del blog, que será el próximo 2 de enero de 2020.
¡Hasta entonces ser muy felices!

 -clicar sobre esta imagen para verla ampliada- 

diciembre 16, 2019

El diario (segunda parte)

diciembre 16, 2019 27 Comments

Una ligera neblina enturbiaba aquel añoso desván, en el que además imperaba un olor muy peculiar. Un tufillo maloliente, tal vez de alguna rata muerta,  se sumaba al del aire enrarecido de humedad, polvo y telarañas, que lo impregnaban por doquier, lo cual no le invitaba a seguir mucho tiempo más rebuscando entre aquellos trastos inservibles. Por otro lado la aterradora visión del espejo, al contemplar a Zoila ya anciana y con un rictus de amargura en su rostro, fue el primordial desencadenante de un intenso desasosiego que le hizo perder el equilibrio y dar un traspies resbalando contra un montón de cajas vacías.
Muy a su pesar, aquel espectro de su amada que terminaba de percibir le cercenaba las neuronas hasta el punto de sentir como le costaba respirar por mucho que inhalaba. También su corazón palpitaba con rapidez y parecía salirse de su pecho, algo que le hizo temer por su salud. Un sudor frío le recorría todo el cuerpo, notando un incipiente mareo. Parecía que hubiera perdido el control de sí mismo al verse invadido por un torrencial de sentimientos que se confabulaban para aplastarle contra las frías paredes que lo observaban en silencio.
Después de lo que le resultó una eternidad, su respiración se desaceleró y finalmente apartó a un lado el pánico con objeto de poner en orden sus ideas tan apremiantes, era necesario poner fin a su empeño de atesorar cualquier vestigio capaz de evocarle la presencia de su amada. Comprendía que sería bueno serenar su espíritu o lo que quedara todavía de él, ya que jamás había tenido en cuenta todo lo relacionado con el mundo paranormal; por lo que aún seguía con el corcho del raciocinio aprisionando la botella de las convicciones y con el agravante de ignorar como poder destaparla.

Bajó hasta el rellano del pasillo dando tumbos por los escalones. No recordaba con claridad si había cerrado bien la puerta o la dejó entornada y quizás cualquier golpe de aire fuera capaz de sacudirla, sin embargo, le costaba retroceder y subir de nuevo para asegurarse de si realmente estaba cerrada.
Unos minutos después notó un fuerte portazo, lo que le disuadió de cerciorarse si estaba bien cerrada.

Descorrió la cortina, subió la persiana, alzó ambos listones del ventanal del salón y abrió las hojas acristaladas de par en par. Sostribando* sus codos contra la baranda de metal permaneció largo tiempo mirando a una espectacular bandada de estorninos, grandes coreógrafos elevándose, curvándose y dibujando el cielo con sus formas que le permitieron por un instante volar a su lado con la imaginación, en un estado de completa hipnosis.
Según se había leído, los estorninos formaban agrupaciones que podían alcanzar los cuarenta mil ejemplares, lo que no les impedía moverse con una sincronía perfecta. En comparación con los patos o los gansos no tienen líder que les indique el compás al resto del grupo. Su filosofía se puede resumir en una máxima: «la unión hace la fuerza». Se trata, de pequeñas aves muy gregarias que deben competir con águilas, halcones o aguiluchos, todos ellos grandes depredadores que les duplican en tamaño.

La principal curiosidad que le producía, era que aquellos diminutos pajaritos habían logrado defenderse gracias a las matemáticas rodeándose de otras seis aves más de su misma especie, las cuales se mantienen a una distancia estable, constituyendo una formación impenetrable. Además, las bandadas reducen el escaso éxito que podrían tener los depredadores al cambiar constantemente la dirección de sus movimientos.

La tormenta ya había remitido hacia otro punto del horizonte, girando sus nubes en dirección oeste en una apelmazada malla en tonos oscuros casi negros, entonces el cielo volvió a mostrarse con su luminosidad uniforme.
Silas se había quedado recostado en el sofá semidormido cuando notó levitar su cuerpo y salir disparado por el vacío de la ventana abierta.

Tuvo tal extraña sensación que cerró instintivamente los ojos, no era capaz de verse volar por encima de los viejos tejados, impresionantes monumentos que dejaba atrás, plazas, farolas, calles solitarias, todo se iba alejando y aquella fuerte impresión de levedad le producía una feliz experiencia, aunque su mente no paraba de elucubrar ideas un tanto absurdas y pusilánimes, temiendo un final espantoso. Algo que por fortuna no sucedió, muy al contrario, cuando volvió a tomar conciencia, ya estaba delante de Emma. La vió con tal precisión, como si el tiempo no hubiera podido desfigurarla, incluso lucía aún más joven que durante sus años de convivencia juntos. Una imagen así nunca la podría borrar de su cabeza ni tampoco la conversación que mantuvieron juntos:

—¿Eres real o solo una alucinación?, por favor sé sincera conmigo por todo lo que vivimos juntos y porque todavía no entiendo el motivo de llegar hasta aquí.

—En cierto manera estoy en tu pensamiento, pese a que tú creas que soy un fantasma o un desvarío mental. No temas, nada malo te ocurrirá, muy pronto intuirás que siempre estaré a tu lado para protegerte, del mismo modo que te aclaraba en mi diario. Aún no estás preparado del todo, pero comienzas a despertar de tu «sueño», lo que te va a ayudar a comprender el propósito de tu existencia. Tampoco sabes que todos cumplimos un papel indispensable dentro de esta realidad, un tanto alejada del auténtico destino que cada uno eligió antes de materializarse en un cuerpo. Mi objetivo es guiarte con el fin de que luego apliques esos conocimientos tal que una orientación hasta el último día de tu vida. Ya no volveremos a tener otro encuentro parecido porque sentirás mi presencia aunque no me percibas como ahora. 

—¿Qué sentido tuvo ver aquella imagen de Zoila tan espantosa en el espejo?

—Para que dejes de sentirte culpable de su muerte como has venido haciéndolo. Es hora de que te liberes y deshagas la atadura que te resistes a soltar y que te ha podido llevar a un intento de suicidio o a perder la cordura y sumirte en una profunda crisis emocional de la cual no ibas a salir bien parado. Además, Zoila debe continuar su «viaje», permítela marchar. Ya viste en el espejo su imagen, no la hagas perder más «tiempo». Te lo aseguro porque tengo capacidad de proyectarme en el tiempo y el espacio para saber cosas que cuando todavía tenía cuerpo me era imposible desarrollar.

—¿Y tu diario? ¿podré leerlo completo algún día?... Me gustaría que todo lo que estoy «viviendo» sea real o que tuviera alguna prueba de no estar soñando. ¿Puedes demostrármelo o dejarme una señal de que esto está sucediendo o me sucederá algo parecido?... Ya sabes que soy muy escéptico con estos temas y no me costará nada pensar que pueda haber sido una simple pesadilla o el resultado de un trastorno por estrés postraumático.

—Podrás leer todo el diario completo, aunque todavía te queda volver a ese escritorio donde debajo apareció mi cuaderno secreto y abrir el primer cajón, allí encontrarás el anillo que llevas siempre en tu dedo anular y que precisamente ahora no lo tienes puesto.

—¿Cómo lo has hecho si lo tengo continuamente en mi dedo? Empiezo a creer que no estoy en un sueño.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados



* gerundio del verbo sostribar, que a su vez, proviene de la palabra castellana estribar, que significa "cuando una cosa descansa en otra sólida y firme". Este verbo proviene de la palabra estribo, que es la pieza sobre la que el jinete apoya el pie, por lo que la idea de apoyar se extendió al verbo derivado.
Su origen es germánico. Nos viene del castellano antiguo. Es castellano con variación de forma. Se usa en Cáceres.

diciembre 09, 2019

El diario (primera parte)

diciembre 09, 2019 32 Comments

¡Hola a todos los que habéis comentado y a quienes aún no lo habéis hecho! me gustaría deciros que este relato ha sido modificado después de tres interesantes comentarios realizados por I.Harolina, Chelo y Mirella. Muchas gracias compañeras por vuestra colaboración desinteresada.
También en vista del interés suscitado os comunico que intentaré continuar esta historia. ¡Nos leemos!

Apenas empezaba a clarear, Silas se desperezó parsimonioso, lento como el caracol trepando hacia arriba en busca del cálido saludo del sol, entreabriendo sus frágiles pupilas deslumbradas de asombro. Aquel amanecer acompañado por el tabaleo de las gotas de lluvia rebotando en los cristales, le transportó a otro paisaje, a otro tiempo... Sentado al borde de la cama, bostezó apático y buscó debajo sus zapatillas.
Algo se agitaba en su cabeza, escasamente complejo, tal vez un ovillo todavía sin desenredar, anclado en un pasado lejano velado de ausencias y olvidos. Aún seguía lloviendo, como la noche anterior. Notaba cierto desconcierto en su espíritu de explorador inquieto, de niño que guarda la esperanza bajo el brazo apretándola hasta la extenuación, a punto de escalar nuevas tapias, libre en su vuelo de aprendiz alado.

La tormenta no se hizo esperar y con ella la pesadilla regresó a oscuras. Aquel año marcaría un antes y un después en la hoja de su calendario. Nada iba bien desde que la tristeza, tras el verano, decidió quedarse de inquilina en su cama, alojarse como una desalmada advenediza zarandeándole por cualquier motivo que evocase la ausencia que tanto le había costado enterrar.
Le parecía mentira que de inmediato, sin contemplaciones ni conmiseración, se le hubiera juntado el cielo con la tierra, y esta a su vez, terminara hundida en el infierno. Ya ni siquiera la echaría de menos, ¿para qué le serviría tal esfuerzo?...

Su primera relación con Emma le había mantenido herméticamente dentro de una burbuja capaz de hacerle flotar en una atmósfera en la que sus pensamientos construían pajaritas de papel rosado con las que ataviaba su inconsciencia, llevado por el anhelo con el que atraía el riesgo de pasar demasiado rápido las incipientes páginas de su juventud, al estilo de un colegial estrenando su uniforme y deslumbrado por el decorado donde lucirlo. Fue así como se casó con ella, una mujer totalmente enigmática y a quien con soberana estulticia subestimó, pues claramente su inmadurez le hacía imposible establecer un puente de intercambio que le permitiese ampliar su frágil microcosmos en permanente tránsito de emociones e ideas por desarrollar.
Tempranamente se quedó viudo, lo que le indujo a tratar de establecer otra nueva relación con una joven mucho más acorde con sus intereses y enfoque de la vida. Alguien que logró romper el muro que se había construido a modo de defensa contra un entorno hostil, donde se veía a si mismo tal que codiciado manjar de una sabandija que lo despreciaba. Ella, Zoila, pintó de nuevo sus pupilas azuladas de un brillo incandescente o de esa chispa que lo impregna todo de esperanza, como un carrusel de feria repleto de risas infantiles girando a la velocidad de la luz, en medio de una multitud autómata.


Ahora todo era un mausoleo en penumbra, donde incontables recuerdos vagaban por la casa: sus llamadas, los viajes, la vida reclamando pequeños gestos, grandes sonrisas... acabaron por difuminarse en un inmisericorde lienzo existencial que lo había estrangulado como un grano molesto, arrancándole de cuajo sin contemplación.

Cansado de observar aquellas hojas amarillas agonizando entre las frías baldosas de su soledad, se dejó llevar hasta la cocina en pijama y con barba descuidada, apurando el primer cigarrillo de la mañana. Sus tripas reclamaban la taza de café caliente y unas tostadas de mermelada con mantequilla. Entonces la vió sentada observándole en silencio, enfundada en su jersey de nieve blanca, siguiendo con su iris de esperanza todos sus movimientos a fin de no perderse nada, descifrando antesalas vacías que nunca se atrevía a mostrarle. Rincones con telarañas que él intentaba disimular con torpeza, pero que ella iba adecentando con paciencia y bondad. Omnipresente visión, que le acompañaba desde el infausto accidente, cuando al conducir y en un descuido derrapó en una curva cerrada, abalanzándose sobre la mediana para dar tres vueltas de campana. ¡Cómo fue posible que una mirada de atención a un simple teléfono le hubiera cercenado el alma con tanta saña! ¡Si no hubiese estado pendiente del estúpido destello de su pantalla! ¿Por qué no fue él quien pagó tamaña insensatez?...

En un rincón del pasillo permanecía recubierta de polvo su bicicleta con la que correteaba por el monte a sus anchas, trepando cuestas y adentrándose por sinuosos caminos que avanzaban a través de sendas hasta lo más profundo de su interior, animada por su abnegado espíritu de superación. Algo que Silas le envidiaba, pero que Zoila conseguía convencerle de que asimismo él lo lograría. Sin embargo, era evidente que sus ilusiones también se habían fugado con ella al sueño eterno. De momento, cuando observaba su reflejo en el cristal no sabía quien era ni tampoco le importaba qué podía hacer ahora con su vida, porque la anterior, la de los incontables mimos y pausada cotidianidad estaba desbaratada por completo.

Miró con desdén la puerta del desván y se atrevió a descerrajar el oxidado cierre, tal vez debía haberlo hecho al poco del fallecimiento, pero nunca era tarde si encontraba el diario de Zoila. ¡Cómo era posible que no se decidiera antes! Quizás el miedo a descubrir secretos que le pudieran hundir todavía más en su desgracia. Ella siempre se había mostrado reacia a leérselo, prefería que él no se adentrara en aquellas arenas movedizas que podían devorarle, así le solía responder si él se mostraba curioso, por lo que optó por dejarla tranquila y dueña de su parcela íntima.

No obstante, había llegado ya el momento de averiguar qué misterio encerraba aquel diario, aunque primero tenía que encontrarlo.
Era temprano y disponía de luz natural durante bastantes horas para ir trasteando de un sitio a otro tantos cacharros inútiles y deteriorados. En un rincón yacía una vieja maleta junto a una mecedora que cojeaba al menor movimiento, un viejo baúl repleto de libros y cuentos, con cuadernos de dibujo y hojas sueltas pintarrajeadas. También había un armario con los cajones sueltos, casi a punto de caerse atestado de telarañas. Cajas de frutas repletas de juguetes pasados de moda, lámparas sin bombillas arrinconadas por el suelo, una máquina de coser Singer con su tapa de madera maciza, teléfonos con rueda de marcador, espejos deslucidos o picados... Infinidad de antiguallas esparcidas a su alrededor y de las que se pudo desembarazar a medida que iba desplazándolas de lugar.

La tormenta se volvió a desatar con tanta furia que los relámpagos deslumbraban con sus rayos hasta los más mínimos recovecos del cuartucho, que por fin dejaron asomar las tapas del diario de Emma... ¿Cómo? pero, si nunca supo de semejante cuaderno, ¿por qué justo ahora tenía que aparecer? ¿qué significado guardaba?... De forma incomprensible, allí había permanecido resguardado debajo de una mesa de escritorio frente a la ventana abuhardillada algo maltrecho, con una cubierta acharolada en tono púrpura y extraños símbolos coronados por tres plumas de plata, aquel pequeño librito se mostraba dócil y dispuesto a contarle sus secretos.

Al abrirlo solo encontró un párrafo legible: «Pronto habré partido, aunque no lo creas siempre supe que te dejaría antes que tú a mí, por eso no quería que leyeras mi diario ni las hojas, que de momento aún, permanecen invisibles hasta que alcances cierta madurez que te permita comprender su significado oculto. Recuerda que somos aquello que pensamos, no desprecies lo que te trajo a esta existencia, destruye tu desesperanza y pronto conocerás a la persona adecuada sin ir tú a su encuentro. Nunca dudes del poder que existe dentro de ti. Sé que lo conseguirás. Te amo».

Desconcertado y sin saber qué pensar, Silas se secó las lágrimas y se colocó frente a un espejo, lo que vió tras su espalda le dejó paralizado.

Continuará la próxima semana.
 
Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

 

diciembre 02, 2019

Accidente en los Alpes

diciembre 02, 2019 56 Comments

Queridos lectores y seguidores del blog, en esta ocasión os presento el relato con el que voy a concursar en la XVII EDICIÓN Y TERCERA TEMPORADA DEL TINTERO DE ORO (DICIEMBRE 2019) : EXTRAÑOS EN UN TREN de Patricia Highsmith. 

Dicho relato debe cumplir con al menos uno de estos requisitos:
  • Un relato policíaco o de género negro.
  • Un relato en el que se mencione con sentido la novela Extraños en un tren o la autora, Patricia Highsmith.
  • Un relato en el que la acción transcurra en un tren.
 - También debe tener una extensión de 900 palabras, como máximo.
El que que os comparto, cumple con todos estos requisitos y su extensión es de 899 palabras.

Y como dijo Pierre de Coubertin aplicado al deporte: «Lo importante no es ganar sino participar, porque lo esencial en la vida no es el éxito, sino esforzarse por conseguirlo».

Os dejo con su lectura, que deseo os haga pasar un buen rato y ya me contaréis cuales son vuestras impresiones al respecto.
Muchas gracias a todos.

El reloj marcaba 01:20 am, cuando Patricia Highsmith y su secretaria Gloria Lawless accedían, con sus respectivos equipajes de mano, al tren de Jungfraubahn en los Alpes suizos.
Un viaje fascinante, que alcanza su clímax al partir de dicha estación subterránea hasta salir a la superficie, serpenteando valles, conectando trenes cremallera, funiculares y estaciones de esquí.

Iban vestidas con abrigos de piel sintética hasta las rodillas y embozadas con bufandas de lana, guantes y boinas de fieltro, que les protegían la cabeza del aire gélido.
Patricia era una desconocida novelista, aunque ya había editado algunos libros con buena acogida entre el público. Su semblante era más bien serio, con una mirada penetrante; tenía una boca sensual de labios carnosos y una nariz griega.
Gloria lucía un rostro aniñado, de nariz pequeña, ojos azules intensos como un balcón al océano, también una linda boca de labios terciopelo y un encanto singular en todos sus movimientos, lo que hacían de ella una chica elegante y atractiva.

Subieron al vagón situado en la parte central. Una vez acomodadas, observaron, sin ningún asomo de disimulo, a los tres viajeros situados enfrente, reparando que aún quedaba un asiento vacío a su lado.
El pasajero situado delante de ellas estaba en el extremo lateral de la izquierda, junto a la ventanilla, lucía una barba blanca y brillantes ojos pequeños hundidos en la cima carnosa de sus mejillas, aparentaba mediana edad; leía absorto un periódico y llamaba la atención su grueso habano aferrándose a sus labios. A su lado, permanecía sentado un anciano con un traje moderno, gafas de cristales redondos, bigote bien cuidado, apoyado en un bastón de madera con una antigua empuñadura de oro. Su mujer, que le seguía en ese orden, era menuda, por su aspecto superaba los cincuenta, con una mirada pizpireta observaba cuanto acontecía.

Minutos después un joven se aproximó al asiento vacío. Se le veía muy educado, vestido con marca de ropa cara e impecablemente planchada. Con parsimonia, fue colocando sus enseres en el portaequipajes y a la vez excusándose por las molestias a sus compañeras, que lo contemplaban indiferentes.
 

Sobre la 01:30 am, el ferrocarril inició su marcha con un estruendoso pitido, luego el monótono traqueteo se mezcló con las ruidosas presentaciones...

—Me llamo, Edward Elric y soy un afamado jugador de baloncesto —declaró el más joven, esbozando una sonrisa cautivadora, capaz de infundirles total confianza y algo de ternura.

—Mi nombre es Nikolái Wrangel, almirante retirado. Me acompaña mi querida esposa, Irina Lenocov, piadosa dama de la nobleza rusa. Queremos conocer a nuestro nieto en Interlaken, al término del trayecto, pues desde su infancia perdimos todo contacto con sus padres —expresó el anciano presentando a su mujer, que lo miraba complacida apretándole la mano.

—Soy Giacomo Laporta, afamado empresario, supongo que habrán adivinado los motivos de mi viaje —irrumpió finalmente el único que aún guardaba silencio.

Tres cuartos de hora después, Gloria salió a estirar las piernas, detrás partió Edward hasta la cafetería. Viajar por estos paisajes alpinos estimulaba su talante de inquieto trotamundos, aunque resultaba sospechoso el grado de complicidad que les unía.
Se acomodaron en unos taburetes próximos a la barra, mientras un caballero corpulento recogió del suelo un pañuelo bordado con las iniciales N. W. que Edward dejó caer disimuladamente de su bolsillo; luego se dirigió al vagón donde permanecía el mafioso Giacomo Laporta, haciéndole una señal para seguirle.

Inmediatamente, las luces comenzaron a parpadear hasta quedar sumidos en una tenue oscuridad, sobresaltando a los ocupantes. Al poco se escuchó el chirrido insoportable de los frenos, después, las ventanillas quedaron sepultadas por la nieve.
Los gritos del revisor no se hicieron esperar: «Por favor abríguense y salgan con cuidado. Hemos sufrido una avería y procederemos a la evacuación. Les esperaré en la puerta...».

Aquello derivó en un gran alboroto con los vagones invadidos por una agravante semioscuridad, obligando a los viajeros a tropezar entre sí, dirigiéndose hacia la salida. El revisor se las ingeniaba ayudándoles a descender los peldaños hasta la espesa capa de nieve que cubría la tierra y doblaba las ramas de los árboles.
Unos gritos irrumpieron provenientes del interior: «¡Ayúdenme, alguien acaba de asesinar a mi marido!». La multitud más pendiente de la evacuación, que de auxiliar a Irina Lenocov, colapsaba la puerta, por lo que el revisor solo pudo enviarle ánimos y promesas de ayuda hasta concluir el desalojo. No obstante, algunos curiosos comentaban haber visto a dos hombres amenazando y pateando al matrimonio, aunque la insuficiente luz apenas les permitió identificarlos, por otra parte, no actuaron en su defensa porque temieron ser agredidos.
Mientras la multitud fue trasladada por helicópteros hasta el hotel más próximo, un médico y el revisor subieron y encontraron en el pasillo dos cadáveres, que luego, al registrar sus pasaportes, reconocieron como los condes de San Petersburgo: Nikolái Wrangel e Irina Lenocov.

El caso quedó archivado por falta de pruebas, hasta que un buen dia, Patricia acudió a su cita con el odontólogo, allí una foto de una revista, captó su atención: «¡no es posible, pero si es Gloria!, ¿qué hace vestida de novia junto a ese joven chiflado del tren?».
El titular decía: «Después de la muerte, en extrañas circunstancias del matrimonio y tras la celebración nupcial entre Alexey Wrangel (heredero al título legado por su padre) y Gloria Lawless, ambos se convertirán en los nuevos condes de San Petersburgo».


Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados