abril 28, 2021

# Relato de aventura

El mito del escritor aviador


fotomontaje de Estrella Amaranto
fotomontaje de Estrella Amaranto

Queridos amigos y compañeros: 

Vuelvo a compartir con vosotros un nuevo relato con el que participé en el reto de Café Literautas de Escritura Creativa #15 de marzo de 2021 «El camino».

Requisitos:

  • Escribe una historia inspirada en la frase elegida del mes: «Caminando en línea recta, no puede uno llegar muy lejos». El Principito
  • Como título: el que tú elijas.
  • La frase con la cita de El Principito debe ser la que encabece el relato.  
  • El texto no puede exceder de las 750 palabras.

Y como reto opcional, basa tu historia como una "aventura".

Al final me decanté por estructurarlo en dos partes, incluyendo una introducción con unas notas biográgicas de Saint-Exupéry, así como el misterio que rodea su fallecimiento durante una misión de reconocimiento en plena Segunda Guerra Mundial, partiendo la mañana del 31 de julio de 1944 en un avión Lightning P38 pero sin regresar a la base... y dejando una nota en su escritorio bastante enigmática. Y para la segunda parte entro de lleno con el protagonista y narrador en primera persona, es decir, el propio Antoine de Saint-Exupéry, que interpreta su propio papel de escritor alternándolo con su famoso personaje: El Principito y sus reflexivas enseñanzas.

Agradezco públicamente a los compañeros de C. L. por su desinteresada ayuda a la hora de ofrecerme amablemente sus interesantes observaciones, como Isabel Caballero, Pepe Espí Alcaraz e Isán, habituales contertulios de este blog, junto a otros habituales de dicha web.
Deseo que disfrutéis de la lectura y muchas gracias por vuestras atentas visitas y comentarios.


           «Caminando en línea recta, no puede uno llegar muy lejos». El Principito

     Hola, me llamo Antoine de Saint-Exupéry, no hace mucho que soy un escritor famoso, pero antes os contaré cómo me he convertido en un mito.

    Volaba con un avión Lightning P-38, con el que había despegado aquella mañana del aeródromo de Bastia, en la isla de Córcega, para efectuar un servicio que conllevaba el reconocimiento y fotografías de las defensas alemanas, como una fase previa al desembarco aliado en la región de La Provenza.
     Teniendo en cuenta que me gustaba escribir, tanto como pilotar aviones, he logrado que mi efímera existencia sea una enigmática leyenda, una vez que ha sido divulgada a través de la historia de la literatura.
     Mi vida ha sido una gran aventura, como también lo podéis deducir de mis obras y de la forma en que se agotó la arena del reloj de mis días.
     ¿Qué sucedió aquel 31 de julio de 1944, a las 13.30, cuando el P38 desapareció de los radares del cuartel general norteamericano? ¿Algún avión nazi localizó mi vuelo y logró precipitarme al vacío?, ¿sufrí una avería mecánica?, ¿tuve un accidente o algo en mi vida iba mal y lo disimulé con un suicidio?, porque ¿qué sentido tuvo, dejar antes de salir hacia mi última misión una nota que decía: «Si me derriban no extrañaré nada. El hormiguero del futuro me asusta y odio su virtud robótica. Nací para jardinero. Me despido, Antoine de Saint-Exupéry»?
     Tampoco revelaré si fingí mi muerte y me trasladé a vivir a un lugar desconocido, donde nadie podía localizarme. Estoy al corriente de que en 1998 un pescador encontró una pulsera con mi nombre y una pieza con la inscripción de cuatro cifras, 2734, que corresponden a la matrícula militar del avión con el que supuestamente me estrellé.

     Ahora os explicaré lo que sucedió cuando una mañana de abril me encontré con André Gide, un colega al que a partir de ahora llamaré cariñosamente el Turco. Le propuse realizar juntos una extraordinaria e ignota aventura aérea, de ahí que no figure en ninguna de mis biografías, pero a vosotros, apreciados lectores, no deseo privaros de conocer lo sucedido...

     Semejante proposición fue la de viajar en mi avión en una de mis travesías aéreas, algo que aceptó de inmediato, pues estaba ansioso por mantenerse, durante un tiempo, alejado de Paris.
Tomé rumbo hacia un archipiélago situado en el golfo de Panamá, concretamente a la Isla del Rey.
     Al descender del avión nos topamos con un lugareño, decía llamarse El hombre de las estrellas, un individuo serio y de negocios dedicado a realizar el cómputo diario de tales cuerpos celestres, de los que se consideraba su dueño y debía administrarlos.
En el ambiente flotaba una vocecita infantil que trataba de imitar al niño interior que se agazapaba entre mis incipientes canas, repitiendo una y otra vez: «Es divertido, incluso bastante poético. Pero no es muy serio».

     —No haga caso al niño insolente. El Principito se aburre y no sabe como imponer su autoridad en la isla.
     —¿Pero, no es un rey quien gobierna la isla? —ironicé en tono enfático.
     —¡Paparruchas! ¡Este tipo es un lunático! —refunfuñó el Turco, tratando de desviar la conversación.
     —Usted es el lunático porque se mira en el espejo y solo ve lo que está en su interior.
     —¡Cojonudo! En realidad, es un filósofo y merece tus disculpas.
     —¡Basta! No soy filósofo, soy un profesional.
     —Por cierto, ¿dónde podemos encontrar al Principito?
     —Sigan el camino del corazón y les conducirá hasta la cima de una montaña donde habita con su padre en un castillo.

    Nos despedimos haciéndole una reverencia y continuamos la senda hacia la montaña, divisando a lo lejos al Principito. Ignorábamos su intensa mirada con la frente fruncida, solo veíamos una larga bufanda, ondeando en el viento como una bandera.
    Sorprendidos por una fuerte tormenta, no desistimos en el empeño, porque «Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer», y con esta decisión afrontamos una implacable batalla de truenos y relámpagos, a través de empinados escalones hacia la cúspide, calándonos hasta los tuétanos.

     —¿Qué os ha traído aquí?
    —Vivir la aventura más impresionante y conoceros sin duda es algo extraordinario —alardeó el Turco.
    —¿Qué significa extraordinario para vosotros?
    —Lo ignorado —respondió mi amigo.
    —Lo esencial —maticé en mi papel de adulto.
    —¡La flor perfumaba e iluminaba mi vida y jamás debí huir de allí! ¡No supe adivinar la ternura que ocultaban sus pobres astucias! ¡Son tan contradictorias las flores! Pero yo era demasiado joven para saber amarla —aseveró El Principito.


Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

 

29 comentarios:

  1. Que maravilloso relato enmarcado el esa joya de la literatura que es "El Principito" y con ese gran personaje que es Antoine de Saint Exupéry, muy tierno y con grandes reflexiones entre líneas, me han acariciado tus letras, te envío un fuerte abrazo querida Estrella. Felicitaciones

    ResponderEliminar
  2. Mi querida amiga Estrella, qué hermoso relato nos regalas una vez más. No se puede elegir mejor y más maravilloso personaje que "El Principito" con sus sabias reflexiones con las que ha pasado a formar parte de la Literatura Universal pienso yo. ¿Quién no tiene un ejemplar en un lugar de honor de su corazón?
    La aventura elaborada es preciosa, transmitiéndonos también sabias reflexiones. Un enorme placer la lectura mi querida trasta. No puedo dejar (ni quiero hacerlo) de felicitarte por tu siempre buen y bien saber hacer. Gracias infinitas por estos regalos de maravillosa lectura con los que me haces pasar un rato de disfrute total.
    Te dejo un abrazo inmenso con todo mi cariño, gratitud y admiración y un cargamento repleto de besos galácticos desde todos los puntos de mi universo. ¡¡¡GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Me ha parecido genial que comenzaras la primera parte con la biografía del autor, Antoine de Saint-Exupéry!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, Estrella
    Es un precioso texto, admiro mucho tu ingenio para crear toda una variedad de textos. Y vaya si valió la pena aceptar la invitación para hacer esa travesía y conocer al principito. Me encantan los diálogos y las escenas, muy originales.
    Un abrazo!


    ResponderEliminar
  5. Hola, Estrella! Muchas gracias de nuevo por la mención. La verdad es que esa edición de CL me encantó y tu relato fue de los que más me gustó. Tiene de todo, historia con su parte de veracidad de leyenda y fantasía con mayúsculas. Ese final y lo que esconde es magnífico. La flor del principito y la reflexión de un principito mayor dotado de eso que da la edad pero que a la vez añora no tenerlo.
    Este mes me ha sido imposible participar, se me ha secado la neurona, a ver si el siguiente puedo. Esperaré que compartas la edición de este mes por aquí mientras.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Amiga Estrella, muy emocionante y bello relato el de hoy, leerte siempre es lindo. Saludos y abrazo a la distancia amiga.

    ResponderEliminar
  7. Una preciosidad de relato. El Principito es uno de los personajes más tiernos de la literatura y si a eso unimos el final un tanto enigmático del autor, adobado con ese hallazgo, más enigmático aún, de finales de los noventa, la leyenda está servida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Si ya me gustaba "El Principito", hoy me gusta más. Éste es de los libros en los que, cada vez que releo, encuentro un detalle, una línea, una frase que se me descubre como nueva. Así que, si cada vez me ofrece un descubrimiento, hoy basado en él, he podido saber algo "más allá de sus páginas". Un millón de Gracias, Estrella.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  9. ¿COMO TE SIENTES CON ESTA ENTRADA?

    Te hago esta pregunta porque no siempre nos sentimos bien después de cada uno de nuestros textos. O nos sentimos felices completas con la entrada. Si bien no me critico, trato de superarme de ser lo que quiero ser cuando escribo. Cuéntame de tí, eso es importante para mí . No las reglas que hay que seguir para que el texto sea grandioso.
    Un abrazo enorme
    Always
    Mucha

    ResponderEliminar
  10. Hola, Estrella. Me ha encantado este cuento basado en El principito. Es como un cuento dentro de otro y lo has sabido gestionar maravillosamente. Felicidades.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, Estrella! Un fantástico relato, en el que además has sabido acercarte al estilo del autor en El principito. El halo de misterio del autor es algo irresistible y has sabido sacar partido literario a esa circunstancia de que desapareciera en aquel vuelo, llevándonos a pensar si su destino no sería el mismo que el del aviador que encuentra al principito. Una lectura atrapante y fascinante. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Que fantástico Estrella.
    Me has transportado por los aires sin cerrar mis ojos ni mover mis alas.
    Gracias
    Saludosbuhos! !!

    ResponderEliminar
  13. Estrella, siempre se aprende contigo mujer, me encantó ese halo de misterio y de dudas, de búsqueda interior de razones y certidumbres, de vacíos y ausencias, de la revelación de nuestra esencia y sus dones...

    Te felicito por cómo nos instruyes e introduces en ese mundo fascinante de la realidad y la imaginación.

    Te dejo mis mejores deseos para el disfrute de este mes, y un fuerte abrazo querida.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola, Estrella! Un relato cautivador e intrigante que con gusto me he vuelto a sumergir y del que no solo he sacado entretenimiento, también he descubierto algo nuevo.
    Siempre es un placer leerte.
    Un fuerte abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Es de esas historias que dejan un poso en el corazón, huella en la vida con enseñanzas que parecen diseñadas a la medida de cada cual.
    Muy bien traída tu historia hilada con la original. misterio y leyenda entorno al autor.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Un buen libro que leí de niña y lo descubrí ya de mayor es una jornada literaria. Tu relato espectacular como siempre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Una vez leído tu texto me invita a leer de nuevo al Principito .
    Te felicito por como desarrollaste toda historia y por los diálogos.Ese toque de intriga es muy bueno
    Un abrazo Estrella
    Puri

    ResponderEliminar
  18. Precioso relato de uno de mis libros favoritos, El Principito.
    Me encantó la lectura, Estrellita.
    Te dejo un abrazo enorme.
    Y besos, muchos.

    ResponderEliminar
  19. Genial relato! Esas dos partes casan perfectamente y forman un todo maravilloso.
    Mi más sincera enhorabuena, Estrella!

    ResponderEliminar
  20. Bien enlazada la realidad con la ficción. Me ha gustado la composición de este relato. Decirte que me encanta "el principito" es un libro que todos los años releemos en el cole, con grupos diferentes y las interpretaciones son igualmente distintas. Buena idea recuperar un relato ya publicado, los comentarios serán, sin duda otros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Hola Estrella querida, otra vez retornando,
    y visitando a los amigos poetas, que lindo
    lo que escogiste, me trajiste recuerdos de
    mi Madre, ella le encantaba el Principito y
    siempre me lo contaba y cada vez era mas bonito,
    gracias mi amiga por traerlo por aquí, te cuidas mucho.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  22. Estas bien?
    hace mucho que no escribes
    Ty luz es maravillosa Un abrazo desde la felicidad de las vacunas airosas

    ResponderEliminar
  23. Fantástico relato, querida Estrella. Primero ese suspense de no saber qué pasó, y luego ese despliegue de imaginación en la que unas cuantas frases son de guardar. Ese; "sigan el camino del corazón", ciertamente, para alcanzar las metas y subir hasta la cima el corazón es el mejor guía. Escuchar a nuestro ser interior, ese niñ@ que solemos tener dormido y que nos puede abrir la mente para lucir la mejor versión que tenemos.
    Unos diálogos entrañables, tu relato está revestido con un halo de misterio y sabias reflexiones. Mis felicitaciones sinceras. Me encantó leerte.
    Gracias por subirlo aquí.

    Se te extraña, amiga.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Estrella. Yo también te extraño, aunque solo nos conozcamos virtualmente. Te envío, también, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Estrella. Me he acercado por aquí porque hace tiempo que no sabía nada de ti, de tus brillantes escritos y tus magníficos comentarios. Me encuentro con que otros también te extrañan y es que es normal sentir tu ausencia. Espero que el motivo sea porque estás en plena producción literaria que te impide participar en otros foros. En cualquier caso te mando un abrazo de amigo.

    ResponderEliminar

Mil gracias, queridos amigos y lectores de mi blog, por hacer un pequeño descanso y apreciar la lectura de mis textos.
Os quedo eternamente agradecida e intentaré devolveros la huella.
Estrella Amaranto.