mayo 25, 2020

# Relato de realismo mágico

Juanjo en El Reino de Piedra



Queridos amigos y seguidores:
Deseo que poco a poco os animéis a retomar la rutina habitual que teníamos antes de la pandemia. Os confieso que echo de menos el poder abrazar, besar o saludar como siempre lo hacía, de modo que espero que no se pierdan esas sanas costumbres tan humanas como necesarias para una buena salud mental.
Personalmente, como le ha pasado a mucha gente y también a vosotros, ya necesitaba salir del "encierro" domiciliario para ir recuperando muchas de las actividades que antes realizaba fuera de casa, como el contacto con la naturaleza ahora que ya ha llegado el buen tiempo, charlar cara a cara tranquilamente con mis amistades o vecinos, disfrutar de las terrazas de bares y restaurantes y comprar en las tiendas de barrio, que lentamente van levantando los cierres de sus establecimientos. Por supuesto que respetando la distancia, las medidas de higiene y protección, no hay razón alguna para temer retrocesos o entrar en pánico, teniendo en cuenta que el peor de todos los virus, sin duda alguna es el del hambre y la miseria.
Muchas gracias a todos por vuestras atentas huellas y nos seguimos leyendo.

Pasando a otro asunto, os comento que vuelvo a concursar en la XVI EDICIÓN Y TERCERA TEMPORADA DEL TINTERO DE ORO (MAYO 2020): ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS de Lewis Carroll, con un original relato que cumple el primer requisito del concurso y tiene una extensión de 900 palabras.
  • Escribir una historia de Fantasía en la que realidad e irrealidad se entremezclen.
  • Un relato en el que se mencione con sentido la novela Alicia en el pais de las maravillas o al autor, Lewis Carroll.
  • Un relato en el que el protagonista sea uno de los personajes de esta novela visitando nuestro mundo real.
  • Extensión: Máximo 900 palabras.
Deseo que la lectura sea de vuestro agrado. En fin, ya me contaréis vuestras impresiones y sugerencias al respecto.
Muchas gracias a todos.


     A partir de entonces, se le ocurrió permanecer sentado en los escalones de la entrada a casa, con la cara entre las manos, los codos aprisionados contra las rodillas, y una idea fija en su pensamiento: "cualquier día volverá y tengo que saberlo. Probablemente, llegará con las manos marcadas por las redes y podré acurrucarme en su regazo para escuchar tantas historias asombrosas".

     Parapetado entre dos embarcaciones de la playa, miraba a través de la lente del catalejo, cuando algo despertó su atención: la presencia de un barquero con capa y embozado con un antifaz de superhéroe, surgiendo del interior de una gruta submarina, que avanzaba hacia la costa.
    A sus espaldas, no tardó en percibir la presencia de un intruso junto a una hoguera. El crepitar de las llamas desvió su atención, parecía que cobraban vida cuando exhalaba extraños sonidos parecidos a las cantinelas de hechiceras, como las de los cuentos que su madre, Olaya, le relataba, haciendo hincapié en el respeto a las fuerzas misteriosas de la naturaleza, así las llamaba.

     Sin poder evitarlo, unas briznas le alcanzaron... Notó que un halo de luz le envolvía por completo, trasladándole al interior de una galería sinuosa de colosales dimensiones, que confluía en una especie de pórtico de alabastro, en cuya cimbra central se apoyaba un nido gigantesco y debajo dos paladines de piedra custodiando la entrada al palacio de Chupiristrán.
     Absorto contempló a dos guardianes alzando sus brazos y sacudiendo las manos como partisanos.
       —¡Te esperábamos! —gritaron a la vez.
      —Eres nuestro invitado, acomódate sobre el almohadón de nube que flota a tu lado —proclamó el paladín panzudo, cobijado con su escudo de rombos de arenisca parda y fondo de cuarzo vidrioso situado a su derecha. 
      Luego, sacó de un bolsillo invisible un tulipán nacarado y lo alargó hasta donde él se hallaba, para entrevistarle.
        —¿Cómo te llamas?, ¿quién te ha traído?; ¿te gusta este sitio?...
       —No es nuestro invitado, botarate gordinflón. ¡Es nuestro prisionero! —objetó el otro paladín de la izquierda, con escudo de rombos de arenisca blanca y fondo de cuarzo ahumado, mirándole cejijunto. Desprotegido, estiró las manos apartándole el micrófono, para aherrojar las del chaval con mariposas metálicas en las muñecas. —¡Despéñale al pozo de las lágrimas negras! ¿a qué esperas terco zampón o prefieres que te raje por la mitad?
       —No me porté mal señor paladín, ¡quiero irme a casa! —balbuceó adelantando el labio inferior, a punto de llorar.
      —Llevémosle ante el juez Halcón —sostuvo el paladín de la derecha, girando sobre sí mismo para retumbar los cascabeles prendidos en sus tobillos, lo que atrajo a la Emperatriz de la tormenta y al propio magistrado.
       —Mi trono permanece en el Averno y vengo a buscarte, renacuajo indefenso.
      —¡Ehhh, gaznápira, desaparece o decretaré cortarte la cabeza! Como juez del Reino de Piedra dispongo que el prisionero sea liberado. "No hay nada malo ni bueno en sí mismo, es nuestro pensamiento el que lo transforma", decía el gran Shakespeare en voz de Hamlet.
      —Su señoría, Paniculata Enana y Guisante Vacilón discrepan. ¡Abran paso a los payasos! —enfatizó el paladín con escudo de rombos de arenisca parda y fondo de cuarzo vidrioso, alzando los ojos, revolando los brazos y emitiendo grotescos graznidos de águila, lo que incentivó las risas del jurado.
      —¡Que pasen a declarar! —enfatizó el juez, elevando las dos manos a la vez para calmar los ánimos.
       —Este niño es un angelito ¡echémosle a volar! —testimonió Paniculata Enana, esbozando una sonrisa pizpireta.
       —Es mejor esperar a que venga un huracán —ponderó Guisante Vacilón con descaro y sin pestañear.
     —No escucharé más simplezas. ¡Es mi presa! —refunfuñó la Emperatriz tabaleando su cetro infernal contra el suelo.
      —¡Que le corten la cabeza a la vieja pelleja! —intervino su padre en una súbita aparición, ataviado con un manto real de armiño rojo con una corona y cetro de oro.
       —¡Subidle al gran nido volador y llevadle a casa! —medió un tercer paladín rosado de medio lado y verde botella del otro.
                                                                                   
                                                                             *  *  *
                                                                                  
     Como sucede en los cuentos de hadas inmaculadas, la noche se tornó día y él seguía tumbado en la arena de la playa, mientras su madre le tiraba de las orejas, regañándole por escaparse sin su permiso.
     Entretanto, giraba el cuello procurando localizar al hombre de la barca que vio alejarse de la costa, aunque no dejó rastro. Pensaba, si quizás tampoco existía El Reino de Piedra.

     —¡Oiga! ¡¿Señora?! Un hombre me ha dicho que le entregue este catalejo que Juanjo olvidó anoche.
      —¡Es de mi difunto marido! —articuló Olaya con los ojos abiertos y los dientes castañeteándole.
     —Se fue mar adentro y me suplicó que nadie lo buscase. Es feliz en otro lugar y su hijo sabe dónde encontrarle.
      —¡Es papá!
      —¡Cállate Juanjo, no digas tonterías!
    —No miente, ¡créale! Ahora, tengo que irme —apostilló temblándole los labios y haciendo ademán de secarse las lágrimas que empañaban sus ojos.
     —¡Pe... ro... espere...! ¿Qué sabe usted?
     —Mamá, anoche cuando me saltaron las chispitas de la hoguera, él me llevó en la barca a su reino maravilloso.
     —¡Déjate de cuentos!—. La madre volteó la cabeza para buscar al barquero del antifaz, pero ya había desaparecido y Juanjo se sentía el chico más afortunado de la tierra.

     Cuando la luna llena planeaba en el cielo, regresaba a la orilla de la playa para escrutar el horizonte con el catalejo, hasta divisar al barquero y regresar juntos al Reino de Piedra.

Estrella Amaranto © Todos los derechos reservados


47 comentarios:

  1. Jo, a mí también me gustaría escaparme hasta el Reino de Piedra alguna que otra vez. De pequeña viajaba a todos los mudos de lso cuentos que me contaba mi madre(eran como los de Olaya), y me gustaría seguir haciéndolo.
    Enhorabuena por la historia y mucha suerte en el concurso.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Amiga Estrella, en tu texto hay Fantasía con mayúsculas a babor y a estribor, en la proa y en la popa, arriba y abajo de la imaginaria embarcación en que has ubicado a tus variopintos personajes. Por unos momentos nos has hecho olvidar la triste e incómoda realidad que hemos estado padeciendo y que aún debe dar muchos coletazos, demasiados. Gracias por compartir tu precioso cuento, amiga.
    Te deseo mucha suerte en El Tintero.
    Un fuerte abrazo, compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado la historia. Volveremos a la normalidad si nos dejan. un beso

      Eliminar
  3. Tu relato ha cumplido con el primer requisito brillantemente.
    Mucha suerte en El Tintero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonita historia de fantasía! Me ha gustado mucho y eso que a mí me gustan más los relatos basados en la realidad, pero es muy bueno. Cumple con todos los requisitos Así que te deseo mucha suerte en el concurso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hola, Estrella! Me encanta el despliegue de fantasía y humor de tu historia y sus peculiares personajes. Un cuento que merece un buen lugar en el podio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué relato tan bonito lleno de fantasía y con esas pinceladas de humor que hacen que la sonrisa se dibuje en los labios mientras estás leyendo.
    Te deseo la mayor suerte del mundo en el concurso.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  7. Me he sentido transportada al mundo de fantasía con esta bonita historia querida Estrella. Un relato que por unos momentos me ha permitido evadir la realidad en la que vivimos y soñar junto al personaje en el mundo ideal donde todo es posible.
    He disfrutado muchísimo con la lectura, gracias por este hermoso regalo mi querida y entrañable amiga.
    Te dejo un abrazo inmenso con todo mi cariño y el correspondiente cargamento de besos desde todos los puntos de mi universo. Suerte en el Tintero, corazón hermoso.

    ResponderEliminar
  8. Se entiende la idea a pesar de que cuesta seguirle un poco el ritmo pues de pronto estallan varios personajes a la vez a intervenir en la historia, como atropellándose unos a otros. Pero es un simpático relato, sí.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Precioso relato. Con humor, mucha fantasía y ese tono entre surrealista y absurdo que lo hace más divertido si cabe. Mucha suerte en el concurso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Supongo que el relato me gusta porque, como yo a veces, se mueve entre la realidad y la fantasía; pero ¡No creas! siempre me ha causado gran respeto la figura de Caronte ¿Quién sabe si no se equivocó alguna vez con alguno de los pasajeros de sus viajes?
    La mezcla de prosa y poesía me ha parecido excepcional.
    Un beso, amiga.

    ResponderEliminar
  11. La fantasía que has creado es de un ensueño maravilloso, ¿cuántas veces hemos sentido esos mundos dentro de nosotros y solo se nos han dicho que son cuentos? Puede ser, pero el sentimiento de magia es real, la felicidad creada, la luz encendida en el fondo de la mirada... Has cumplido con todos los requisitos, mi querida amiga y nos has regalado un cuento lleno de magia, y esa música suena como las olas que nos adentra a ese mundo de fantasía. Te felicito, preciosa.

    Mil besitos que te lleguen con cariño y muy feliz noche ♥

    ResponderEliminar
  12. Un bello relato salió sin atajos y da para mucho según lo presiento en esa veta creadora y los personajes bien ilustrados en un mundo lleno de fantasía ...me gusta inventar mundos también y estoy tratando de recrear esos cuentos ...uno va aprendiendo de todos y tú eres una muy buena maestra...así que muchas gracias.

    ResponderEliminar
  13. Relato lleno de fantasía amiga, me a encantado viajar a ese mundo al leerte. La nueva normalidad no es muy bonita pero es lo que tenemos y si ya puedes salir es algo muy lindo, aqui yo sigo en casa hasta nuevo aviso porque dicen que si no obedecemos estaremos aqui quizá hasta Octubre, nuestro Gobernador es muy estricto, así que yo obedezco y sigo encerrada aunque puedo salir a las compras. Cuídate mucho mi linda amiga. Saludos desde Monterrey Nuevo León.

    ResponderEliminar
  14. que pasada, cuanta imaginación, y la foto es preciosa, nosotros ya en fase 2.

    ResponderEliminar
  15. Juanjo, en el reino de piedra es una fantasía deliciosa, escrito con sensibilidad y maestría. Me ha gustado mucho mucho Estrella.

    Tiene un comienzo atípico, “A partir de entonces” que flota durante todo el relato y que separa el tiempo pasado, del tiempo presente, incluso del tiempo soñado.

    Se distingue con claridad a Juanjo sentado en los escalones…, en la postura descrita, pensando, recordando, añorando…

    ¡Ese palacio maravilloso de Chupiristrán! ¡Si parece sacado de las mil y una noches!
    Toda es una delicia de descripciones y coloquios:
    - La discusión entre los dos paladines.
    -El labio inferior adelantado a punto de lloro.
    -La serie de personajes fantásticos salido de tu portentosa imaginación.
    -Frases tan adornadas que parece literatura modernista plagadas de color (casan con la temática fantástica del cuento)

    Juancho es un Alicio en un juicio hilarante donde se decide su decapitación.

    Finalmente, el “a partir de entonces” se justifica, y se entiende la espera del niño y sus ensoñaciones.

    Un relato que volará tan alto, seguro, como la imaginación del Juanjo (y de su creadora..., una tal Estrella Amaranto)



    ResponderEliminar
  16. Si pretendías encandilarnos con una historia de fantasía, lo has logrado de sobras, amiga.
    Te deseo suerte en El tintero de oro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Hola, Estrella. Creo que tu fantástico (en ambos sentidos) tiene los ingredientes necesarios para lograr una alta puntuación: escenarios grandiosos, descritos de tal forma que nos haces verlos, tocarlos, sentirlos; personajes variopintos que tampoco nos cuesta imaginar; diálogos ingeniosos y trabajados; y, en fin, una magistral combinación de realidad y fantasía, certeramente rematada con ese inspirado párrafo final que nos transporta al principio y nos invita a imaginar los futuros viajes de Juanjo al fabuloso Reino de Piedra. Mucha Suerte en El Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Un relato cargado de emoción, ternura y fantasía surrealista. Muy buena propuesta, Estrella, seguro que obtienes un muy buen puesto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Poco a poco nos iremos acostumbrando a conivivir con más precauciones.
    Tu trabajo, muy bueno. Suerte. Quiero que ganes.
    Besos sabor anís estrella, para una Estrella :)

    ResponderEliminar
  20. Imaginación, imaginación, imaginación, fantasía y una historia mezcla de sueño y realidad.
    Quizás me haya perdido en algún momento con los personajes, algo que no desmerece el interés.
    Ha sido un placer.

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola, Estrella! Tienes toda la razón en que ya va apeteciendo incorporarse a la vida, yo este fin de semana quiero retomar mis rutas de senderismo que echo mucho de menos la naturaleza.
    Sobre tu relato, muy imaginativo con una prosa muy bonita. Te deseo mucha suerte en el concurso.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Una historia preciosa, Estrella. Fantásticos los diálogos al más puro estilo de Alicia y con ese mismo puntito de surrealismo. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  23. Hola, Estrella, tu relato me ha atrapado desde el principio y me he dejado llevar por la lectura siendo testigo presencial de todo el mundo de fantasía que vive el niño tras el halo que ha dejado el vacío de su padre y, en contraste, la triste verdad que irrumpe con la intervención de la madre. Que un texto me saque de mi propia realidad es lo más bonito que me puede pasar al leerlo.
    Los diálogos, estupendos, como en una jaula de grillos aunque sea un juicio, queda definido el perfil de los personajes con su actitud histriónica y caótica que tanto recuerda al libro de las Maravillas. Un juicio tan disparatado que te lleva a reír y no parar empezando por los nombres , sobre todo, los de los payasos.
    Las descripciones de un detallismo que nos lleva a visualizarlo todo, oír los pasos, sentir al tacto el áspero de la arenisca o el cuarzo en ese palacio de nombre impronunciable del Reino de piedra: Churipiristrán
    Me ha gustado mucho el recurso de cerrar en círculo el relato. Cuando llego al final que me conecta con el principio, para mí se acaba la lectura, pero sé que la historia continúa con ese protagonista niño que no ha perdido ni la inocencia ni la esperanza y sigue yendo todas las noches de luna llena a la playa con su catalejo. Tal vez, alguna noche nos lo podamos encontrar.

    Unos detalles:

    Catalejo, cuando algo despertó su atención.
    A mi parecer esa coma sobra porque la subordinada aparece en su posición natural.

    Para entrevistarle:— ¿Cómo te llamas?...
    Sería: Para entrevistarle—: ¿Cómo te llamas?...

    ¡Felicidades, Estrella y mucha suerte en El tintero!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Un cuento de podium Estrella, Me ha encantado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. Seguro que tu relato brillara en el tintero, he disfrutado desde el principio al fin con tu relato, mi felicitación siempre por tu creatividad querida Estrella.
    Un placer amiga leerte.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  26. Amiga, Estrella

    Cuando supe de esta convocatoria, me dije, este género va a ser perfecto para mí Estrella. El surrealismo es tu punto fuerte, pero es que además añadimos el humor de fantasía, que tiene mucha, y esa visualidad en tus descripciones tan precisas y luminosas. Sí me permites la osadía, he visualizado a mí amigo, el Arlequín de los sinsentidos, al brazo de la Madame, como observadores de la algarabía de personajes. Y es que esa escena me ha parecido colosal. Diálogos jocosos y absurdos pero solo si se conciben desde fuera de la atmósfera que creas, porque desde dentro tienen todo el sentido. Me ha encantado cómo introduces a los payasos "Paniculata Enana y Guisante Vacilón". Lo haces sin ninguna presentación, pero nos los metes en la sopa de letras que ya teniamos en el plato, como unos condimentos necesarios una vez los hemos saboreado.
    En cuanto a la trama me gustó mucho la forma circular, pero lo que más es el regusto de esperanza, pues el principio no era muy halagueño, y qué mejor para un niño que su padre sea miembro real de un reino mágico. Por cieto, que se me olvidaba, la introducción de ese particular país de las maravillas es un sello de ingenio y puro talento, que lo sepas.
    En resumen, un relato magnáfico, fantástico y mágico y en total sintonía con tu estilo que calza a las mil maravillas con el reto de esta edición.
    Te deseo mucha suerte, Estrella.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Hola, Estrella: Precioso juego de fantasías el de tu creación
    Aventura, ensueños y parodia de Alicia y de varios mitos ancestrales
    Suerte para vos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Estrella que maravilla para crear,
    se puede disfrutar desde el inicio,
    creaste ese encanto de ensueños,
    que nos atrapa desde e; inicio, te
    felicito sinceramente, aplausos mi amiga.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  29. Te deseo suerte. A mí me ha gustado entrar en el reino de piedra. Soñar es gratis amiga y tú consigue que lo hagamos.
    Gran relato Estrella. Cuídate.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. I am impressed how you combine the real and unreal world, Estrella!
    A nice story about the lucky boy Juanjo.

    Take care and stay healthy.

    ResponderEliminar
  31. Hola Estrella.
    El cuento tiene un arranque magnifico. Porque “a partir de entonces” tiendes tus redes con el recurso literario de crear expectativas para anclarnos a los renglones de tu prosa. Y ya no queda más remedio que navegar por donde tu brújula nos lleve para saber cuál es ese entonces. Nos haces cruzar por un reino de piedra fantástico antes de llegar a puerto para arrostrar que la razón es la triste pérdida del padre, que felizmente encuentra en cada luna llena.
    Me parece que tienes un error de “bulto”: “contempló a tan esbeltos guardianes…” y después uno lo describes como gordinflón. El segundo y tercer párrafo la atmósfera donde se realiza la acción está muy lograda pero el marco no logro ubicarlo, me explico: Juanjo está entre dos embarcaciones, luego entonces esta en un puerto, muelle o embarcadero, y tras de él hay un intruso junto a una hoguera, no puedo imaginar una hoguera en un puerto, puede ser en una playa, pero ahí es difícil que haya dos embarcaciones; ¿es de día o de noche? Por la fogata pareciera de noche, pero entonces el catalejo sería inútil. Tal vez sea una percepción equivocada a la que debas ignorar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Hola, Estrella! Soy Beri. Me ha gustado mucho tu relato, preñado de fantasía surrealista. Quiero destacar el final donde la melancolía se entremezcla con la esperanza de un reencuentro. Te agradezco tu emotiva introducción al relato. Mucha suertd y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Qué maravilla de relato. Tienes una imaginación prodigiosa. Hasta con los nombres me has dejado con la boca abierta.
    Qué preciosa fantasía has creado.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  34. Control y exhibición de recursos narrativos, acompañados por templanza en la administración de los mismos. Hay mucha historia, mucha magia y en suma mucho bienestar para el lector que se deja llevar. Gracias, Estrella

    ResponderEliminar
  35. Creaste un relato lleno de magia y sueños, que a su vez brilla con esa luz que solo tu sabes como atraparnos en su lectura.
    Me ha encantado una vez más viajar a través de tus relatos Estrella.

    Te dejo mis cariños para este finde de calor veraniego y por supuesto, no dejes de cuidarte, deseándote que todo esté entre los tuyos.
    Mil besitos y un muy fuerte abrazo.
    Te me cuidas amiga.
    Gracias por tan maravillosas aportaciones que siempre me dejas.

    ResponderEliminar
  36. En tiempos de Google+, ese lugar que fue maravilloso para los escritores por su labor difusora, ya te leí muchos textos en esta línea que tan bien se te da. Creeme. La fantasía da mucho a los autores que tienen, como tú, estimada Estrella, un río imaginativo de gran caudal. Te deseo suerte en el evento del Tintero ya que este relato bien lo merece.

    Me encantó la referencia a Shakespeare. Es una oportunidad magnífica de presentarlo.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Vaya imaginación desbordante la tuya Estrella, muchos éxitos en el concurso. Has conseguido entrelazar irrealidad y realidad perfectamente sin que queden nada forzadas, igual que ese entrar y salir del mundo de fantasía de Alicia en el país de las maravillas, el tono y los diálogos eran propios del sombrerero y de todos los personajes que recorrían el de Alicia y bien podían hacerlo en el mundo que tu has creado.
    Besos

    ResponderEliminar
  38. Me gustó, que gran imaginación. Suerte en el concurso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Hola Estrella como a veces nos gustaría mucho perdernos en un Reino de Piedra y así reencontrarse con los que amamos o sencillamente disfrutar el viaje.Hermoso relato. Saludos cordiales desde Venezuela.

    ResponderEliminar
  40. Hola Estrella
    Es una historia en la que se combina muy bien lo realista con lo fantasioso. El personaje principal se siente vivo, respiras, te ríes y sufres con él, en ese universo evocador y sorprendente en el cual planteas esa gran aventura. Sin duda alguna uno de los mejores detalles de tu relato es la ambientación y ese mundo que describes.
    Que tengas un bello dia!
    Abrazo

    ResponderEliminar
  41. Felicidades Estrella por un relato que nos lleva al mundo de tu nombre. Uno viaja por las estrellas y los mares, los miedos y las ansias de ese niño que añora a su padre. Precioso. Lo he disfrutado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Que derroche de fantasía Estrella que bonita historia, ese niño y su catalejo viviendo aventuras. Que bien narrado y bien ambientado todo.
    Muy bonito mis felicitaciones.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
  43. Hola Estrella. Nos dejas un relato que se interna en el surrealismo onírico de un niño, con unos personajes que bien podría envidiar el mismo Lewis Carrol. Buenos diálogos, simpáticos y traviesos, como los personajes que nos dibujas, junto a un chaval temeroso que no entiende exactamente sus intenciones. Al final del relato nos devuelves a la realidad, pero parece que la realidad y lo irreal se confunden y el sueño dejó algo en el mundo material para que el niño recuerde a su padre que un día se fue, quien sabe si en un naufragio, tragado por el mar. Buen relato con aspiraciones al Tintero. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  44. Con tu desbordante imaginación te has creado tu sola todo un mundo de sueños y deseos.
    Quizá ambas cosas estén muy cerca de nosotros pero no las veamos ¿Necesitaremos ese catalejo de tu protagonista?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. Hola, Estrella. Maravillosa fantasía onírica con derroche de imaginación y minuciosas descripciones que nos sitúan en ese reino de piedra tan surrealista como el mundo de Carroll. El final entronca con el principio, con ese " a partir de entonces" y comprendemos todo el significado. Muy buen relato, como siempre. Un abrazo y suerte en el Tintero

    ResponderEliminar

Mil gracias, queridos amigos y lectores de mi blog, por hacer un pequeño descanso y apreciar la lectura de mis textos.
Os quedo eternamente agradecida e intentaré devolveros la huella.
Estrella Amaranto.