¡B I E N V E N I D O S!. . . M U C H A S__G R A C I A S__P O R__E N R I Q U E C E R__M I S__T E X T O S__C O N__V U E S T R O S__C O M E N T A R I O S__I N T E N T A R É__L O__A N T E S__P O S I B L E__V I S I T A R O S__P A R A __D E J A R O S__T A M B I É N__M I__H U E L L A

abril 29, 2016

Las Tres Guardianas del Tesoro Pirata

abril 29, 2016 32 Comments
Concurso de relatos de El Círculo de Escritores "PIRATAS, ¡al abordaje!"


Llevábamos casi dos meses navegando cuando un atardecer vimos algo totalmente inesperado, una enorme embarcación aparejada por completo que se nos aproximaba a nuestra aleta de babor. El viento hinchaba sus velas, mientras el oleaje la alzaba como a un gigante de madera. Navegaba a varios nudos por hora y en la popa lucía una espectacular sirena de bronce que parecía real. Al fijar la vista nos dimos cuenta que nos hacía señales, lo cual nos dejó completamente perplejas, pues pensamos que otros barcos también la habrían divisado, pero que ninguno todavía se había decidido a aproximarse a su eslora.

A las cuatro en punto de la madrugada, el contramaestre nos trajo una sorprendente noticia, un marinero de nuestra tripulación había desaparecido mientras estábamos durmiendo.
Solo habían transcurrido unos pocos segundos y unos atronadores gritos sobrevolaron la cubierta del barco sumida en una completa oscuridad, apenas sesgada por los linternones de popa que daban un aspecto lúgubre y fantasmal a los hombres que incesantemente circulaban en ambas direcciones hasta la zona de proa, desde donde procedían aquellos alaridos sobrecogedores.

Vimos la figura de la capitana sobre la enorme arboladura de nuestro galeón Spook, alzando su brazo acabado en una mano ganchuda de cobre y con la otra en un alarde de coraje mostraba su sable a toda aquella niebla grisácea que se abalanzaba hacia el resto de la tripulación:

-¡Oídme, panda de insensatos marineros cobardes! -exclamaba con voz atronadora- que el miedo no paralice vuestros cerebros de mosquito perezoso. Estos nuevos "huéspedes" solo son unos estúpidos bucaneros, que no conseguirán el abordaje de nuestra embarcación, a menos que vuestras inmundas cabezas de chorlito os impidan reaccionar a tiempo y evitar la catástrofe.

-Esos monstruos acabarán con nuestras vidas, capitana. Bájese de ahí ahora mismo y salgamos huyendo en las barcazas amarradas a popa, o no habrá forma de librarnos de esa infernal sombra que se nos viene encima.

-Contramaestre, Ivory, escúcheme y deje de mearse en sus patas traseras de gallina timorata, sitúe a sus hombres en sus puestos de combate y que la pólvora de los cañones acabe con esa fragata.

-Hay multitud de hombres que se están tirando al agua desesperados y no estoy dispuesto a acatar sus órdenes. ¡Eso sería un suicidio colectivo!

Fue en ese preciso instante cuando nos pusimos de rodillas ante la capitana para suplicarla que nos librase de aquella tragedia. Ella nos miró con desprecio y ordenó que nos arrojasen al mar... Nosotras, las tres aprendices, arremetimos con diestra escaramuza a los intentos de algunos marineros de sujetarnos por los brazos y piernas, obedeciendo órdenes. Finalmente la retamos a duelo, pues no estábamos dispuestas a someternos a sus órdenes, lo cual motivó que el contramaestre y otros marineros se nos unieran para acabar por fin con el despotismo de aquella mujer.

De repente nos sobrevino una gigantesca ola que doblegó los mástiles y partió en dos las velas, lo que hizo que la capitana cayera de golpe al pozo de la escotilla mayor, muriendo desangrada.
Entonces se hizo presente un intenso silencio y la espesa niebla dio lugar  a la insigne figura del pirata Barbanegra y a su fiel guardián canino de dos cabezas que nos vitoreaban por haber acabado con aquella malvada pirata Mary Perlazul, con la que tuvo un romance desgraciado y le había jurado llevarse su alma. 
Tras aquella "hazaña" mandó a un singular grupo de zombis traer un gran cofre repleto de monedas de oro y piedras preciosas que nos entregó nombrándonos Las Tres Guardianas de su famoso tesoro pirata.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

Medalla de bronce en el concurso de El Círculo de Escritores

abril 18, 2016

El Ataque Final Apocalíptico

abril 18, 2016 25 Comments

UN MICROCUENTO PARA EL CONCURSO DE
EL CÍRCULO DE ESCRITORES "MICROTERROR V"




La ciudad había quedado sepultada bajo toneladas de cemento armado y hormigón, de gigantescas estructuras metálicas deformadas como horripilantes espectros surgidos entre la espesa capa de humo tóxico que hacía imposible la respiración.

Me encontraba en un búnker acorazado acompañado por varias personalidades de la élite mundial, que brindaban con champán francés acompañado de fresas Senbikiya Queen, las más caras y exquisitas del mundo. Aquellas personalidades tan conocidas a nivel mundial no tenían aún conocimiento de mi presencia, un humanoide creado en un secreto laboratorio dotado de una extraordinaria capacidad de cambio de forma aparente y que podía simular cualquier objeto o ser vivo.

Mi actual forma de pantalla endoplasmática estaba transmitiendo el último documental enviado a la población mundial de aquel planeta azul a punto de extinguirse tras el Ataque Final Apocalíptico, los lideres políticos y religiosos unidos en una sola administración global, llamaban a la oración y sacrificio por un "Nuevo Mundo Mejor" y unos segundos después la desoladora imagen de un planeta agonizante... 

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

abril 11, 2016

¿Crees en el destino o piensas que somos nosotros quienes lo forjamos?

abril 11, 2016 21 Comments

Tomo estas frases prestadas que me parecen muy significativas para comenzar a reflexionar acerca de esta pregunta:

"Yo soy el dueño de mi destino; yo soy el capitán de mi alma"
William Ernest Henley 

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que jugamos"
William Shakespeare.

"Tendremos el destino que nos hayamos merecido"
Albert Einstein. 

"Lo que ha de suceder, sucederá"
Virgilio 

Hay momentos de nuestra vida que nos da la sensación de estar condicionados por un destino y que no podemos escapar a esa fuerza o poder sobrenatural que guía las vidas de cualquier ser, de forma necesaria, inevitable o ineludible. 

Sin embargo también podemos observar esta cuestión desde otro punto de vista, es decir, desde la posibilidad de poder imaginar y crear la realidad que queremos vivir cada día, pero esto significa también ser responsables de nuestras propias elecciones y circunstancias, lo cual no suele gustarnos, por lo que nos negamos a aceptarlo, culpando siempre al destino de todo lo que nos sucede.


No nos equivoquemos, nadie tiene la vida ya predeterminada, incluso esas circunstancias que nos vuelven infelices se pueden cambiar, lo malo es que nos empeñamos en ver esa parte negativa de las cosas, mientras ansiamos resolver el problema pero sin poner de nuestra parte el empeño necesario.

Si algo de lo que te está pasando no te gusta ¿qué es lo que te detiene para cambiarlo? ¿Crees que existen límites o no será que tú mismo te los impones? ¿Estás seguro de que te esfuerzas para solucionarlo o te dejas llevar por la comodidad, los miedos, la inseguridad...?

Date cuenta de que dichas limitaciones están dentro de tu mente y no en la realidad. Cuando te enfrentas a esas experiencias desagradables, derribas tus propios muros mentales, porque estás decidido a tomar las riendas de tu vida y no quieres que nada se te resista. Ese es el instante en que tu mente se hace poderosa y si quieres puedes alcanzar lo que te propongas.

Tienes que aprender a librarte de tus miedos, a jugar como un niño superando el riesgo de vivir.

Todos tenemos la capacidad de vivir, pero ¿es fácil?... Lo cierto es que no y esto se nota cuando optamos por no asumir riesgos. ¿A qué me estoy refiriendo? .. a que en la vida no todo es un camino de rosas, sino que hay espinas y belleza, altos y bajos, negros y blancos... Y toda esa polaridad forma parte de un Todo global, de modo que mejor entender la realidad como una gama de grises.


Al asumir el riesgo de vivir, da igual la edad que tengas, siempre vas a encontrarte con dificultades, sufrimiento, pérdidas, miedos, dudas ... Sin embargo tu puedes vencerlas, tienes la fuerza y el poder necesario para superarte a ti mismo. Por eso, no le eches a nadie la culpa de lo que te pasa, no te empeñes en decir que es cosa del destino, porque la vida tiene sus consecuencias y no hay un destino que te obligue a vivir lo que no deseas, pensar así es muy cómodo y ser conformista también. Es muy aconsejable salir de tu zona de confort y cambiar ese rumbo de tu vida, ya sé que cuesta bastante tomar esta decisión y que como todo en la vida supone un riesgo, porque no tienes ni idea de si será algo de lo que luego te puedes arrepentir o no, pero de todas formas es muy importante aprender a asumir riesgos.

No existe el destino sino es algo que nosotros lo vamos forjando lentamente y a lo largo de nuestras vidas a través de cada experiencia, de cada opción que elegimos, así aprendemos a darnos cuenta de que son esas elecciones las que nos pueden abrir un nuevo horizonte y de ahí la importancia de saber tomar esas determinaciones.
Si tuviésemos la oportunidad de dar marcha atrás y hacer cambios en nuestra vida, hasta lo más mínimo modificaría al resto, por eso es tan fundamental de tomar conciencia de cada elección, de cada paso que vamos dando, porque luego es lo que marcará ese "destino". 

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

abril 05, 2016

Relaciones personales

abril 05, 2016 24 Comments

La psicología transpersonal es una rama de la psicología que integra los aspectos espirituales y trascendentes de la experiencia humana con el marco de trabajo e investigación de la psicología moderna. El término transpersonal significa “más allá” o “a través” de lo personal, y se refiere a las experiencias, procesos y eventos que trascienden a lo que consideran una limitada sensación de identidad y que permite experimentar una realidad mayor y más significativa. Sus investigadores estudian lo que consideran los potenciales más elevados de la humanidad y del reconocimiento, comprensión y actualización de los estados de conciencia unitivos, espirituales y trascendentes.2 La psicología transpersonal surge como "cuarta fuerza" tras la Psicología Humanista, que estudia el Desarrollo Personal y el Potencial Humano. Constituye una comprensión diferente del psiquismo, la salud, la enfermedad y el desarrollo personal y espiritual.

Bien, pasemos pues a hablar de las relaciones:

Habitualmente solemos formar opiniones ajenas de una forma inconsciente, ya que nuestra mente egocéntrica tiende a etiquetar a los demás, creando una opinión subjetiva con una identidad determinada, que por supuesto es superficial y no responde a la realidad.
Estamos condicionados genética y socialmente, a pensar y comportarnos de una cierta forma, no es que seamos así, pero esa es nuestra actitud.

Cuando juzgas a alguien estás confundiendo tus patrones mentales condicionados, como ya he dicho antes, con lo que en realidad es esa persona, lo cual explica que actúas según patrón profundamente inconsciente y condicionado. Formas juicios de valor dándole una falsa identidad a los demás, lo cual se convierte en un encasillamiento no sólo para esa persona, sino también para ti.
No juzgar no significa ignorar lo que hace el otro, sino reconocer que su conducta es un modo de condicionamiento, es decir, ver a esa persona y aceptarla tal y como es, sin crear una identidad que la defina por lo que inconscientemente pienses de ella. Esto te va a liberar a ti y a la otra persona de ese condicionamiento, de la apariencia y de los prejuicios mentales. A partir de aquí, el ego ya no está dominando la relación.


Cuando el ego gobierna tu vida, la mayoría de tus acciones, pensamientos y emociones se originarán a partir del miedo y del deseo. Por consiguiente en las relaciones, o temerás algo de la otra persona o le pedirás algo.

Tal vez quieras beneficios materiales o placer, reconocimiento, atención o alabanzas o engordar tu ego mediante la comparación y 
la convicción de que eres, sabes o tienes más que los demás. Sin embargo tienes miedo de que te ocurra lo contrario, que los demás puedan disminuir de alguna manera, tu percepción del ego.

Si te centras en el presente -en vez de utilizarlo como un medio para un fin- lo intuyes más lejos del ego y más lejos del apremio inconsciente de utilizar a los demás como un medio para un fin, siendo este fin lo que te da seguridad en ti mismo, pero a costa de la gente. También al prestar toda tu atención a esa persona con la que te relacionas, estás dejando fuera de dicha relación el pasado y el futuro, salvo que se trate de fines prácticos. Desde el momento en que te encuentras absolutamente presente en tus acercamientos con otras personas, estás renunciando al concepto de la identidad que has pensado para esas personas -lo que son y lo que hicieron ayer- siendo capaz de relacionarte sin tener en cuenta las influencias egóticas del miedo y el deseo. Todo reside en mantenerte atento, observandolo de forma serena.

Qué fascinante ser capaz de trascender el miedo y el deseo en cualquier relación. El amor no tiene miedo ni desea nada.

Desde el instante que su pasado es tu pasado, que su nivel consciente es el tuyo, que su dolor es tu dolor, actuarías, sentirías y pensarías lo mismo que si fueses él o ella. Cuando lo comprendes entonces perdonas, tienes compasión y paz. Sin embargo, al ego no le gusta todo esto porque pierde credibilidad a medida que no puede manifestarse reacio y llevar la razón.



Cuando sabes aceptar como a un ilustre invitado a otra persona que aparezca en este espacio del ahora, cuando también le aceptas tal y como es, él o ella cambian.

Para entender la esencia de otro ser humano no hace falta conocer nada de él o ella, porque lo solemos confundir con un conocimiento más amplio...

Conocer acerca de, es útil de forma práctica. Sin embargo, cuando se convierte en el modo predominante de conocer a través de las relaciones, es muy limitante o incluso destructivo. Pensamientos e ideas forman una barrera artificial, es una manera de separar a los seres humanos, por eso las interacciones no parten del Ser sino de la propia mente. Si no hay barreras conceptuales, el amor se hallará siempre presente de forma natural en cualquier interacción humana. La gran parte de dichas interacciones se suelen limitar a intercambiar palabras o al ámbito del pensamiento. Es fundamental lograr una cierta paz, sobre todo en las relaciones íntimas.

Pasar ratos en silencio en medio de la naturaleza o meditar junto a la otra persona que amamos. Si vais sentados en el coche o vais andando, sentiros a gusto compartiendo ese silencio o ese instante de quietud, esta no se puede crear ni hace falta crearla. Sencillamente manteneros receptivos a esa paz que ya se hace presente, aunque generalmente no la solemos apreciar por nuestro propio "ruido" mental.
En el momento en que se pierde esa calma tan espaciosa, la relación se mantendrá bajo el dominio de la mente y los conflictos y problemas se acabarán fácilmente apoderando de la mente.

Cuando estás escuchando al otro, surge la quietud y esto se convierte en algo esencial de la relación, aunque no es lo más habitual, porque generalmente la mayoría de nuestra atención está consumida por nuestro pensamiento.
La auténtica escucha rebasa la percepción auditiva, emerge de una atención en alerta, un espacio de presencia donde las palabras son recibidas. En ese momento las palabras llegan a ser secundarias, quizás significativas o carentes de sentido. Más importante que todo lo que escuchas es el acto de escuchar o ese espacio donde estás presente de manera consciente, todo un campo de conciencia unifícadora donde estar con la otra persona sin barreras separativas creadas por el pensamiento conceptual. 

Esa otra persona ya no es "otra" puesto que ambos estáis unidos en una misma conciencia.
Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados