¡B I E N V E N I D O S!. . . . . M U C H A S__G R A C I A S__P O R__E N R I Q U E C E R__M I S__T E X T O S__C O N__V U E S T R O S__C O M E N T A R I O S.

octubre 04, 2016

# Relato surrealista

Las Gemelas Rojas

Como presentación os quiero decir que esta historia formará parte de una serie de relatos inconexos en su contenido, pero creados todos ellos a partir de un cuadro o pintura surrealista diferente, como motivo de inspiración a la hora de escribirlos. Doy paso a continuación al cuadro de Vladimir Kush, nacido en Moscú (1965), se trata de un pintor surrealista que define su arte como surrealismo metafórico. 


Mi historia: Las Rojas Gemelas

Nacimos de un mismo parto, en una fábrica de calzado a varias manzanas de los arrabales de la ciudad, cuando la industria en general sufrió un importante esplendor consolidando sus ganancias y expandiendo sus productos internacionalmente.

Si te apetece conocer más detalles de nuestra familia te puedo contar que nuestros abuelos nacieron en una humilde dependencia a manos de un famoso alpargatero local que tenía una gran habilidad con el trenzado del cáñamo y el punzón. Con el tiempo aquel alpargatero tuvo varios hijos que a su vez dieron lugar a todo una afamada estirpe de zapateros que se dispersaron por la comarca, hasta que a finales del XIX empezaron a establecer sus primeras fábricas y con ellas llegaron nuestros lustrosos padres: mi madre Tacón de aguja y mi padre Bota de cuero, que al poco tiempo de casados se fueron a vivir a un moderno establecimiento de calzado regentado por un matrimonio muy alegre y dicharachero, bastante popular por cierto, debido a su buen criterio profesional, que les hacía merecedores de la más selecta y fiel clientela del lugar, ya que todo aquel que iba a comprar solía repetir y además se dejaba siempre aconsejar por las sugerencias de los dos propietarios.

Transcurrieron algunos años más cuando por fin nos manufacturaron en un parto sin dolor, algo parecido a un alumbramiento automático y de gestación en serie, de ahí que no provocásemos ningún tipo de trauma postparto a nuestros progenitores y directamente pegáramos el "estirón" hasta alcanzar nuestra talla habitual de un 6 y medio en nuestro país de origen y un 37 en Europa y Latinoamérica. Al poco tiempo fuimos cuidadosamente embaladas y enviadas hasta la misma tienda donde habían exhibido su fina estampa nuestros antecesores, en aquel luminoso escaparate frente a una de las más concurridas avenidas comerciales. Los propietarios rápidamente se dieron cuenta de que podríamos ser el centro de atención y proporcionarles pingües beneficios, por lo que estratégicamente nos situaron en el punto de mira del escaparate, justo a la altura ideal desde donde producir el mejor impacto visual al posible comprador. 
Sin ánimo de ser presuntuosas, la verdad es que se nos fue desarrollando el ego cada vez que las damas mayores o maduritas trataban de competir entre ellas por adoptarnos y llevarnos de paseo, pero al final las más jóvenes lograron cautivarnos con sus risas y aspavientos cada vez que trataban de colocarnos bajo sus pies procurando convencernos para servirlas de acomodo. Sin embargo la economía no les alcanzaba, ya que les resultábamos excesivamente caras. 

Por fin una tarde llegó nuestra benefactora dispuesta a dejarse el sueldo de toda una gira artística internacional, con tal de lucirnos en sus múltiples actuaciones, pues se trataba de una afamada soprano con una prodigiosa tesitura y un delicado timbre de voz, además de ostentar un imponente atractivo físico sin mácula artificial que pudiera delatar algún tipo de cirugía estética.

No hizo falta que nos matriculásemos en ningún centro escolar para aprender a dar los primeros pasos, ya que precozmente logramos adaptarnos a cualquier superficie, tanto de piedra, asfalto o barro, donde incluso no pasó mucho tiempo cuando ya fuimos capaces de desplazarnos con gran donaire por salones, salitas, alcobas y hacer nuestras piruetas sobre las tablas de importantes escenarios a nivel mundial y de esta forma sin acudir tampoco a ninguna universidad obtuvimos la matrícula de honor de "Caminante no hay camino, se hace camino al andar..."

Gozábamos de un gran prestigio cuando nuestro plácido devenir sufrió un imprevisible revés, un fatídico incidente que tuvo lugar en el transcurso de la actuación de nuestra propietaria en el teatro de la Scala de Milán interpretando a la Carmen de Bizet, justo en el instante de cometer un grave desliz: desafinar varias notas por culpa de un nódulo mal curado, lo cual produjo el enojo del público que la abucheó el resto de su actuación y ella, incapaz de quedar bien, montó en cólera y nos lanzó al rostro del director de orquesta que la miró aterrorizado tratando de esquivar el golpe. Perdimos el equilibrio volando por los aires y quedando arrinconadas en el foso del escenario, una vez que pudimos aterrizar sin necesidad de paracaídas y sin que el director sufriera daño alguno por nuestra parte. Más tuvieron que pasar bastantes horas, hasta que el personal de limpieza topase con nuestra adorable presencia y fuésemos llevadas al almacén de objetos perdidos. 
Perdimos la noción del tiempo en aquel escondrijo donde nos depositó un hombre que fruncía sus pobladas cejas mientras mascullaba entre dientes su extrañeza de que nos hubieran apartado definitivamente del mundanal ruido. Luego nos colocaron un número en la espalda y a esperar que alguien se apiadase a "pagar el rescate" de nuestra condena al ostracismo social. 
Finalmente salimos de allí gracias a la gentileza de un talentoso ojeador que conociendo nuestro "linaje" nos llevó hasta el salón principal de una de las casas de subastas más ilustre y cosmopolita.

Tras ser adquiridas por una dama cortesana, es decir, una escort de lujo, para la cual suponíamos un amor a primera vista, comenzó toda una aventura que nos llevó por infinidad de tórridos "paisajes" concupiscentes donde adquirimos un papel primordial a la hora de hacer sensuales malabarismos por los tersos aposentos íntimos de algunos clientes dispuestos a dejarse seducir por la pericia de esta experta fetichista que nos sabía mover como un titiritero maneja sus marionetas. Nuestros tacones de aguja solían enloquecer de placer a quienes los probaban y mucho más a nuestra ama y señora, también del látigo, en ciertas fiestas privadas o con clientes especiales que gozaban del sadomasoquismo, porque lo que vieron nuestros ojos dejaría sin conocimiento a más de uno. 
Dormíamos a plena luz del día y "trabajábamos" de noche, esto nos llegó a ocasionar insomnio, en consecuencia tuvimos que idear un plan para reducir nuestra jornada laboral a los fines de semana, que era cuando no teníamos ocasión de mantener impecable nuestro reluciente look y limpiarnos de tantas humedades que nos "llovían" encima. Dicho plan evasivo consistió en dejarnos caer por el suelo en cuanto notábamos que empezaba "la juerga" y así nuestra dueña cedió a nuestra exigencia de descanso, intercambiándonos entre semana por otros pares de jovencitas de negro acharoladas y otras de Christian Louboutin que solían mirarnos por encima del hombro, creyéndose las "amas del armario", aunque a nosotras nadie nos podía eclipsar, en vista de que nuestro curriculum superaba con creces el de aquellas "polichinelas".

Sin embargo nuestro sino debía estar marcado por algún extraño maleficio, dado que llegó el aciago día en que nuestra ama perdió el control en su momento apoteósico y le clavó nuestros afilados tacones a un viejo verde que se empeñó en exigirla que lo castigase y le infligiera el mayor daño posible, por lo que acabó en el suelo con nuestras agujas clavadas en sus testículos y retorciéndose de placer, algo que nos dejó con churretes sanguinolentos colgándonos por los costados y en estado de shock emocional. 
Cuando por fin nos liberamos de aquel terrible trauma descubrimos aterrorizadas que nos habían arrojado dentro de un asqueroso contenedor de basura, lo que mermó todavía más nuestra autoestima, porque después de aquel suceso nuestra excelente reputación comenzaría a enturbiarse de tal forma que nos relegaría a un destierro forzoso.

De este modo una mañana decidimos escaparnos del mugriento vertedero donde nos iban a incinerar, de forma que sin pensarlo dos veces saltamos a la superficie y nos fugamos de allí con la firme decisión de no permitir que nadie más nos volviera a poner en otro apuro o siendo víctimas de tan insensatas propietarias. 
No teníamos mapa ni ruta a seguir, por lo que nos dejamos llevar por la intuición, hasta que nos dimos de bruces (inesperadamente) con un inmenso lago alpino, donde nos bañamos para quitarnos aquel nauseabundo olor que se nos había pegado a las suelas y tacones desde aquel traumático percance, que nos llevó al exilio definitivo de nuestra común actividad y de aquella vida que antes sustentaba los pasos de nuestras bellas damas. ¡Al fin eramos libres, renaciendo por encima del caudal del agua!

Y en un acto de agradecimiento al lugar que nos ofrecía cobijo y bienestar decidimos sentar la cabeza, ofreciéndonos a ser el puente ideal para permitir el acceso entre ambas orillas a todos los viajeros, caminantes o carruajes que habitaban por aquellos alrededores, para lo cual nos situamos mirando cada una para otro lado, como haciéndonos las despistadas, ya que nuestra intención era pasar desapercibidas después de nuestro angustioso pasado.
Rápidamente comprendimos que habíamos iniciado un intercambio emocionante, pues por un lado nosotras contribuíamos a servirles de ayuda en aquel trasiego contínuo atravesando el caudaloso lago y ellos a cambio, nos regalan cosquillas, emociones y mucha algarabía que nos ayuda a sonreir por las mañanas cuando las brumas empiezan a peinar el lago y algunas barcas de vez en cuando tropezaban con los "tacones de aguja" heredados de nuestra querida abuela.



Tal vez esta historia os haya sorprendido,
quizás pueda haberos divertido,
o lamentablemente aburrido,
pero queridos lectores, 
nosotras, Las Rojas Gemelas, 
solo somos centinelas
de este bello lugar, 
que ahora con vuestra licencia, 
ya nos toca descansar,
después de tanto camino andado.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados

26 comentarios:

  1. Me ha parecido entretenido, me he enganchado y lo he leído de un tirón. Me he reído mucho tanto ingenio. Si reflexionamos la vida de los zapatos es la que cada dueña le quiera dar. Tu has contado su vida desde que nacen hasta que sirven de barcas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. nos has sorprendido y divertido, estrella. que bonito!el cuadro es bellisimo. un placer el seguirte!abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
  3. Me parece una interesante iniciativa la de relatar con base a una imagen.
    este primero me ha resultado muy curioso con la utilización de un lenguaje muy elaborado e incluso diría que culto.Espero al siguiente.
    Un abrazo. Estrella.

    ResponderEliminar
  4. What an excellent story, Star Amaranth! I was captivated from the first line to the last by your imagination and ability to tell a tale from the point of view of the red stilettos. It is quite clever and inventive, consistently interesting and with smooth continuity. You have entered the world of the surreal. Kisses!

    ResponderEliminar
  5. Interesante, emocionante y divertida! La invención del relato y el estilo narrativo es de gran calidad. Las tres últimas frases parecieran dichas por Don Quijote.
    Una maravilla leer tus relatos.
    M.Victoria

    ResponderEliminar
  6. Deliciosa Estrella Amaranto. Un lujo esta "historia" con el manejo maestro que tienes del idioma. Una genialidad tuya que tuve la suerte de disfrutar muerta de risa.
    Este post es para un súper 10.

    ResponderEliminar
  7. Chapó!!!!
    Espectacular Estrella. Me has dejado sin palabras.
    Tu relato es magnífico y mientras lo leía, tras el percance en la ópera, pensaba que es un sacrilegio hacer volar unos tacones rojos y perderlos de vista y es que... los tacones rojos ¡Me enamoran!
    Ahora bien, si los tacones son los que aparecen en el cuadro, he de decir que son preciosos, pero no me extraña que los Louboutin los miraran por encima del hombro. Hablar de unos Christian Louboutin o de unos Manolo Blahnik es hablar de la esencia del zapato de tacón, de la perfección hecha zapato, del sumum de los tacones!!!!! Y tú lo sabes.
    y dejando aparte el hecho de que el tema me pirra, has adaptado el final como si de horma de zapato se tratara a la pintura que muestras. Si yo me desprendiera de esos zapatos, soñaría con ese final para ellos.
    Espero ya impaciente el siguiente relato.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Fantástico. Venturas y desventuras de un par de zapatos de tacón. Consigues humanizarlos de tal manera que el lector padece sus desgracias. Pero lo que asombra es el derroche de imaginación para hacer coincidir semejante epopeya con la pintura. Estupendo!!

    ResponderEliminar
  9. Ay, qué historia más bonita. Las peripecias de estas aventureras Rojas Gemelas me han encandilado. Y ese final tan alegórico y tan bonito. Un buen retiro para quienes tuvieron una vida tan azarosa.
    Estupendo, Estrella. Seguiré con expectación los próximos relatos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. interesante tu historia Me quedaré para leerte
    Un placer el haberte encontrado

    ResponderEliminar
  11. Eres genial Estrella!, me encanta leerte, he disfrutado mucho.
    A mi me ocurre esto, que veo una imagen que me gusta, y me suelo inspirar de ella en mis poemas, la verdad es esa, muchos de mis poemas son inspiración de alguna imagen que me ha impactado.
    Eres muy ingenioso y me encanta como escribes, y quisiera yo!
    Un besazo corazón.

    ResponderEliminar
  12. Aburrido? Si es preciosa!!!
    Y me parece genial la idea que has tenido de otorgarles historias a esas pinturas :)

    Besos enormes!!!

    ResponderEliminar
  13. Idea, y relato estupendo, Estrella, también las "gemelas rojas" tienen derecho a sentirse vivas. Y además con sentimientos tan nobles que son capaces de ayudar a quienes les cobijaron. Todo un ejemplo de solidaridad.

    Una historia de lo más ingeniosa y bien narrada.
    Toda una artista, amiga.
    Te felicito.

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  14. Ingenioso el relato en que las "gemelas rojas", son los personajes que andando encuentran el camino. Una delicia de lectura.

    ResponderEliminar
  15. Las creaciones nacen a través de la inspiración y que algo o alguien lo haga ya merece la pena, esta nueva idea es maravillosa, además el cuadro es precioso y a ti te dió para un genial relato donde le diste casi vida, al menos a las retinas del lector. Este par de gemelas dieron mucho de si afanosas ellas en sus andanzas y peripecias ahora les toca descansar.
    Maravilloso y entretenido el relato, querida, como no, eres toda una artista en el arte de relatar.

    Un besazo, Estrella.

    ResponderEliminar
  16. Un relato fruto de la envidiable imaginación que tienes, de la enorme capacidad para contar, para sacar un cuento donde parece que no hay nada que contar. De allí sale la historia y va creciendo como una enredadera que no deja de dar flores, es admirable la magia que tienes en los dedos para hacernos sonreír, soñar, encandilarnos con tu arte. Hermoso trabajo de una gran escritora. Lo he disfrutado mucho Estrella. Un cálido abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
  17. ¡Excelente texto, Estrella! Original, divertido, juguetón, desplegando una fina ironía y como corolario un poema en el final.
    Una entrada para disfrutar y compartir. Un gusto haberte encontrado.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Estrella,te podría decir mil cosas bonitas sobre cómo escribes y describes pero creo que con decir que eres,Sublime!!como escritora,e imagino que como persona,lo tengo todo dicho.Y siempre digo aquello que pienso.
    Muchos besos y muchas gracias.

    ResponderEliminar
  19. Entretenido y muy imaginativo, felicidades Estrella por inventar ese relato a partir de la imagen, me has hecho sonreír y dejarme llevar por tus letras y al final encuentran su sitio. Los zapatos siempre han sido un objeto muy deseado como tus gemelitas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Un precioso relato Estrella. Estas aventuras por las que nos llevan las gemelas rojas y ese final junto al lago que me hizo pensar en Siddharta...
    Un placer leerte de nuevo. Abrazos!!

    ResponderEliminar
  21. Qué delicioso y ocurrente relato, Estrella, ¡me ha encantado! Si toda la serie basada en cuadros subrrealistas resulta tan brillante, atesorarás una auténtica joya en tu blog.

    Muy bien escrito, de argumento original y final sorprendente, es un relato que dibuja sonrisas y enarca cejas de sorpresa. Enhorabuena, lo he disfrutado mucho.

    ¡Un beso grande y feliz comienzo de semana!

    ResponderEliminar
  22. "Caminante no hay camino, se hace camino al andar..." me ha entusiasmado Estrella, es un verdadero placer leerte ( y yo no soy de las que hago la pelota) inspiras con tus valiosos posts, y trasladas nuestros pensamientos de esos glamurosos tacones...a situaciones subjetivas y personales! Es inevitable. Quiero seguir aprendiendo guapa!
    Brillante post!
    Muchos besos!!

    ResponderEliminar
  23. Interesante historia la de esos maravillosas gemelas, zapatos de aguja que tan feliz han hecho nuestra figura quedando en el recuerdo con la pluma de una escritora. Mi saludo Estrella.

    ResponderEliminar
  24. Otro registro, otro tempo pero igual de emocionante leerte. Ya digo: Me deja sin palabras tu versatibilidad.

    Nunca imaginé que un cuadro podría inspirarte de esta bella manera. Andanzas de una gemelas con tacón de aguja donde, como la vida misma, viven/experimentan multitud de situaciones.

    El final es de aplauso. Cuando todo estaba perdido...se plantan de puente haciendose las despistadas pero queriendo ser utiles en el transcurrir de los días. Ellas, tus "gemelas rojas" laten con genuino tic tac al finalizar en forma detallada y elegante en hermosa poesia.

    No sé si sabes que los zapatos de tacón fueron inventados por los carniceros del Antiguo Egipto, que eran usados para no pisar la sangre derramada.

    ResponderEliminar
  25. Muy apropiado al sugestivo cuadro. Ha sido un placer encontrarte y leer esa curiosa interpretación poniendo voz a un puente formado por un par de zapatos.

    ResponderEliminar