marzo 18, 2020

# Relato de ciencia ficción

El marciano y el terrícola

Queridos amigos y compañeros:
En primer lugar y dada la inusual circunstancia que rodea nuestra vida cotidiana, que está paralizando al país y de alguna manera al mundo entero, ante este reciente desafío al que nos enfrentamos a nivel global y que parece presentar signos de pandemia, confío en que la humanidad tome consciencia de la responsabilidad en evitar los contagios y que esta experiencia nos sirva para reforzar la unidad de las personas para crear otro mundo más solidario y que tenga en cuenta las carencias y valores humanos.
Me gustaría añadir mi apoyo a todos los compañeros, amigos y familiares que atravesáis por esta complicada situación tanto a nivel físico como psíquico. Deseo de corazón que no se produzcan desgracias y cuando toda esta pesadilla acabe, celebrarlo.
¡Ojalá que las cosas no deriven en algo catastrófico, mentalicémonos positivamente para evitarlo!

Nuevamente me he decidido a concursar en la XVII EDICIÓN Y TERCERA TEMPORADA DEL TINTERO DE ORO (MARZO 2020): CRÓNICAS MARCIANAS de Ray Bradbury, con un original relato que cumple con los tres requisitos del concurso:
  • Escribir una historia de ciencia ficción, ya sea viajes espaciales, colonización planetaria, robots, encuentros con extraterrestres...
  • Un relato en el que se mencione con sentido la novela Crónicas Marcianas o al autor, Ray Bradbury.
  • Un relato en el que la acción transcurra en un planeta inventado.
  •  Extensión: Máximo 900 palabras.  
El que que os comparto, cumple con los dos primeros requisitos y su extensión es de 899 palabras.
Deseo que la lectura os resulte estimulante. Bueno, ya me contaréis vuestras sugerencias e impresiones al respecto.
Muchas gracias a todos.
  
      Cerca del mar gris ceniza marciano se divisaban restos de una ciudad antigua. Todo a su alrededor permanecía despoblado, plácido y cubierto de una ligera neblina azul. Recorrí sus calles solitarias, las farolas apenas permitían distinguir los edificios deshabitados. Las puertas de las casas permanecían abiertas completamente, tal vez sus habitantes escaparon a última hora con lo puesto y sin posibilidad de cerrarlas.
     Mi curiosidad fue tan acuciante que no tuve reparos en entrar al interior de algunas viviendas. Dispersos por los estantes vi folletos de viajes procedentes de la Tierra, libros metálicos con jeroglíficos en relieve; monedas antiguas con figuras mitológicas; pétalos marchitos y objetos de cristal cuya simbología me resultaba ignota.
     Reparé en una mesa de fuego en la cual un pozo de lava basáltica chisporroteaba como un manojo de bengalas. Aquello me provocó una espontánea visión que me mostraba a los dueños de la casa echando trozos de carne en aquella lumbre chispeante, como lo había visto en las películas del Tíades Cinema marciano, donde aparecían terrícolas preparando deliciosas barbacoas al aire libre.
     Los dormitorios presentaban un aspecto decadente con las camas vacías y en los cuartos de baño, el agua rebosaba en lavabos y bañeras, discurriendo por los suelos y llegando al jardín manteniendo el aroma de las flores.
     Fuera de aquel poblado fantasma todavía podía verse una pista, donde seguramente aterrizaron las naves terrícolas, cuyas misiones coincidieron en la exploración y colonización de los territorios marcianos. Ahora, todo estaba desolado, apenas, los zumbidos de las líneas eléctricas irrumpían como moscardones en la hora de la siesta.
     Tanta calamidad me persuadió del posible fracaso en mi búsqueda de supervivientes. Ni siquiera, los de mi especie se hacían notar. Por tanto, estaba destinado a ocupar la última tumba del cementerio local.  Acabé adaptándome a la destrucción y al desamparo. No era más que una criatura marciana de ojos rasgados, tez morena, piel rugosa y unas antenas sobre mi cabeza, algo que tampoco me apetecía comprobar mirándome en un espejo. Preferí olvidarme de todo y continuar mi peregrinación en busca de algo sorprendente...

     Era una templada noche de primavera en el hemisferio norte de Marte. Las robustas y estables embarcaciones se me antojaron bloques de hielo flotando sobre los canales iridiscentes, entrecruzándose entre sí en un constante ajetreo. ¿Quién podía tripularlas si ya no quedaban marcianos y los terrícolas se habían marchado?... La espesa oscuridad en la lejanía me impidió ver con claridad quienes iban a bordo.


      Inesperadamente vislumbré a lo lejos una inaudita silueta de alguien que se me aproximaba. Consideré que era mi día de suerte, porque al fin encontraba a alguien rondando aquellas avenidas.
     —¡Eh, tú!... ¡¿Quien eres?! —me preguntó aquel gordinflón frunciendo el ceño con mirada inquietante y apuntándome con un revólver.
       —...
      —¿No hablas mi idioma? ¡Debes ser marciano! ¡Claro! ¡¿Cómo no me he dado cuenta antes?!
      Mis sensores telepáticos me indicaron la ira y el rencor que dominaban el pensamiento de aquel extraño, debido a la inquina que le provocaba mi presencia, por lo que intenté transmitirle calma, sumiéndole en un estado permanente de bienestar con el propósito de librarme de las fatales consecuencias de su viejo colt 44.
     —Me llamo Ray Bradbury y llevo semanas dando puntapiés a esta lata vacía que me recuerda al balón con el que solía jugar de pequeño en mi poblado de chabolas del planeta Tierra. Ahora tengo los bolsillos repletos de monedas de oro, pero no sé qué hacer con ellas. Aquí no hay tiendas, ni cines, ni casinos...
      —...
      —Me da igual si no me contestas. Hace tantos meses que llevo vagando por estas tierras inhóspitas, que necesito desahogarme con alguien, soltándole todas las palabras que se me han quedado atrapadas en la jaula oxidada de mi mente.
      —¡Hola! —balbuceé imitando a los actores de las películas proyectadas en las grandes pantallas de las salas de cine que tuve la ocasión de visionar. —Alzando ambas manos para agitarlas en medio de la infinitud del espacio nocturno.
      —¡Ah! ¡Me alegro de que conozcas mi idioma!
      Seguía sin entender qué me estaba diciendo. Solamente podía responderle con las pocas palabras que conocía. Por otra parte, no quería que desconfiara de mis intenciones pacíficas e intranquilizarle sin razón alguna y verme amenazado de nuevo apuntándome con su revólver.
     —No te entiendo —pronuncié sin saber qué estaba diciendo.
     —El que no te entiende soy yo —me replicó.
     La comunicación era insostenible. Entonces, el terrícola pasó su mano por mi espalda haciéndome cosquillas, lo que me hizo prorrumpir unas sonoras carcajadas. Él a su vez, también se reía con todas sus ganas. De forma paulatina, la tensión empezaba a desaparecer y me animé a juntar mis manos con las suyas. No recordaba con quien lo había hecho antes, pero lo más importante es que siempre funcionaba. Aquel insignificante gesto fue suficiente para iniciar una auténtica complicidad entre criaturas tan atípicas entre sí.
   —Aproxímate a esta farola, quiero verte mejor —le pedí a mi acompañante.
   —¡Eres transparente! —exclamó Ray, asombrado.
   —¡Y tú también! —le contesté.
   —¡Soy real! —pensó—, tocándose el brazo para notar el calor.
   —¡Estoy vivo! —murmuré—, palpándome el rostro y apreciando mi habitual rugosidad.
   —¡Si soy real, tú debes estar muerto! —dijimos al mismo tiempo sin apartar la mirada.

   —¿Te has preguntado si eres tú el terrícola que rescaté de mis recuerdos
   —Y si no eres real, ¿quién me ha ayudado a crear el recuerdo de alguien que conocí?
  
Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados


56 comentarios:

  1. SALUDOS ESTIMADA
    Por cierto cuanto más habremos y han de soportar los que caminamos por esta Tierra, que hoy cobra a su modo su tributo...no se, lo que ha creado o originado el ser humano, seguro que lo tenemos más que merecido y si ojalá despierte la conciencia verdadera , pero ya sabemos como es la cosa...hoy nadie tiene boletos de seguro comprado...ya la naturaleza nos advirtió de lo que se puede desatar peor a futuro...

    Y en los sueños de la imaginación , que ni allá , ni acá quede al viento o lo que sea el hilo conductor de la magia creadora del pensante ...que de mundos construye en la belleza y en el horror y demosle a la grandeza de su forma,color y letra esa posibilidad , para que se siga creando y recreando la existencia ...que al fin es obra del mismo que piensa y lo crea a diario y en ese lazo de creación sea esa luz que nos sujete a lo que es realmente valioso en nuestra existencia...el ser humano nunca olvidarse del ser humano y sobretodo de Dios...

    A cuidarse cada día.

    Abrazos solidarios a tu patria!

    ResponderEliminar
  2. Querida Estrella,
    Gracias por tus ánimos. Realmente yo llevo unos días de mucho trabajo, lo que me está ayudando mucho a sobrellevar esta situación.
    Respecto al relato, siempre me han gustados los escenarios futuristas y apocalípticos, así que me encanta tu historia que, además, termina con ese toque de humor.
    Un fuerte abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Lo primero, a ver si entre todos solucionamos esto ya, que se avecinan tiempos duros.
    Y respecto al relato, como siempre me ha encantado. No soy yo muy de ciencia ficción, pero no sé que pasa que cuando empiezo acabo enganchada. Me gusta mucho como describes, especialmente esos dormitorios, los lavabos rebosando agua...está genial.
    Enhorabuena y mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno, Estrella! Me ha encantado. Fantásticas las descripciones del planeta, muy bien creado ese ambiente melancólico y decadente tan parecido a la atmósfera que pinta Bradbury en sus relatos y genial el encuentro con Ray y el diálogo final. Muy bonita también la imagen que has elegido. Un beso y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué buen relato! En estos tiempos difíciles que vivimos es estupendo contar con gente como tú que nos hace el encierro más llevadero gracias a sus bonitas historias.Muchas gracias y mucha suerte en el concurso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Querida amiga!
    Antes de nada, espero que estés bien tu y los tuyos en estos tiempos que corremos y deseo de corazón que nada malo te toque!
    As creado en este relato de ciencia ficción, lo que ahora mismo estamos viviendo... y esto no es ciencia ficción, es real, es angustioso todo esto, ver lo que nuestros antepasados crearon con amor, solidaridad y humildad... y nuestra generación, nos la hemos cargado con odios, materialismo, etc, etc... espero que juntos podamos aprender lo que se siente cuando se te regala algo tan hermoso como es nuestra tierra, con un chasquido de dedos te lo pueden arrebatar todo.
    Te deseo muchísima suerte en este concurso... eres maravillosa, a nivel de escritora y a nivel como persona.
    Besitos y abrazos cariñosos.
    Te me cuidas amiga.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus palabras alentadoras, mi querida amiga. Confío en que pronto pase todo este surrealismo que estamos viviendo y que tanto tú, como los tuyos os encontréis bien. Por lo demás, decir que tu relato es impresionante, está vestido de un vocabulario muy rico que aporta a las imágenes muchos detalles. Es muy ingenioso con este final insospechado. La risa es el lenguaje universal, eso lo tengo claro.

    Te felicito por lograr este reto. La música es idónea.

    Mil besitos con cariño y te me cuidas mucho, preciosa ♥

    ResponderEliminar
  8. Vengo con mi otro blog.Mi nombre es Mucha.
    Me asombras me has llevado de la mano por esos lares recorridos
    Con la angustia que aún siento después de mirar la tele de lo que va pasando en el mundo. Tu historia viene perfecta respirando más allá de los virus El colorido que le has puesto te dejará el primer premio a tu encanto del describir de tus sentidos.

    ResponderEliminar
  9. Buenos días Estrella.
    Para empezar, gracias por tus palabras de esperanza y ánimo. Esta seria crisis sanitaria saca lo peor de algunas pocas personas, y lo mejor de muchísimas otras: la generosidad, el altruismo, y la empatía con quienes enferman. Por eso es importante decirnos con las palabras lo que no podemos expresar con los abrazos.

    Vamos a por tu relato.

    De entrada, la imagen que has aportado es impresionante, ¿de dónde la has sacado?, solo con mirar el dibujo te predispone para entrar en tu magnífico relato del que de entrada te doy la enhorabuena por el despliegue de imaginación y de imágenes mentales que provoca.
    Una ambientación y entorno del hemisfe
    rio norte de Marte, en el que se hace fácil visualizar el paisaje en el que tus dos personajes antagónico se mueven. Y nada más y nada menos que el mismísimo Bradbury, un gordinflón dando puntapiés a una lata vacía ;)

    Es desoladora la imagen de lo que fue una ciudad, los vestigios arcanos abandonados, un poblado fantasma como bien lo defines.

    Y en ese lugar, nos narra en primera persona el extraño ser de ojos rasgados y antenas en su cabeza telepática. Inteligente y hasta sensible buscador de supervivientes.

    Bradbury utiliza una frase que habla del escritor que lleva dentro “la jaula oxidada de su mente”. Me ha encantado este gesto.

    Lo de las cosquillas ha sido…¡me agrada que, cómo lectora, me sorprendan!

    No me esperaba para nada el final, en dos frases un buen giro de tuerca.

    En definitiva, amiga Estrella, te has marcado un CIFI con ingenio, imaginación e imágenes impagables. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  10. Parece que por donde pasan los terrícolas dejan su huella de destrucción...

    Tal y como están las cosas, lo que parece de ciencia ficción es poder tomarse de las manos.

    Estrella, no deja de sorprenderme tu imaginación.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. No solo muy original sino también muy bien relatado y ambientado. La extinción de la vida irá inexorablemente pasando de planeta a planeta. Eso si los terrícolas son capaces, en rimer lugar, de establecer un contacto pacífico con los habitantes de los consiguientes planetas colonizados. El último plano (pues zse asemeja a un apelñicula) me ha recordado una escena del lejano oeste, los dos personajes cara a cara, y uno armado y quién sabe si dispuesto a disparar.
    UN beso.
    P.D.- Ojalá esta pesadilla que estamos viviendo acabe cuanto antes y muy pronto la veamos como algo tan lejano como irreal.

    ResponderEliminar
  12. ¿Quién queda entonces como protagonista? Me has tenido pensando buen rato, Estrella.
    Un magnífico relato en dos partes. La primera introductoria, para meterte de forma oblícua en situación, porque te pasas todo el rato mostrando el supuesto páramo para que el lector tome cuenta de lo que pasa. Esa manera de narrar es muy imaginativa pero más resultona. El lector empatiza enseguida con lo que pasa de una manera tal que, por lo menos a mí me pasó, te ves envuelto entre esa rojiza visión.
    La segunda parte más amena, y sigues mostrando, haciendo ver que el marciano no puede contestar. Al principio pensé que por miedo, pero al final es porque no acaba de entenderlo. El giro final, en pocas frases me ha parecido maravilloso. Es ese giro el que me ha Mantenido pensativo un rato largo. Ya sabes que me gustan este tipo de relatos, donde el final te deja con la mosca detrás de la oreja y con el regusto de que la cosa va más allá de las palabras y tú lo has bordado.
    En resumen. Un muy buen relato de una ciencia ficción distinta que me gustó mucho.

    Por cierto, gracias por los ánimos en referencia a todo lo que está pasando. Entre todos podremos! Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
  13. Magnífico relato. Una exhibición de recursos para mostrar una original historia, con todos lo guiños necesarios para que encajen con suavidad y elegancia todos los requisitos. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Estrella!! Que casualidad que la novela que acabo de terminar también hable del planeta Marte. Me gustan los relatos de ciencia ficción y como siempre me gustas TUS RELATOS.
    ¿Sabes? La criatura marciana de ojos rasgados al principio la imaginé con cuerpo de mujer, luego más adelante ya vi que era un hombre. Me has dejado dándole vueltas a tu última frase "¿quién me ha ayudado a crear el recuerdo de alguien que conocí?"
    Aprovecho para mandarte ánimos en estos duros e increíbles momentos que estamos viviendo. Nunca hubiéramos pensado que algo así podría llegar a suceder y ha sucedido. Quizás sea un toque de atención de nuestro planeta Tierra (así se llama el libro que acabo de leer, por cierto, de Eloy Moreno), para darnos cuenta de lo que estamos haciendo con él, para concienciarnos más
    Aún así estoy segura de que todo esto pasará..., seguro
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  15. Qué bonito, tierno y qué de sensaciones de esperanza, tolerancia y convivencia proporciona tu relato, Estrella.
    Ojalá tengas razón y de esta crisis salga reforzada la solidaridad y la convivencia, pero me temo que no sea así y que suceda justo lo contrario. Siento ser una aguafiestas, pero así lo veo.
    Un beso y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  16. Hola Estrella, antes de nada agradecer y compartir tus buenos deseos. Con lo que respeta a tu relato creo que has recreado muy bien ese ambiente de un planeta abandonado,... y ese encuentro entre un marciano y un "alienígena"(en este caso nosotros) con ese giro final ha resultado muy interesante. Te felicito. Mucha suerte!

    ResponderEliminar
  17. Buena ambientación en un Marte decadente, del que han casi desaparecido los marcianos, presumiblemente por la presión humana, y los propios humanos. En esos parajes solitarios, el encuentro entre dos seres de razas diferentes me recuerda a una película que vi hace tiempo, "Enemigo mío", en el que dos seres de planetas diferentes en guerra se ven obligados a convivir y aunar esfuerzos para salvar sus vidas. El final, como han comentado más compañeros, es de esos que te dejan pensativo, con un toque de filosofía trascendental.
    Hay que cuidarse en estos tiempos duros que corren, te deseo salud y buena suerte. Un abrazo, Estrella.

    ResponderEliminar
  18. Muy buena la estancia en Marte de ese ser que no se si era el último marciano. No esperaba menos de ti y de tu pluma tan magnífica que tienes. De esta un podium va para ti. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. La desolación que describes en Marte bien podría ser una visión futurista de lo que le puede ocurrir a nuestro planeta Tierra. Me ha encantado este genial relato querida Estrella, le va muy bien a la situación por la que estamos atravesando que como en numerosa ocasiones se ve detrás una mano negara causante de este horror...Me ha gustado mucho la historia y como apunta Jorge Valín, también me lleva al recuerdo de la película que menciona, que por cierto es buenísima, el valor de la amistad queda patente, como también lo reflejas en este relato, dos seres de diferentes planetas que se encuentran, primero con desconfianza y finalmente creando lazos de amistad, eso me ha encantado.
    Deseo que tu relato quede ganador o en uno de los mejores puestos mi entrañable amiga.
    Te dejo un abrazo que envuelva en su calidez a tu bello Ser y un cargamento repletos de besos desde todos los puntos de mi universo. ¡Cuídate mucho mi querida trasta!

    ResponderEliminar
  20. Un relato que mezcla el mundo onírico y el real. La descripción de los escenarios son incleibles, maravillosas y perfectas continuaciones del mundo que nos dejó Bradbury en sus Crónicas marcianas, lo que me ha hecho recordar lo bien que me lo he pasado cada vez que he vuelto a bucear en sus páginas.
    Te deseo lo mejor, Estrella. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  21. Gracias por tus palabras de aliento sobre estos momentos que toda humanidad está atravesando, confiemos en saber tomar consciencia de responsabilidad, para que este drama pase lo antes posible. ¡Seamos positivos!
    **
    Un mundo abatido, tal vez, por no haber sabido hacerse cargo de su propio destino, un marciano perdido en busca de vestigios que le puedan indicar quién es realmente, y qué hace, en un lugar deshabitado que tantos recuerdos le va trayendo a medida que se adentra en él. Y un segundo ser, abandonado seguramente a su propia trampa de atesorar bienes materiales que ya no le sirven para nada.

    Ray, pertenece a un pasado perdido en la historia, el marciano representa a un futuro que parece esperanzador, al comprobar en él que aprendió a utilizar la telepatía como parte de su lenguaje. Y luego viene ese final que vas deslizando desde las cosquillas, e imagino, que son dos partes de una misma alma reencontrándose en sus recuerdos, quizás, para que no vuelva/n a cometer los mismos errores.

    He disfrutado un montón con lo que me ha sugerido el relato, Estrella. Como si hubiera empezado por un final y terminado con un comienzo de esperanza. Los ciclos se repiten.
    Decirte, que admiro tu capacidad creativa para con cualquier género.
    Suerte en el concurso, querida.
    Un gran abrazo, con aplauso incluido.


    ResponderEliminar
  22. De principio a fin un texto atrapante. Una visión de lo que podría suceder..... Saludos amiga y cuidate mucho.

    ResponderEliminar
  23. Si hubiese vida en Marte (a la par que en la Tierra), no me cabe duda que ya habríamos iniciado una guerra planetaria. Y hubiese empezado por nuestro bando, obsesionados con la muerte, especialistas en rendirle culto.

    Un pequeño inciso : ¿cómo es que el terricola y el marciano terminan entendiéndose lo que hablan si al principio se deja claro que no? O por lo menos eso me pareció a mí,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julio David! Buena pregunta: la empatía obró el milagro, aunque el marciano era más listo de lo que aparentaba.

      Eliminar
  24. Hola Estrella

    Un giro y un final inesperados. Buen relato lleno de misterio sobre los personajes hasta el final. Me ha parecido muy lograda la parte en la que hablas sobre el fracaso en la misión de búsqueda de supervivientes.

    Suerte y abrazos

    ResponderEliminar
  25. Hola Estrella! Soy Beri. ¡Compañera, qué maravilloso relato nos has regalado! Cuando ha aparecido Bradbury en escena ha acudido a mi mente el relato de Crónicas titulado "La tercera expedición", donde los astronautas terrestres piensan que están en el Paraíso al encontrarse en medio de un pueblo de la Tierra de comienzos del siglo XX. Es como si Bradbury al fallecer hubiese "aterrizado" en Marte, lo más parecido al Paraíso para él. Y para acabar de bordarlo, el "encuentro nocturno" con el marciano, donde cada uno defiende su propia existencia.
    Excelente vuelta de tuerca al mágico y mítico universo contenido en Crónicas Marcianas. De momento, tienes mis 7 puntos (ahí es ná). Enhorabuena y recibe un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Casi ná los siete puntos! Ya me sacaste los colores y encima en público.

      Eliminar
    2. Pues te lo digo muy en serio, eh? Ese relato tan bradburiano, incluyendo al mismísimo Raymond Douglas Bradbury (un poco más, y te facilito el número de pasaporte, jeje) me ha llegado a lo más hondo, tocándome la fibra sensible de pasada. De todos modos, son 7 de momento, eh? (jeje)

      Eliminar
  26. Como siempre un maravilloso relato ✍️🌹🎈eres una de mis escritoras preferida. Me encanta su forma metafórica y didáctica de transmitir el mensaje o la esencia real del discurso narrativo. Gracias por sus enseñanzas y desde Venezuela le envío mi respeto y admiración. Saldremos adelante con todo esto.Y con un aprendizaje.

    ResponderEliminar
  27. Lo que me ha llamado la atención es cuando uno de los personajes no puede gastar sus monedas por que allí ya no tienen valor alguno, es una verdadera lección, así no está sucediendo ahora, de nada sirve haber acumulado el poder de manera compulsiva si la vida se nos va .. . Gracias Estrella un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  28. Gracias por tu apoyo, Estrella, en estos momentos hace mucho bien debido al aislamiento.
    El relato es muy bueno, con la inesperada presencia de Bradbury y contado desde el punto de vista del marciano. El diálogo final, lo bordaste.
    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Excelente ambientación, muy bien escrito y esa vuelta de tuerca final que con toda seguridad habría encantado a Bradbury, tal como nos ha encantado a todos.
    ¡Cosquillas, Estrella! Y risas. ¡ Qué mejor para empezar a entenderse y hermanarse.
    Si los humanos hiciéramos más eso y nos dedicáramos menos a crear armas cada vez más destructivas. Una idea maravillosa. Espléndido. Un abrazo .

    ResponderEliminar
  30. Muy buen cuento. Parece salido de las Crónicas Marcianas de Bradbury. Tiene los detalles y ese juego de crear personajes con la imaginación. Te deseo suerte y ojala ganes el primer premio.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  31. You are very good to create the story more passionate.
    I like the end of story. It satisfy me :)

    Stay safe and healthy!

    ResponderEliminar
  32. Hola, Estrella,

    Pues algún día sabremos la verdad de todo lo que está pasando y seguramente alguien lo habrá escrito con anterioridad. Siempre he amado la ciencia ficción, crecí con ella y tu relato no deja de reflejarla. Cuando era pequeña y adolescente,la tv nos mostraba montones de series de ciencia ficción, STAR TREK, Perdidos en el Espacio, Espacio 1999... las adoraba. Y muchas de ellas eran relatos como el que tu describes, un marciano y un terricola encontrandose, primero recelando y después empatizando. Qué bonito homenaje al gran Ray.

    LLevo 10 días sin salir de casa, soy población de riesgo al ser asmática, pero me lo tomo con mucha filosofía, me cuesta dormir por la noche, como siempre pero intento estar muy tranquila. Y estoy segura de que esto pasará y crearemos un mundo mejor porque la población sanitaria, de tiendas de alimentación, barrenderos y barrenderas, limpiadoras y los que siempre han sido considerados como algo aparte, están dando todo y más de lo que pueden. Ellos son héroes, mientras los que no podemos salir esperamos. Mi corazón está con ellos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  33. En estos tiempos siempre que leo un relato de ciencia ficción pienso que puedo vivirlo en cualquier momento, el tuyo ya lo estoy viviendo con las calles vacías. Muy bueno.
    SAludos.

    ResponderEliminar
  34. Ciertamente me parece estar viviendo en directo una película futurista distópica. No es que los paisajes urbanos estén desolados como los de tu narración, pero si calles vacías y silenciosas. no es que las puertas se encuentren abiertas sino todo lo contrario con los cierres echados. Las casas llenas de gente enclaustradas mirando con recelo la televisión o asomadas por la ventana.
    No se yo si hará falta trasladarse a Marte para descubrir un mudo extraño.
    Un relato gráfico que se vive casi en primera persona. Qué importante el contacto para comunicarse e incluso para establecer una relación.
    Un beso libre de virus.

    ResponderEliminar
  35. Gracias amiga Amaranto por hacerme el confinamiento más ameno con tus creaciones y tu genial inspiración.Si amiga Estella estamos viviendo la película que algún director ha rodado.Es pura cienciaficción, por eso no me creo ni la mitad de lo que leeo en las noticias, eso sí, contagiar con miedo si lo han conseguido...
    Un abrazo y cuidate querida Ester.

    ResponderEliminar
  36. Hola, Estrella. Me ha maravillado la ambientación de esta historia que, por otro lado es tan sorprendente. Los personajes bien perfilados, el final, de esos que te dejan pensando que quizás haya esperanza en medio de un mundo apocalíptico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  37. Hola, Estrella.
    Tarde pero llego hoy como me he propuesto. Al lío. Lo primero que puedo decir es que me ha parecido muy original. Las descripciones son fabulosas. Hacen sentir el abandono y la soledad. Y te recreas en ese ambiente. Los diálogos muy logrados (aunque, así entre paréntesis, te diré lo que en Cafeliterautas. Mira los seis últimos diálogos de este relato cómo están reflejados de distinta manera, unos bien y otros mal). La entrada en escena de Ray muy ingeniosa en ese juego de la transparencia y la muerte.
    Felicidades. Estupendo relato.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  38. Tu emocionante relato se supone ambientado en un futuro muy lejano, porque aún nos falta para colonizar Marte. Describes muy bien ese paisaje de abandono y desolación, nos transportas hasta allí.
    Muy logrado ese giro final con el encuentro entre el escritor y su personaje, rematando con esa formidable e inquietante paradoja sobre quién crea o imagina a quién.
    Mucha Suerte en el Tintero. Un abrazo, Estrella.

    ResponderEliminar
  39. Estrella, como siempre marcando la diferencia con tu buen hacer en esta web, la diversidad de géneros literarios bien logrados, y tu sello concientizador para aportar en este despertar, han sido un referente muy personal tuyo, el cual agradezco mucho.

    El relato es como un laberinto, tiene tantos caminos interpretativos que da gusto leerlo y releerlo.
    Vernos caminando en un Marte, que habiendo sido habitado se ha quedado desolado, nos deja pensar en la posibilidad que tiene este planeta de correr la misma suerte.

    El abandono de una ciudad como si escaparamos, dejándolo todo, incluso las puertas y llaves de lavabo abiertas, nos dejan ver las prisas que se dan cuando estamos atravesando momentos críticos, y está en juego la vida, lo cual le resta importancia a todo lo demás.
    Cuando la soledad nos encuentra tan desamparados, la imaginación juega un papel principal, y en esos momentos, somos capaces hasta de hacer amistad con nuestros peores enemigos, que no son otros que el miedo y el abandono.
    La escena de estos dos personajes me recordó la película "Enemy mine", de la que guardo un buen recuerdo, pues la ví hace muchos años en la casa, en compañía de mi difunta madre.
    Por otro lado ese final, donde salen a relucir las dudas, de si somos reales o si somos seres imaginarios viviendo el sueño de alguien más, me encantó. Bien pudo haber sido el mismo Bradbury el que se soñara toda esta historia en Marte...

    Querida el conjunto de toda la entrada es loable, tus ánimos para enfrentar esta crisis, el relato con la imgen y el vídeo, todo lo veo 5 estrellas, salido de la imaginación creativa y las manos de una Estrella de mujer como tú.

    Mi felicitación por todo este genial contenido, con una narrativa muy visual y con varias moralejas, entre ellas, resalto estas:

    *Las diferencias de lenguaje no existen, cuando la comunicación es necesaria y deseada el entendimiento fluye.
    *Las cosas materiales no son tan importantes, al final nos iremos sin ellas.
    *La soledad es relativa, siempre estamos acompañados de nuestra imaginación.
    *Definitivamente nunca sabemos qué es realidad, y qué es un sueño.

    Cuidate mucho querida amiga, espero que las musas estén bien al igual que tú. Mi Ser te abraza y te envía vibraciones de salud y amor.

    ResponderEliminar
  40. Muy buenas Estrella,

    Me gustó mucho tu relato. Esas descripciones que haces al principio, de un mundo que está patas arriba, me parecieron muy buenas. Lo relatas de tal forma que es adictivo. Haces preguntarse al lector qué pasará después de cada párrafo. ¡Enhorabuena por el trabajo!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  41. Hola Estrella, me has transportado al universo de Bradbury. La descripción del paisaje está muy lograda, como ya te han dicho los compañeros. El relato fluye, es visual y te transporta desde la primera frase. El encuentro de los personajes es inquietante. El giro final sorprendente.
    Un abrazo y ánimo en estos duros momentos.

    ResponderEliminar
  42. Me has tenido atrapada con tu relato, Estrella. Fantásticas descripciones con una soledad que sobrecoge y luego el encuentro tan enigmático entre los dos protagonistas, uno de ellos el escritor a leer en este reto. Cómo lo has resuelto. Te felicito porque es de esos relatos que aún después de acabados te quedas pensando. Formidable.
    Suerte en El tintero.

    ResponderEliminar
  43. Hola, querida Estrella, precioso relato. Primero que nada te felicito por estar entre los mejores en la edición anterior del Tintero, un aplauso.
    Me ha llamado mucho la atención la descripción de la destrucción y soledad del planteta, como si lo estuviese viendo. Al final logran al menos entenderse los dos seres. Quería destacar la parte en que el protagonista comenta que pasa de una chabola a tener los bolsillos llenos de monedas de oro, y que no hay ningún lugar donde comprar, me recuerda a la situación actual con este virus, por mucho que se tenga no se puede salir a gastar, y esa parte tuya del relato hace reflexionar sobre lo verdadero importante: si no tenemos un "todo" completo, el dinero por sí solo no sirve de nada. Al decir "todo" me refiero a más personas, tiendas donde comprar, lugar para exhibir lo comprado o para disfrutar comiendo o paseando, solamente con el dinero en sí, no hacemos nada. Un abrazote de los buenos a la distancia, Estrella y mucha salud y suerte de nuevo.

    ResponderEliminar
  44. Hola estrella; espero que tus musas regresen y podamos gozar de tus historias. Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  45. Un relato demoledor, destrucción y mas destrucción con la soledad como compañera. Describes con detalle todo lo que nuestros ojos pueden ver en ese caos en el a penas queda vida a la que salvar y que por mucho oro que tenga en los bolsillos nada puede hacer para salir de esa situación en la que transcurre toda la acción.
    Te felicito por como desarrollaste toda la historia.
    Un abrazo Estrella amiga , suerte en el concurso.
    Puri

    ResponderEliminar
  46. Hola, Estrella. Has creado una historia de ci-fi con un paseo exploratorio y un diálogo entre dos seres que qué más da de dónde fueran. Simple, directo y cautivador, ¡enhorabuena, compañera!
    Te deseo suerte en el concurso, Estrella, y te envío un fuerte abrazo, virtual, que no conlleva riesgo alguno en estos tiempos de zozobra.

    ResponderEliminar
  47. Hola, Estrella. Fantástico relato donde has creado un paisaje apocalíptico de lo que fue la estancia de los terrícolas en Marte. Sus casas vacías, sus enseres olvidados... No queda nadie. O algo acabó con ellos o ellos acabaron con todo. Para ese marciano con sus antenas y todo, es un misterio que no es capaz de dilucidar. Pero se siente solo, no encontrando tampoco a nadie de los suyos. Entonces se encuentra con el terrícola y aún sin conocer su idioma consigue con habilidades marcianas ganarse al terrícola desconfiado. Desconfiado y también solo. Nada ya tiene sentido para ese hombre. Ni siquiera sus riquezas le sirven para nada.

    Y el final... magistral. ¿Quién soñó a quién? ¿Los dos son reales? O quizá los dos son la consecuencia de un desastre. Un desastre que sin buscar culpables, los convierte en necesarios el uno para el otro...

    Quizás... quizás... quizás.

    En estos momentos que vivimos creo que tu escrito encierra un mundo dentro. Un mundo que ahora mismo no está doliendo profundamente. ¿Estamos solos?... ¿Lo hemos roto todo?...
    Hay esperanza... pero... por cuánto tiempo. Ahora ya sabemos que lo que nos parecía lejano, puede pasar. Y si puede pasar, también se puede repetir. Y entonces... podríamos no tener una oportunidad.

    Un relato genial, Estrella. Y más, en estos momentos.

    Espero que estéis tú y los tuyos bien. Cuídate mucho.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  48. Gracias por tu relato y tu compañía. Tus letras llevan un relax para pensarealizar en otras cosas .Fantástico trabajo tu excelencia se mide por tu inalcanzable imaginación.
    Abrazo gordo.

    ResponderEliminar
  49. Fantástico relato, Estrella. Las descripciones tan visuales que haces de Marte, un lugar abandonado e inhóspito, en la primera parte del relato, nos ayudan a situarnos, para después dar paso a la sensacional segunda parte:el encuentro del marciano y Bradbury con un inquietante y filosófico final. Muy, muy bueno. Un abrazo y suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  50. Hola, Estrella: Me gustó tu relato. Original la traslación de Bradbury, un hombre-niño soñador, a sus propios escenarios y situaciones. Buen manejo de los diálogos, que tejen esta historia de sorpresas, descubrimientos e intrigas personales. Buena suerte en El Tintero.

    ResponderEliminar
  51. Muy buen relato, Estrella. Has conseguido incluir a Ray Bradbury sin que resulte forzado. Además combinas alguna escena bucólica con el divertido encuentro entre el humano y el marciano. Mucha suerte en el Tintero. Un saludo.

    ResponderEliminar

Mil gracias, queridos amigos y lectores de mi blog, por hacer un pequeño descanso y apreciar la lectura de mis textos.
Os quedo eternamente agradecida e intentaré devolveros la huella.
Estrella Amaranto.