abril 12, 2021

# Relato de terror

De vuelta al pasado

 

Comienza la Cuarta Temporada del Concurso Literario El Tintero de Oro, en su XXVI Edición, correspondiente al mes de abril del presente año, homenajeando a Sherley Jackson, autora de la famosa novela de terror La Maldición de Hill House.

Espero que también os animéis a participar, para ello os incluyo los requisitos y mi propio relato.

 

REQUISITOS FORMALES:

  • Solo un relato por autor y blog. 
  • El relato debe publicarse en el blog del autor del 1 al 15 de abril de 2021 (ambos inclusive).
  • La extensión del relato no deberá superar las 900 palabras. 
  • Para participar, bastará con añadir el enlace a vuestro relato en los comentarios de la entrada que dé inicio a la convocatoria.
  • Tema: una terrorífica historia de fantasmas. 
  •  

Muchas gracias compañeros y amigos lectores, como es mi costumbre os devolveré gustosa vuestros comentarios. A continuación os invito a leer mi terrorífica historia.

 

          Un sino fatídico le apartó definitivamente del hogar familiar hasta un lugar remoto. Tuvieron que fallecer todos los miembros de la familia para que el encanto persuasivo de su mejor amiga de la infancia le animara a regresar.

     La primera visita fue al cementerio para depositar un ramo de flores sobre la lápida, aunque presintió que nunca se lo perdonaría.

     Después de acomodarse en casa de Nelsa, cenaron en un restaurante. Allí, establecieron una animada charla sobre la rumorología del vecindario. 

     —Supongo que desconoces que hay un nuevo inquilino en tu antigua vivienda familiar.

     —¿Te has tropezado con él? 

     —Varias veces, la última al salir de casa. Quizás se percató de mi presencia y me miró raro. A continuación, se transformó en un banco de niebla surgiendo del mar. Una visión perturbadora, como de alguien fuera del tiempo. 

     —¿Y luego? 

     —Se esfumó y me quedé titubeante. Todavía me pregunto si era joven o viejo, porque no llegué a darme cuenta de su cara, aunque tampoco importa, siempre calculamos la edad de forma relativa, o sin considerar el aquí y ahora del presente continuo.  

     —Hay personas que por su saludable aspecto disimulan el envejecimiento.  

    —Intuyo que él forma parte de la eternidad, por alguna extraña razón, quizás sea más evidente que en nosotros, aunque pertenezcamos también a ella, pero él se halla fuera de la ilusión temporal. 

     —Mi mente está condicionada por lo material y me cuesta asimilar semejante vivencia. 

     —Olvídalo, Rubén, quizás solo sea una estupidez mía.  

     —¿Y la casa? ¿Has observado algo inusual? 

     —Sí, permanece a oscuras cuando se escuchan las notas de un clarinete al que se une otro instrumento para marcar el ritmo; y al iluminarse las ventanas cesa la melodía. 

     Salieron del establecimiento, bajo las luces parpadeantes de las farolas, a la par que sus pasos culminaron en la fachada de la vivienda del hombre vaporoso. Él reparó en el brillo de unas manchas proyectándose sobre la acera que provenían de las ventanas. De pronto, Nelsa alargó la mano para sujetarle por el brazo. 

    —¡¿Oíste eso?! Suena un clarinete y ahora un bombo. Date cuenta, la casa permanece a oscuras...

     —¡No, no he oído nada!  

    Justo después de hablar, comenzó a oír la música socavada por los motores de los coches. La melodía reavivó infantiles recuerdos, hasta que cesó por completo y volvió la iluminación. Aguardaron un instante en frente de la vivienda, pero todo continuó invariable. Él pensó que quizás adolecían de una ingente imaginación. 

     —Mejor nos vamos a casa —murmuró rozándome la cara con sus tersos labios y aturdido me abalancé para abrazarla.

   

     A menudo, el anhelo de querer ver lo que el inconsciente desea, produce una falsa realidad y así Nelsa se instaló en una fantasía alimentada de su propio autoengaño, del cual hizo partícipe a Rubén, ya que la enigmática casa permanecía deshabitada y ninguno de los dos se había dado cuenta de ello. 

 

     No obstante, él decidió indagar más a fondo sobre los insólitos acontecimientos y su escurridizo inquilino.  

     Bajó a la calle en mitad de la noche, dirigiéndose hasta la vivienda.  

    Había recorrido unos metros cuando oyó unos golpecitos, aguzó el oído y escuchó el repiqueteo de un bastón contra el asfalto. Al voltearse no vio a nadie. Siguió andando y cuando estaba delante de la fachada se desplomó al sufrir un impacto en la nuca.  

     Al recuperar la conciencia, estaba echado en la cama. Se llevó la mano a la cabeza por el dolor y comprobó que tenía una hinchazón. Sobre la mesita de noche, inesperadamente, había un Geyperman.

 

    Con la llegada del buen tiempo vio colgado del balcón un cartel de «se alquila», lo que le animó a realizar los trámites. Finalizadas las tareas de limpieza, que supusieron un tiempo extra para erradicar el olor mugriento y pegajoso que impregnaba el interior, procedió a la mudanza de los muebles y enseres que acababa de comprar para la ocasión.  

    La suerte le asistía, pues en cierto modo se notaba satisfecho al resultar vencedor de una desleal contienda, lo que le facilitó el protagonismo que se le había negado.

    Repantingado en un amplio diván de terciopelo rojo situado frente a la chimenea de la biblioteca, repleta de leña abrasadora, presenció algo sobrecogedor cuando sin causa explícita el fuego se apagó y la oscuridad desplegó sus alas de cuervo como un lúgubre sudario, al mismo tiempo que un hedor putrefacto se adueñó del espacio. Los latidos del corazón estremecían su cabeza y una fuerte sacudida le lanzó al suelo. 

   Un escuadrón de criaturas infernales surgidas de la oscuridad hacia los rescoldos enfurecidos inició una danza macabra. No pudo reprimir un grito de espanto al observar al señor niebla emanando una luz amarilla y mortífera que ascendía hasta adoptar un colosal contorno humano: mitad bestia y mitad hombre, del que asomaba una mirada perversa, con la cabeza cornuda y rugosa que se enroscaba abominablemente a través de la chimenea. Entonces, tuvo unos segundos de lucidez para asistir a la fabulosa mutación del ser endemoniado, que no era otro que su hermano muerto, balbuceando palabras inteligibles a la vez que intentaba descuartizarle con su abyecta rabia.                              

    Espantado, suplicó que le perdonara, dado que siempre fue el blanco de sus maldades hasta que se hartó y cometió el fratricidio.

   Cerró los ojos y sintió un terrible crujido en la espalda, los brazos se estrujaban contra el suelo tratando de desaparecer con su agónico suspiro.


Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

 


49 comentarios:

  1. ¡Diablos, Estrella! Esa primera imagen infernal del hermano me hizo acordar a la imagen del Diablo de las cartas del Tarot. ¿Es el Demonio de la culpa o es el Demonio no más? Tremebunda historia.
    Disculpa mi ignorancia, ¿qué es un Geyperman?
    Además quería avisarte que hay algún cambio de narrador en medio de la historia. No sé si lo has hecho ex-profeso. Es cuando el personaje abraza a su amiga y pasamos de una narración en tercera persona a una en primera persona.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de un inciso con cambio de narrador adrede dentro del diálogo para expresar la relación más que amistosa entre ambos personajes.
      Me alegro que hayas puesto atención en ese detalle y espero que este cambio ayude a comprender mejor el relato.
      En cuanto al Geyperman, se trata de un muñeco del estilo del Madelman fabricado en España en 1975.
      Aquí te anoto el enlace con la información:

      https://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_P%C3%A9rez_S%C3%A1nchez

      Muchas gracias, Juana y un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Hola, buen relato de horror, con momentos escalofriantes. Suerte en el Tintero. Saludos...

    ResponderEliminar
  3. Una venganza, nada peor que el odio de un ser tan cercano como un hermano. El ambiente que haz propuesto para el relato y los demonios que despiertan producen bastante terror. ¿Como escapar a la furia de un espectro?

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola mi queridísima y entrañable trasta! Escalofriante y aterrador relato nos has dejado en esta historia donde la venganza llega de ultratumba. Poco imaginaba el protagonista que no sólo no le perdonaría sino que acabaría sus días en manos de su hermano al que él mismo dio muerte.
    Has elaborado magistralmente una atmósfera de terror en la que la tensión se ha mantenido de principio a fin. La escena demoníaca surgida de las llamas de la chimenea me ha impactado, no sé si podré dormir esta noche pensando en el desenlace.
    Una vez más te felicito por ese gran don que tienes para escribir sobre cualquier género y registro. Gracias siempre por el regalo de tus geniales letras mi querida Estrella.
    Te dejo un abrazo inmenso con todo mi cariño y admiración que envuelva tu hermoso Ser y un cargamento bien repleto de besos cósmicos cubiertos de polvo de estrellas desde todos los puntos de mi universo.
    GRACIAS SIEMPRE mi querida y adorada trasta.

    ResponderEliminar
  5. Mi apreciada Estrella!
    Confieso que no soy fan de este tipo de relatos, al igual que tampoco soy fan de las películas de terror... me he sentido abrumadora,congojida y con un nudo en el pecho de principio a fin... sintiéndolo y viviéndolo en mis propias carnes.Si te digo que me dió miedo, sería mentirte,lo que me dió fué, verdadero terror,si esta experiencia me sucede a mi,te juro que muero en el intento de escapar.

    Siempre es un honor y un placer viajar a través de tus letras, aunque esta vez haya sido con congoja.
    Te dejo mil cariños y te deseo mucha suerte y muy, muy feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Un relato lleno de oscuridad e intriga en el que se mezclan la realidad y lo que se encuentra más allá de ella ¿Será que nuestra mente hay veces que nos juega malas pasadas? Yo, desde luego, estaría aterrorizada al ver figuras sin rostro y nieblas extrañas.
    Perfectamente recreado, Estrella. Te deseo mucha suerte en esta edición de El Tintero de Oro.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. He vuelto, qué despiste el mío! Te deseo el mejor puesto en el concurso,preciosa!!!
    Más abrazos y todos los besos del mundo mundial!!!

    ResponderEliminar
  8. Buena aportación al próximo Tintero, Estrella. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. La venganza se sirve fría, en este caso nunca mejor dicho. Es impresionante como desde un principio va ascendiendo el grado de tensión y terror. Además, he vuelto a leerlo con la música ambiental. Me ha encantado tu relato, Estrella.

    ResponderEliminar
  10. Tremendo, Estrella. Una historia de odio y venganza llevada al terreno de lo sobrenatural muy bien construida. Fantástico el ambiente y el clima de miedo y de tensión. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  11. Volver al pasado y a lo que en él sucedió cuando lo que que acaeció fue trágico, ha resultado fatal para el protagonista que no deja de ser un Caín contra un Abel convertido en ser demoníaco en busca de venganza. pero tras la consumación de esta ¿Que le queda al justiciero?
    Un buen desarrollo de la trama argumental. La música te pone en situación, ya lo creo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Estrella. Aterrador y escalofriante la historia que nos presentas con ese hermano asesinado convertido en demonio y que se venga de su asesino. Al principio, parecía un fantasma amable e inofensivo lo que habitada la casa encantada, y resulta que aquella albergaba un auténtico infierno. Construyes, así, un relato singular que sorprende y espanta con escenas tremendas como esa transformación en demonio. En todo caso, parece que el hermano asesinado tampoco había llevado una existencia ejemplar.
    Mucha Suerte en El Tintero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Estrella. Ante todo permíteme que destaque con nostalgia la mención al Geyperman, que para quienes hemos vivido esa época nos trae recuerdos de la misma ¿Qué niño no tenía un Geyperman en su casa? Supongo que la aparición del muñeco es una referencia al hermano asesinado, asi como la música que se escucha cuando las luces están apagadas. La historia se va complicando según avanza, transformando la aparición de ese hombre misterioso e inmaterial de aspecto inofensivo en un demonio que busca materializar su venganza. Un relato oscuro y lleno de misterio. Suerte en el Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Estrella,
    El sentimiento de culpa me parece un buen punto de partido para provocar y despertar el miedo. En tu relato has sabido mantener ese demonio oculto hasta el final, lo que llena de suspense la historia que por cierto, está escrita de forma magistral.
    Me ha hecho mucha gracia lo del Geyperman. De pequeña, cuando mi hermano jugaba con ellos, siempre me pregunté por qué tenían esa cara que a mi me parecía siniestra, con aquella medio sonrisa rígida que a mi me parecía de todo menos atractiva. En fin, que me ha gustado mucho tu relato Estrella. ¡Enhorabuena!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Muy buen relato como nos tienes acostumbrados. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, Estrella, por participar con este relato en el homenaje dedicado a Shirley Jackson y La maldición de Hill House. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
  17. El clarinete, Estrella, es el instrumento de viento que más separados tiene los armónicos en su sonido. Eso le da la virtud y consecuéncia de un sonido claro y limpio, de ahí su nombre, a la par que un registro tan extenso (el mayor en instrumentos de madera) que puede llevarte desde el cielo hasta el mismísimo averno. Me ha encantado que mi instrumento haya sido parte de tu magnífico relato.
    Supongo que el Geyperman es del hermano, una imagen de el eterno toma y daca de hermanos con un toque de humor y terror al mismo tiempo.
    Percibo el relato escrito en dos partes en el que has estado jugando al despiste todo el rato, pero que el primer párrafo es revelador y ayuda a redondear la historia. Ese juego de narradores, contrastando el omnisciente con el de los personajes, es fantástico, nunca sabes si lo del fantasma es sugestión o no, ya que al principio lo vemos, aunque a través del personaje, y luego lo oímos, pero se nos desmiente y da a conocer tal sugestión, hasta que el final vuelve del averno.
    Un relato muy trabajado y tremendamente escrito, con tu bagaje de frases laaaargas con cortas y esos diálogos que no necesitan acotaciones de narrador metiendo la cuchara y narices. A destacar es el elemento de terror. No sería aconsejable leer esta historia a la luz de una vela ni con Benny Goodman de fondo, XD (eso último es broma)
    Te felicito, Estrella, este relato aterrador y construido de forma magistral.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Hola, Estrella. Como siempre nos regalas un relato bien trabado y escrito que denota tu buen oficio. Has transmitido un drama psicológico de manera que nos metes en la mente del hermano y descubres sus miedos y demonios. Esto de volver al pasado tiene sus riesgos como queda demostrado.
    Hay un apunte que te hace Juana al que le das una explicación que no termino de verla. Si todo el relato está contado en tercera persona, no parece justificado el cambio a primera persona por destacar una relación más cercana. Otra observación, si me la permites, es que me ha parecido que hay excesiva adjetivación en el relato, recurso al que es comprensible acudir cuando se quiere expresar mucho en poco espacio.
    Como siempre ha sido un placer leerte y aprender. Suerte en las votaciones. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Respeto mucho tu punto de vista sobre el apunte de Juana y creí haberlo aclarado al contestarle a ella, pero como sé que me lo dices porque no terminas de captar la idea, pues te sugiero que leas el primer párrafo y este inciso complementario que SUGIERE más que expresa que hubo una relación más que amistosa entre estos dos personajes, pero el hermano malvado se cruzó en su camino para impedírselo, lo cual obligó al protagonista a asesinarlo.
      Creo que he destripado más de la cuenta el relato, pero así lo comprenderás todo mucho mejor. Y ese "juego" de cambio de narrador me venía estupendamente para sintetizarlo por ese número limitado de palabras.
      Mil gracias por la atención con la que lo has leído y comentado.
      Un abrazo, Isan.

      Eliminar
  19. Seguro que tendrás una buena puntuación en el tintero.
    Un relato de terror que me ha puesto el bello de punta con tu forma de crear sin igual.
    Buen homenaje a la maldición de Hill House.

    Un abrazo y feliz día Estrella.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Estrella
    ¡Aaaah! Totalmente perturbador, escalofriante. Es impresionante esa venganza retorcida y aterradora, un relato de este nivel, me deja helada. Como siempre juegas con las mentes de tus lectores y nos sumerge en el lado más oscuro de este fratricidio. Admiro una vez mas la habilidad de tu escritura.
    Abrazo


    ResponderEliminar
  21. Un relato bien estructurado con frases precisas para aumentar el terror de ultratumba, gracias por compartirnos tu gran habilidad para desarrollar historias como esta que más allá de todo, se disfruta su lectura. Un abrazo Estrella

    ResponderEliminar
  22. Te extraño mi reina poco se de vos solo cuando vengo y te leo
    Los dias son largos con la pandemia. Yo bien tocando el cielo Un abrazo siempre

    ResponderEliminar
  23. me gustaria participar pero todo es muy largo con uds
    me recuerdan a las clases de filosofía y letras que tomaba
    cuando tenia 18 años

    ResponderEliminar
  24. Hola, Estrella. Creo que es el único relato que he leído hasta ahora que goza de una banda sonora que pone los pelos de punta. Creo que es un acierto usar ese recurso en las descripciones para aumentar la fuerza del ambiente que tan bien has creado para tu relato de terror. Un fantasma que busca venganza, y al cual el tiempo transcurrido no le supone impedimento para conseguirlo. Al final la chica se queda compuesta y sin novio en este relato que da repelús.

    Me ha gustado la historia.

    Suerte en el tintero, un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola hola Estrella, ya lo sé, llego tarde y está dicho casi todo, así que no insisto en lo mismo. Por supuesto, entra de lleno dentro del género propuesto por el maestro David.
    Es un trabajo elaborado con la dificultad del que supone organizar temporalmente los acontecimientos para viajar hacia el pasado. Un “flashback” en toda regla.
    Quizás convendría limpiar algo el relato de las terminaciones en “ante y ente”, (algunas muy cercanas), vale la pena porque es un relato extraordinario, o sea, fuera de lo ordinario, como tiene que ser cuando se habla de experiencias sensoriales o fantasmales.
    Fíjate que las palabras que utilizas, con buen criterio, ayuda a generar inquietud y miedo, y entre ellas te nombro algunas: “sino fatídico – visión perturbadora -mirada perversa– danza macabra – terrible crujido – abyecta rabia, agónico suspiro, etc…
    Lo del Geyperman, impagable, yo los prefería a las flacuchas Nancys 😊
    Me ha parecido muy oportuna la melodía como elemento evocador y detonante poderosísimo de recuerdos.

    No hay registro que se te resista, Estrella. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  26. ¡Ahhh! Leí en un asegunda vuelta el relato con el vídeo, y ¡uf de los ufs! Menos mal que es de día.

    ResponderEliminar
  27. Hola Estrella. La venganza por un fraticidio cometido, muy buena base para un relato de fantasmas. Me ha gustado el detalle del Geyperman, aunque no entiendo cómo el protagonista, conocedor de primera mano como era de lo acontecido en la casa, se atrevió a alquilarla. ¿Buscaba una forma de expiar su pecado?
    Te deseo mucha suerte en el concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola, Estrella. Has logrado crear una buena historia, bien ambientada y con el fratricidio y la venganza como hilo conductor. Un relato digno para el concurso, sin duda. Mucha suerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Escalofriante relato amiga Estrella. La venganza llego desde ultratumba y aveces así sucede. Misterioso pero me gusto leerlo. Suerte amiga. Saludos y abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Llego muy tarde, y es que esta temporada apenas dispongo de tiempo para leeros (ni siquiera contestaros a vuestros comentarios), ... a pesar de ello he leído con atención tu propuesta para esta edición del tintero de oro y te felicito, no es fácil hacer un flashback, creando además ese clima de terror que se pedía como condición. Muy buena aportación Estrella.

    ResponderEliminar
  31. Hola Estrella, el inicio del relato nos crea curiosidad y la vuelta al lugar de origen nos pone al acecho de una próxima revelación. Lo que no me esperaba era que esa vuelta al pasado tuviera tanta carga de culpa y falta de perdón, hasta el punto de dejar volar la imaginación y hacer de la fantasía una realidad tan palpable, espeluznante y vengativa, que nos mantuviera en vilo.

    Un relato con moraleja querida, "si no eres capaz de enfrentar los demonios del pasado, nunca regreses a el, y menos al lugar donde ocurrieron los hechos, pues tus propios demonios te pueden matar".

    Te dejo un abrazo querida.

    ResponderEliminar
  32. ¡Hola, Estrella! Un buen suspense que me ha mantenido atenta. Las venganzas de los muertos son terroríficas y ponen los pelos de punta.
    Como siempre un estupendo relato y un placer leerte.
    Un fuerte abrazo y mucha suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  33. Que terrible historia de hermanos, llenos de odio hasta el más allá llega su venganza. Siempre dejando grandes lecciones en tus escritos. Saludos cordiales desde Venezuela

    ResponderEliminar
  34. Hola, Estrella. Está visto que más tarde o temprano no nos libramos de la venganza, sobre todo si el vengador es seguidor del maligno. Para mi Nelsa es el personaje clave, nexo de unión y el cebo apropiado para atar viejos cabos sueltos. No sabemos si su implicación es inocente o no tanto; así mucho mejor para crear mayor inquietud en la historia. Saludos y suerte.

    ResponderEliminar
  35. Hola Estrella, una venganza de ultratumba, en una atmósfera que primero juega al despiste y luego deja clara la historia en ese aterrador final, un gran relato, lo he disfrutado, tanto por su trama, como por tu forma de tratarlo, un gran abrazo, saludos y suerte en el tintero¡¡

    ResponderEliminar
  36. Hay venganzas y venganzas y esta como se suele decir se sirve muy fría de esas que dan escalofríos. En los primeros párrafos todo es normal, la intriga va subiendo y llega a ahogar el lector. Tu personaje Nelsa lleva todo el peso de lo que sucede.
    Dentro de todo el terror que suscita tu relato el colocar al muñeco Geyperman como objeto presente en la escena tiene su punto de gracia, aunque por lo poco que recuerdo a ese muñeco tenía unos ojos como de alucinado.
    Un abrazo Estrella y suerte en el concurso
    Puri

    ResponderEliminar
  37. ¿Cómo va todo mi querida escritora? Vine a verte y charlar un ratito
    Espero que tus ganas se hayan cumplido
    besitos

    ResponderEliminar
  38. ¡Wow! Tremenda historia. Me ha tenido en tensión de principio a fin. El detalle curioso del !Geyperman! que vive en tu relato haciendo de las suyas como "el señor de la niebla".
    Con el recurso de los diálogos, que se hacen muy amenos, agilizas el ritmo narrativo, quedan construidos los tres personajes y se palpa la tensión en el ambiente, lo que nos va poniendo en situación.
    En la parte descriptiva nos dejas con el alma encogida. Creo que el gran valor del texto está en esa parte donde la venganza se cobra su presa. He llegado a oír y sentir ese crujido al romper la espalda. ¡Qué horror!

    ¡Felicidades, Estrella y suerte en el Tintero!

    ResponderEliminar
  39. Cuento a realidad...a veces hay tantas similitudes ,como seres incapaces de amar efectivamente a sus mismos hermanos, que se podría esperar al resto.
    Ya vemos como terminan las venganzas.

    Un cuento que da yuyo...espero te vaya muy bien.



    Estés bien.

    ResponderEliminar
  40. Me gusta venir a tu blog, aunque muchas veces no comente, me gusta leer tus historias.
    Hoy vengo también a invitarte a la "Feria del libro on blog 2021" que se va a celebrar en mi blog "Dama de agua". Te esperamos.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  41. Con esa aparición monstruosa, si no le da un ataque al corazón, entonces mínimo se caga en los pantalones. Y sigue siendo una venganza satisfactoria.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Madre mía, el final desvelando el fraticidio no me lo esperaba, la verdad, y da mucho, mucho miedo. Terrible historia familiar y enorme venganza. Buen relato.
    ¡Salud y suerte para El Tintero!

    ResponderEliminar
  43. Terrorífico final engullido por el espíritu que enciende sus demonios internos.
    Un escalofrío...

    Muy bueno, Estrella.

    ResponderEliminar
  44. Buena aportación al tintero. Esa mezcla de la realidad con lo fantasmal crea una atmósfera tensa que envuelve todo el relato. Te mantiene alerta. El final, con la aparición del hermano, es la guinda que le faltaba. Suerte con el relato.
    Saludos
















    ResponderEliminar
  45. Hola, Estrella! Haces un gran trabajo generando expectativas cada vez más tremendas mediante el diálogo entre los amigos. Luego nos sitúas en un ambiente estremecedor que no solo se sostiene por un fantasma o demonio sino que se potencia por la misma culpa del protagonista. Me gustó mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  46. Mi querida estaba esperando otro cuento otra historia rebelada
    de lo mucho que eres
    de lo poco de la nada
    De tu genialidad conciente de ser amada
    mil abrazos te dejo huellas para que me camines

    ResponderEliminar

Mil gracias, queridos amigos y lectores de mi blog, por hacer un pequeño descanso y apreciar la lectura de mis textos.
Os quedo eternamente agradecida e intentaré devolveros la huella.
Estrella Amaranto.