abril 18, 2020

# Relato de terror

Posesión diabólica

Queridos amigos y compañeros:
Dedico esta publicación a todos nuestros héroes anónimos que en primera línea de fuego están exponiendo diariamente sus vidas para que el resto podamos sobrevivir y poder salir de este difícil situación que nos ha tocado vivir. Me refiero al personal sanitario, unidades de emergencia, farmacéuticos, policías, basureros, taxistas, voluntarios de cruz roja y cáritas, empleados de supermercados, transportistas, bomberos, unidad militar de emergencia, personal de correos, repartidores, conductores de metro y autobuses y a quienes me haya olvidado de mencionar.
¡Brindo por un mundo más justo y más humano, consciente y considerado con el sufrimiento ajeno!
Me gustaría añadir mi apoyo a todos los compañeros, amigos y familiares que lo estáis pasando mal. ¡Mucho ánimo, que saldremos de esta!

Pasando a otro asunto, os comento que vuelvo a concursar en la XVI EDICIÓN Y TERCERA TEMPORADA DEL TINTERO DE ORO (ABRIL 2020): EL EXORCISTA de William Peter Blatty, con un original relato que cumple los dos primeros requisitos del concurso y tiene una extensión de 896 palabras.
  • Escribir una historia de Terror sobrenatural: Posesiones, fantasmas, sucesos paranormales... 
  • Un relato en el que se mencione con sentido la novela El exorcista o al autor William Peter Blatyy. 
  • Un relato en el que la acción transcurra en un cine mientras proyectan El exorcista.
  • Extensión máxima de 900 palabras. 
Deseo que la lectura os resulte estimulante. Bueno ya me contaréis vuestras impresiones y sugerencias al respecto.
Muchas gracias a todos.

        Apurando con avidez la última calada del cigarrillo, leía con fruición la novela de William Peter Blatty, El exorcista, que le había regalado una amiga vidente, con la que mantenía una incipiente amistad. 
     La delgadez extrema de sus dedos le facilitaba pasar las páginas con más rapidez... Inesperadamente creyó notar la presencia de alguien detrás de su espalda. Un estremecimiento le recorrió todo el cuerpo, temía encontrarse con un ente extraño si giraba el cuello. Instintivamente dejó caer el libro, como si una voz le ordenase que se deshiciera de la lectura. 
       Sus párpados le pesaban, por lo que se vio envuelta en un estado de somnolencia. Ante su extrañeza visualizó la imagen de sus padres el día de su nacimiento. 
       —¡Está maldita! ¡Llévatela, Octavio! Nos traerá la desgracia —bramaba santiguándose, corroída por la inquina.
        —Tranquilízate, es una niña muy guapa —alardeó el padre.
      El hecho de ser la causa de semejante oprobio, contribuyó a hacerla sentirse culpable e incapaz de vencer el rencor hacia su propia madre, lo que la obligó a recurrir a terapias de choque y tratamientos psiquiátricos tras su fracasado intento de suicidio.

       Su compañero se percató de su incapacidad para sobreponerse al estado de ansiedad que le producía aquel sueño recurrente, incrustado como un hongo infecto y dispuesto a destruirle las neuronas.
      —¿Cómo estás? —Guido intentó despertarla con sumo cuidado, mientras le acariciaba las mejillas un tanto sonrosadas. 
        —He vuelto a tener ese maldito sueño donde mi madre me repudia. Pienso que la medicación ya no me hace efecto y tengo miedo de no poder escapar de esa pesadilla. 
         —¡Tranquila, mi amor! Para mí, siempre serás preciosa. ¡Olvídalo, no te obsesiones! 
        —Pero ya sabes que mi madre antes de exhalar su último aliento juró que se vengaría de mí, más allá de la muerte y no dejan de pasarme cosas extrañas desde que falleció. 
       —Bueno, no te empeñes en recordarlo. Tu psiquiatra te ha aconsejado que la apartes de tu mente si quieres recuperarte. 
       —¡No puedo y tú lo sabes bien! 
      —Consultaré a tu neurólogo para internarte en su clínica y que te dé el tratamiento más adecuado al estado mental en el que te encuentras.

     Pasada una semana, Guido y Marilia viajaron hasta la clínica más acreditada en Europa, regentada por el famoso neurocirujano doctor Goodmind
     El equipo de médicos dirigido por el reconocido cirujano sometió a la paciente a una complicada intervención en su corteza cerebral, con el propósito de librarla de continuos ataques de epilepsia y alucinaciones que últimamente se habían ido agravando. 
       Finalizado el periodo del postoperatorio, fue dada de alta y regresaron de nuevo a su residencia.

       Coral y Willy les recibieron con toda su parsimonia y atenciones, llevándoles el equipaje hasta el dormitorio y preparándoles la cena. 
    La pareja paladeaba el fino néctar de un Château Margaux, cosecha del 55, cuando inesperadamente la botella se elevó en el aire para estrellarse en el rostro de Guido, cubriéndole la frente de hilos de sangre que se le deslizaban por los ojos hasta las mejillas. 

       En mitad de la noche unos gritos de ultratumba provenientes del piso de arriba, despertaron a los criados, que subieron las escaleras hasta el rellano superior. 
      Vencido por el agotamiento, en su intento por vigilar el descanso de su amada, Guido cayó en un profundo sueño.
      Marilia estaba de pie sobre la cama vomitando algo espeso y repugnante. Tenía los ojos en blanco y se había desnudado completamente. Coral se acercó para asearla y cambiarle el camisón. 
      —¡Señora, échese en la cama! Voy a llamar al doctor. —La temperatura en la habitación bajó de repente impregnándose de un pútrido olor. 
      —¡Puta, sal de aquí ahora mismo o acabaré contigo! ¡¿A qué esperas, gilipollas de mierda?! ¡Zorra embustera que mataste a tu propio hijo! Vete y ten cuidado al cruzar, porque te aplastará un coche si se te ocurre ir a la policía.
      Los cajones de la cómoda salieron disparados; una plaga de cucarachas apareció de la nada, persiguiendo a la sirvienta que huyó despavorida escaleras abajo. 
      Con el ruido, Guido se despertó sobresaltado, tardando unos instantes en darse cuenta de lo ocurrido. Al momento de acercarse a ella, advirtió que su cuerpo no respondía y una fuerza inaudita lo empujaba contra la pared. Completamente aterrorizado, bajó hasta el primer piso para llamar al padre Muniago, con el que mantenía una férrea amistad. 

       Seis alaridos atronaron la mansión cuando el exorcista atravesó el umbral, sacando un crucifijo, al verla surgir de la nada y con el rostro de su anciana madre, recitando unos versos satánicos de Carducci

       ¡Salud, oh, Satanás, o rebelión, 
       Oh, fuerza vengadora de la Razón, 
       El incienso y los votos son sagrados 
       ¡Has vencido al Jehová de los sacerdotes! 

      Alzó la mano e hizo tres veces la señal de la cruz, sobre la lívida frente de aquel maligno espíritu. Quitó el tapón del frasco de agua bendita, rociándola con el hisopo. La entidad diabólica se puso furiosa y dio un salto hacia delante, arrancándole de cuajo el lóbulo de la oreja. 
     —¡Suéltame, bestia inmunda! —le suplicó el sacerdote apenas sin voz, mientras intentaba zafarse inútilmente de sus manos, cuyos dedos se le clavaban en el cuello, como dos garras, hasta morir estrangulado. 
     —¡Dios Todopoderoso, sálvala del maligno! —deprecó Guido en su desesperación, temblándole los labios y añadió—: Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron...

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados


46 comentarios:

  1. Lo he leído y releído. Es intenso, mi querida amiga. Lo has detallado tan real que se me eriza la piel tan solo de imaginar las escenas tan atronadoras.
    Te felicito por la narrativa tan impoluta.
    De la música solo decir que es la guinda para cerrar este macabro cuento.

    Mil besitos con todo mi cariño y feliz día ❤️

    PD. Me sumo a tu homenaje para todas esas personas que están en primera línea.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué relato más terrorífico!Con lo miedosilla que soy has conseguido asustarme de verdad. Muy bien escrito y muy intenso. ¡Qué fuerza narrativa! Espero poder dormir esta noche. Mucha suerte en el concurso. El relato y tú bien lo merecéis
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Estrella! Impactante! Un relato en toda la línea de la convocatoria. Y un final abierto, como corresponde para que el miedo no se extinga.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Buenas tardes Estrellas. ¡Vaya con tu posesión diabólica!

    Por medio de un sueño recurrente has armado una historia. Una chica hipersensitiva, marcada desde su nacimiento por una extraña maldición (según el sueño). Puede que incluso, sin nombrarlo, sea anoréxica, (la delgadez de sus dedos, el nerviosismo, la inseguridad…), resultó ser mucho más.
    Toda la lógica se viene abajo cuando empiezan a ocurrir hechos inexplicables (la botella estrellada y todas las manifestaciones posteriores propias de un poseso al más puro estilo clásico) Me parece correcto que hayas utilizado vocablos duros y exabruptos.
    En definitiva, un escrito que encaja en el género, has cumplido las expectativas con creces, encajando además inicialmente al autor del El exorcista como parte del relato y todas las manifestaciones físicas y mentales de una poseída.
    ¡Menos mal que no soy miedosa! :))

    Un cariñoso abrazo y hasta muy pronto. Te leeré en Café Literautas.

    ResponderEliminar
  5. Que disfrute enorme es leerte y lo exquisita en todo eres.genia!!!

    ResponderEliminar
  6. Ufffff, los pelos de punta, me has atrapado desde la primera línea.
    Muchísima suerte en el concurso,y también te deseo muy feliz fin de semana y especialmente mucha salud.
    Feliz velada de sábado.

    ResponderEliminar
  7. A mí los relatos de terror me dan eso terror y reconozco que con tu relato el miedo me pudo y me costó leerlo completo.
    Un abrazo Estrella.
    Puri

    ResponderEliminar
  8. Hola, Estrella, menudo relato, no apto para leer ya de noche. Muy visual y con tu característica prosa al mando. Además lo has dotado de un vocabulario especial, como oprobio, una palabra que nunca había escuchado ni oído.
    La parte inicial es muy inquietante, y es que, ¿a quién no lo ha pasado algo parecido leyendo o viendo algo de miedo? Casi he dado yo una vuelta atrás leyendo esa parte.
    La segunda la introduces con naturalidad, sin presentación pero perfectamente encajada, y de qué modo. Es la clave de lo que viene después en la historia, que vira sobre unos cimientos de ciencia y realidad hasta que se rompe definorivamente. En ese momento llega la mayor parte visual; botellas levitando y cajones que esconden ese insecto que incluso me da repelús de escribir. El final ideal, dejándote con la esperanza pero con la mosca detrás de la oreja.
    Destaco el equilibrio entre diálogo y narración, donde se va mostrando la trama y pistas que se juntan en la parte final en ese colofón de miedos.
    En resumen, muy buen trabajo, otro como nos acostumbras.
    Me ha encantado, éxito asegurado en el concurso, seguro.
    Un abrazo y a seguir cuidándose.

    ResponderEliminar
  9. Joder que intensidad Estrella,... con ese tempo en el relato que se acelera por momentos hasta alcanzar su máximo apogeo en ese final. Enhorabuena, a pesar de o ser mi género preferido creo que has creado un relato de terror,... extremadamente sobrenatural.
    Cuídate!

    ResponderEliminar
  10. Tremendo, Estrella! Una trama que atrapa desde el principio y un ritmo vertiginoso. Muy bien cumplidos los requisitos del reto. Un beso y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  11. Muy bien llevado, de principio a fin, Estrella, y eso que el exorcista no es fácil de emular, pero tú lo has logrado con creces. Un gran relato.

    Un abrazo.
    #yomequedoencasa
    #devuelvocomentarios

    ResponderEliminar
  12. ¿Buenas noches, todo bien? Soy brasileño y estoy buscando nuevos seguidores para mi blog. Yo también puedo seguirte. https://viagenspelobrasilerio.blogspot.com/?m=1

    Si me sigues, puedes enviar el enlace a mi blog y te seguiré.

    ResponderEliminar
  13. Me hiciste recordar cómo lloré cuando murió el padre Karras. Vi varias veces la película (pese a que me da mucho miedo) y leí la novela. En cada ocasión tengo alguna historia "curiosa" vinculada al visionado de la película.

    Estrella, me pasa leyéndote que siento que el límite de palabras te juega en contra. Siento que de forma natural la historia sería bastante más larga. No sé si la escribiste larga inicialmente y fuiste acortándola o si te quedaste con las ganas de desarrollar más, pero es la sensación que me queda.
    Tal vez deberías soltar las bases de un concurso y escribir más libremente. Me da la sensación de que el resultado sería más redondo. Lo que no significa que no me guste: al contrario, me gusta la historia que escribiste.

    Besitos a montones

    ResponderEliminar
  14. Estrella amiga, que miedo pero que lindas letras, siempre tan bien narradas como lo haces tu. Saludos y abrazo amiga, cuídate mucho y suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  15. Un relato escalofriante, que una vez más consigues atraparme en su narración.
    No es un género que me guste mucho, pero aún así me ha puesto los pelillos de punta y lo he disfrutado.
    Un abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  16. Una mujer marcada desde la niñez por el rechazo de una madre que la consideraba maldita. Las alteraciones mentales que pueden derivarse de un rechazo así pueden dejar secuelas durante toda la vida. Lo peor sin embargo, es que esa madre, de algún modo que desconocemos, haya provocado en su hija una transformación psíquica y física tal que solo nos quede como explicacion una posesión materno-filial.
    En estas historias de exorcismo, quien más pena me da es el exorcista, que es quien suele salir peor parado, ja,ja,ja.
    Muy bueno el relato, Estrella.
    Un beso y suerte.

    ResponderEliminar
  17. Muy en la linea de "El Esxorcista". No sé si la madre intuyó la maldición o si fue ella misma la que la maldijo. En cualquier caso, maldecida del todo. Escalofriante. Mucha suerte en el concurso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Escalofriante texto querida Estrella.
    Yo te envío un cálido y tierno abrazo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Los traumas de la niñez y las alteraciones psicológicas del personaje son dos buenas razones para introducirnos con este relato de puro terror. Nos falta saber si el espíritu infernal abandonará o acabará con su víctima.
    Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
  20. Un relato con clara inspiración en la novela (y la película) de El exorcista, donde se ponen en juego muchos de los elementos que intervienen en ella. En este caso se sustituye a la protagonista niña por una mujer de mediana edad, y el desencadenante de la posesión es una maldición materna, un primer elemento inquietante que introduces en a trama que funciona como gancho en la lectura. La historia va cogiendo velocidad hasta derivar en una posesión infernal en toda regla, con ectoplasmas, objetos que se mueven, materializaciones... y un lenguaje duro por momentos que proviene sin duda de las profundidades del infierno. La figura del sacerdote nos acerca de nuevo a la novela original, con un final igualmente trágico para él. El colofón del relato queda abierto a la salvación o no de la protagonista, con un remate contundente en forma de esos versos de Carducci.
    Un relato muy de género de terror que cumple sobradamente las expectativas. Te deseo mucha suerte, Estrella. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. De terror! Es exactamente lo que en Argentina llamamos algo "de terror". Absolutamente alineado con la consigna y llevado sin perder un segundo el suspenso y el miedo que produce hasta llegar a un final perfecto a mi manera de ver.
    Me encantó y me arrancó una sonrisa, que el psiquiatra se llamara Goodmind. Es un detalle excelente.
    Comparto tu saludo y respeto por los guerreros de nuestro presente inmediato.
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
  22. Muy buenas Estrella,

    ¡Un auténtico relato de terror! Creo que has sabido poner al lector en tensión de principio a fin, con un gran manejo de la narrativa. Las historias de terror requieren de un gran trabajo por parte del escritor, sobretodo para dar con las palabras justas y la longitud de las frases adecuadas, y pienso que tu lo has hecho genial. Me ha gustado mucho el final, cuando aparece el padre Muniago. ¡Enhorabuena y mucha suerte en el Tintero!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Ya no puede estar más maldita esa pobre mujer. Y Guido me parece un personaje sospechoso. Algo esconde, me quedo con esa sensación incómoda.
    Un abrazo, profe.

    ResponderEliminar
  24. Con el corazón en un puño y sin aliento. ¡Qué buen relato de terror! Muy en línea con el Exorcista. Tal como va evolucionando la historia me temía lo peor, pero lo has superado con creces. Las enigmáticas palabras de Guido al final, he buscado la cita: Juan 1:5, me hacen pensar si a pesar de los hechos tan terribles y contundentes él mantiene la esperanza por lo de que esta es lo último que se pierde o se refiere más bien a que Marilia es la luz (en presente) porque las tinieblas, su madre, no la vencieron (en pasado). Tal vez ahí haya un camino abierto hacia la sanación como se da, después de todo, en el Exorcista.
    Me gustan, a pesar del terror que me has hecho sentir, estos relatos de los que te quedas colgada, pensando en ellos aún después de leídos.
    ¡Mis felicitaciones, Estrella!
    Te auguro un muy buen puesto en El tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco mucho la gran atención que has dedicado a la lectura y comprensión del relato, María Pilar, ya que además de indagar de dónde procede esta cita bíblica, has ahondado en el desenlace, que intencionadamente no he querido dar más pistas, para dejar libre la imaginación del lector. Sin embargo, tu perspicaz lectura aporta dos posibles interpretaciones coherentes del desenlace. No me decanto por ninguna de ellas, ya que doy más importancia a no influir de ninguna forma en el lector y que él sea quien lo descifre como mejor le parezca. De modo que te agradezco mucho que simplemente sugieras y dejes el camino abierto.

      Le he dado solo un vistazo por encima a tu relato y me ha encantado. No obstante, pasaré a leerlo y comentar con más atención.
      Gracias nuevamente y mucha suerte en El Tintero.

      Eliminar
  25. uf, me ha puesto los pelos de punta, muy bien redactado

    ResponderEliminar
  26. Escalofriante historia, Estrella.
    Precisamente, ayer estuve escuchando un audio de un exorcismo y me parecía algo casi inverosímil. Algo a lo que jamás querría enfrentarme.
    Hay una cosa que me llama poderosamente la atención con respecto a este tema y que no sé si algún día obtendrá respuesta: ¿Psiquiatría o Religión?
    El caso es que cuando de exorcismos se trata, prefiero olvidarme cuanto antes porque me eriza la piel y nunca podría afrontar una situación así.
    Enhorabuena por tu relato, Estrella. Y un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Estrella :)

    Qué bonito detalle has tenido recordando en esta entrada a tantos y tantos que trabajan estos días por los demás, muchas veces de forma voluntaria y desprendida. Me sumo a ese reconocimiento y a tus ánimos y buenos deseos para los que están sufriendo las consecuencias de la enfermedad, bien en carnes propias o en la de seres queridos.

    Respecto al relato, cumple sobradamente los requisitos del concurso. No solo me ha gustado la historia y la ambientación, impecable, que has hecho, sino también el vocabulario que has usado. Es culto pero no pedante, y creo que motiva a seguir leyendo y a aprender cosas nuevas. ¡Estupenda historia de terror al más puro estilo del exorcista!

    Un beso enorme y mucha suerte en el Tintero.

    ResponderEliminar
  28. Amiga Estrella!
    Te pido disculpas por haberme saltado esta entrada que leí en el momento de la publicación, pero como siempre me sucede contigo, me gusta releer varias veces antes de comentarte. Te diré que no soy amiga de este tipo de relatos, porque me ponen nerviosa y luego estoy toda la noche dándole vueltas y con miedo (reconozco que soy una miedosa), pero tus historias siempre me llevan a profundizar más. Una vez más te lo digo, tu estilo de narrar y hacerlo vivir a quien te lee, muy pocos escritores lo consiguen, por lo cual te felicito una vez más.
    Me sumo a tu homenaje a todas esas personas que están en primera línea de combate, como se suele decir... Pero no solo hoy, sino siempre.
    Te dejo todos mis cariños y que espero que tanto tu como los tuyos estéis todos bien.
    Te me sigues cuidando amiga.

    ResponderEliminar
  29. Hi Estrella, this story is quite scary. You are so good in writing spooky and thriller stories. I am very excited to read them. Thank you for sharing this short story. I also say thank you so much for all people in the front lines.

    Stay safe and well!

    ResponderEliminar
  30. Hola Estrella! Soy Beri. El relato me ha encantado y me ha aterrorizado, no sé en qué proporción cada cosa, pero lo he disfrutado. La historia está claramente inspirada en la novela de El exorcista; aunque tú la has sabido llevar a tu terrero de manera magistral. Enhorabuena y mucha suerte en el concurso. Recibe un fuerte abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  31. Un buen homenaje a El exorcista, muy en su línea, con todos los elementos que hacen tan terrible estás experiencias de posesión demoníaca.
    En este caso sabemos cuál es el origen del mal, y nos dejan con un final abierto, sin saber quién es el triunfador de este duelo. Espero que algún día te animes a contárnoslo.
    Un abrazo enorme, compañera.

    ResponderEliminar
  32. Hola Estrella, magnifico relato de terror que engancha y te mantiene en tensión, aunque no sé si dejaste el final así o piensas continuarlo, la verdad que me quedé con ganas de más.
    Te deseo muchísima suerte en el concurso.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué encantadora sorpresa, amiga Mariola!
      Ya me pasaré con tiempo por tu blog, puesto que con mi anterior larga pausa en blogger perdí el hilo con tus estupendas entradas.
      Ando como una tortuga a paso lento, ya que participo en otros retos y concursos con lo que me quita mucho tiempo de visitas. No obstante, a quienes pasáis por aquí nunca os perderé de vista.

      Un abrazo enorme y cuídate mucho.

      Eliminar
  33. Hola Estrella voy llegando aunque con retraso.
    El relato te ha quedado terrorifico, justo lo que buscabas con esos sueños recurrentes, ese rechazo y el final apabullante, quiero creer que sí hay esperanza porque las tinieblas no vencieron. Y es que el recuerdo del exorcista ya te prepara para la lectura de tu relato, esa película fue aterradora y la lectura del libro también y te preparas para sumergirte en la trama que tan bien has ambientado.
    Muchos éxitos en tu participación en el concurso.
    Un beso enorme y cuídate mucho

    ResponderEliminar
  34. Hola, Estrella. Tremenda la historia que nos presentas con esa posesión narrada con todo detalle que nos pone los vellos de punta. Imposible no rememorar las terribles escenas de la famosa película en la que te inspiraste, versionada con tu sello personal e inconfundible que nos permite volver a disfrutar y estremecernos con la escalofriante trama. Esa madre mete miedo, sobre todo después de muerta. Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Hola, estimada Estrella. Me encantó (objetivamente el relato, no que me atraiga el género je,je). Coincido con todas las loas dedicadas hasta ahora en los comentarios, pero me aventuraré a un punto de vista diferente y quizás hasta realista.
    Antiguamente se hacían esos recortes en el cerebro para cambiar el comportamiento de las personas, pero no funcionó en la protagonista, ya que siguió igual.
    Me trae muy nítido el recuerdo de la película, y me hace pensar ─repito─ en un plano real, en las personas con telequinesia, al mencionar el incidente de que se mueve con fuerza la botella de vino, y para darle más valor a tu historia si cabe, creo que esto sí puede ocurrir realmente con alguien traumado y con telequinesia, sumando por otro lado detalles imaginarios que ocurren en la habitación y el pobre cura que recurre al Todopoderoso para solucionar la situación, vuelvo a mis palabras del principio: me encantó.
    Dos besotes virtuales.

    ResponderEliminar
  36. Si hay algo que pueda meter más yuyu en el cuerpo son las posesiones. Un relato de terror con mayúsculas y ese final abierto que aún lo hace más interesante.
    Este mes no participaré, pero creo que el siguiente sí lo haré. Suerte en el tintero. Esta vez no puedo puntuar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Gran relato, Estrella. Con la innegable inspiración de la obra William Peter Blatty, creas un relato con tu sello, pero igual de aterrador e inquietante. Mariela, poseída por el espíritu de su madre vengadora, protagoniza escenas paranormales que impregnan de oscuridad y tinieblas donde debería haber luz, y así Guido recita las palabras de San Juan, dejándonos un final abierto. Un abrazo y suerte en el TIntero.

    ResponderEliminar
  38. Hola Estrella

    metida en el género al cien por cien.
    Todo tiene su lógica, hay donde agarrarse.
    Bien llevado, tensión misterio, miedo y ese final que te deja con ganas de más.

    Suerte y abrazos

    ResponderEliminar
  39. Antes de nada, amiga Estrella, te felicito por esa entrañable dedicatoria que antecede al texto y que comparto al cien por cien.
    Te diré que tu relato es el más fiel a la obra que inspira esta convocatoria de los que llevo leídos hasta este momento. Quizá eso mismo suponía una dificultad añadida que, a mi entender, has superado con éxito.
    Te felicito, compañera, y te deseo mucha suerte en El Tintero.
    Un fuerte abrazo junto al deseo de que la salud te acompañe sin limitaciones.

    ResponderEliminar
  40. Saludos cordiales desde Venezuela. Un gran abrazo fraternal virtual para todas esas personas valientes que se enfrentan cada día a la peor posesión diabólica. Realmente, soy más fantasiosa, me gusta mucho más el género literario donde el amor prevalece, pero también lo didáctico y he visto que éste género puede surtir efectos muy buenos para el abordaje de personas que padecen problemas mentales. Se cuenta que eso de ataques y demonios datan hasta de tiempos de Cristo. Por ello, hay quienes aseguran que la mejor cura es el perdón y el aprender a vencer nuestros propios miedos. Gracias por todo el apoyo brindado durante las diferentes ediciones. Y sin conocerme, brindarme su afecto le aprecio mucho. Mi cariño especial desde mi tierra.

    ResponderEliminar
  41. Muy buen relato para tu participación en esta edición de El Tintero de Oro. Estáis poniendo el listón altísimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Hola Estrella, has creado tu propia versión del Exorcista a partir de la maldición de una madre. Un argumento muy original con una trama bien hilada que va aumentando en tensión hasta que explota en una posesión que nos pone los pelos de punta. Muy lograda la ambientación de terror que creas y esos diálogos tan bien construídos que nos van dando las claves. ¡Enhorabuena por tu propuesta!
    Un abrazo compañera y cuidate

    ResponderEliminar
  43. Saludos Estrella, tu relato va de principio a fin muy terrorífico. Iba a dejar de leerlo porque me dio miedito y tristeza a la vez, pues soy muy susceptible a lo de las relaciones entre madre e hija, pero me armé de valor y lo terminé de leer. No entendí bien como Guido siguió como si nada con el rostro cubierto de sangre, pero es porque pasan muchas cosas en tu relato que en esas 900 líneas no se hacen suficiente. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
  44. Hola Estrella!
    Ay! Que relato más escalofriante, me encanto la ambientación, la perfecta dosis de terror. Pobre chica, aunque su madre la haya poseído para vengarse.
    Mucha suerte en el tintero.
    Abrazo

    ResponderEliminar

Mil gracias, queridos amigos y lectores de mi blog, por hacer un pequeño descanso y apreciar la lectura de mis textos.
Os quedo eternamente agradecida e intentaré devolveros la huella.
Estrella Amaranto.