noviembre 23, 2020

# Microrrelato de humor

Zafarrancho : 1ª , 2ª y el desenlace

 

¡Hola! queridos compañeros y seguidores, os deseo un buen comienzo de semana y resto del mes.
De nuevo os comparto este microrrelato que participa dentro de otro nuevo reto del TINTERO DE ORO, que si os apetece conocer las bases no tenéis más que clicar en las mayúsculas para ir directamente al blog de nuestro querido compañero David Rubio.
Se trata de crear una historia de 250 palabras máximo y que termine con un glorioso y apasionante Continuará.
Muchas gracias por vuestra atenta lectura y amables comentarios.
 
 
 1
 
           Abro los cajones de los muebles, las puertas de los armarios y examino la decoración. Por primera vez me parece todo horroroso. Hasta mi marido con pijama y zapatillas pegado a la tablet, desprende un olor a naftalina con polillas taladrando pasadizos en su interior.

        Estoy dispuesta a tirar tanta antigualla. Comenzaré por su repulsiva colección de mariposas.

        —¡Eh, chicas, despertad del limbo! ¡Voy a liberaros del polvo y la desidia! ¡No es justo morir para el disfrute de un maníaco coleccionista!
        
        Contrariada por semejante ultraje, me dirijo a las estanterías del despacho donde él guarda sus libros y como venganza decido retirárselos para regalarlos a la biblioteca del barrio.
        
        Al llegar al salón me tropiezo con las zapatillas de Antonio, que las ha tirado en la alfombra. No me pierde de vista, lo que me altera los nervios. Estoy a punto de darme con las narices en la alfombra. Antes noté un roce en la cara. ¡Leñe! la figura de porcelana de la arpista no sé cómo salta de uno de los estantes y acaba hecha trizas. Era un regalo de mi suegra del que le costó desprenderse. Antonio, por su parte, me tenía prohibido tocarlo.

       —¡Te lo advertí, que no te acercases a la arpista, pero lo acabas de hacer! —gruñe enrojeciendo las mejillas con los ojos saltándosele de las órbitas, simulando dos bolas de billar en mitad del rostro, pero lo que me empieza a asustar de verdad es verle agitar los puños en alto.

       —¡Tierra, trágame!

                                                              

                                                         2

 

        El tono de crispación con el que Antonio me acaba de hablar atrae con la fuerza de un imán a Niebla.

       —¿Qué le ocurre a este bicho? ¡Deja de mirarme y no me enseñes los dientes!
       —¡Niebla! no te enfades con él. ¡Ven aquí ahora mismo!
       —Echa de aquí a este perro. No me gusta como estira las orejas hacia atrás.
       —¡Grrr...!
       —¡Huyyy... ¡Me ha mordido! ¡Quítame de encima a tu puto perro!¡Me cagüen la leche que t´han dao!
       —¡Dios mío, tenemos que ir al veterinario para que lo vacunen de la rabia!
       —¿Pero todavía estás así? ¿con los ojos en blanco?
       —¡Vamos, Niebla, déjale en paz! ¡Ven aquí chiquitín!
     
         A duras penas consigo que mi fiel guardián me obedezca y con cuidado observo la mordedura en la pierna. La lesión le ha dejado la piel desgarrada y no deja de sangrar.  

       —¡Antonio, vámonos enseguida! Llamo a la vecina para que se quede con Niebla.
       —Paqui ¿no te importa quedarte con Niebla que me llevo a Antonio al hospital?
       —¿Qué ha ocurrido, tiene el maldito "bicho"? ¡No me asustes, cielo!
       —¡Nooo! ¡Niebla le ha mordido!
     —¡Ayyy, prenda, qué cabeza tengo! Me olvidé de decirte que lo llevé a vacunar de la rabia cuando fui con mi pequeña Syra al veterinario. ¡Discúlpame, soy una atolondrada!
       —¡No, qué va, eres una joya! ¡Qué peso me has quitado de encima!
       —¡Ehh, cálmate, por favor, no cojas ese cuchillo y la pagues con el pobre animalito!
       —¿Qué está pasando? ¡Voy para allá!
       —...


                                                                           3

 

        Ya han pasado unas horas desde que llegó Paqui y se llevó a Niebla. Estoy en la cafetería del hospital esperando a que terminen de cerrarle la herida con puntos de sutura.
         Noto una presencia a mi espalda y giro la cabeza apretando con fuerza los labios, es Julia, la amiga incondicional de Antonio o lo que aún siga siendo, porque esa tipa me cae fatal.

        —¿Qué haces aquí? ¿Le ha pasado algo a Antonio? No me he enterado y eso que estoy de turno de día.
        —¡Qué raro, que no sepas nada! Le están dando unos puntos en la pierna.
        —Espera un momentito, voy a informarme.
        —¡Claro, claro!
      
       Salgo a fumar un pitillo. Me importa un bledo que vuelva con el recadito para joderme el día, porque de esa granuja no me fío un pelo.
      A través de las cristaleras de la fachada que dan al exterior observo que la tiparraca anda buscándome, aunque prefiero resguardarme y hago como que no la veo. El taconeo de sus zuecos se vuelve estridente.

      —¡No te alteres, que te conozco! pero me han dicho que Antonio tiene la covid y deben ingresarlo.
        —¡Anda, estás pirada! Tiene una salud de hierro.
      —No te pongas chula conmigo, que como se me crucen los cables te hago una PCR y ya veremos luego...
        —¡De eso nada! Llamaré a la policía.
        —¡Ya me hartaste! Venga, tira para adelante, que te vas a enterar.

       Me lo advirtió mi madre antes de casarnos: «donde hubo fuego, quedan cenizas».

 

                                             ................    F   I   N   ................

 


51 comentarios:

  1. Ese relato da para mucha interpretación. Deshacerse de las propiedades más preciadas del marido mientras él se entretiene con la tablet es algo que no puede hacerse a no ser que... continuará.
    Ja ja. Buen relato.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sonrio en silencio sin mucho que decir siento el palpitar de lo que va pasando hasta el aroma que la alfombra va dejando en mi mente mientras lo leo

    ResponderEliminar
  3. No está mal tirar lo que ya no sirve o se ha quedado anticuado, pero si las cosas son de otro...¡ya es harina de otro costal!, como se suele decir, y si encima rompemos algo que es valioso para el otro...la cosa puede terminar mal.
    Muy buen relato
    Un abrazo, Estrella

    ResponderEliminar
  4. Hola Estrella!

    La verdad es que todos tenemos esa pequeña colección de objetos banales al que, si lo piensas, le damos un valor algo absurdo.
    Un relato muy cómico hasta ese final que, aunque incierto, no vaticina nada bueno.
    Me ha gustado como has llegado a ello, con ese narrador en primera persona que nos mete en sus sentimientos proporcionándonos la suficiente empatía para que ese final nos golpee de frente.
    Muy buenas descripciones, como siempre. Me he reído mucho con la conversación que tiene tu prota con las mariposas disecadas, ja, ja, pero al final... ¡Ay! He sentido el dolor que supongo vendrá después.

    Me gustó mucho
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, este es un relato en el que hay que tomar posiciones, yo diria que me pasaria al bando de Antonio.

    Todos su objetos estan a punto de sufrir un final poco decoroso, claro no lo conozoco lo suficiente como para saber que pasara.

    Ojala que reflexione un poco el caballero antes de hacer algo horrendo.

    ResponderEliminar
  6. jeje me parto, Estrella. Conozco yo a uno igualito. Un truco es aprovechar las mudanzas, si las hubiera, para deshacerse de los trastos. Muy bueno. Un acaparador compulsivo es capaz hasta de un asesinato si le quitas algunas de sus antiguallas, seguro que él lo llamaría preciadas posesiones.

    ResponderEliminar
  7. Alguien que conozco tiene un dicho... "el que guarda,... tiene mucha mierda",.... creo que se podría aplicar a tu protagonista,... jajaja, pero meterse a destrozar los recuerdos de la suegra eso no es valentía,... es un suicidio. Me alegra que no tengas que contarnos el final... jajajaja
    Estupenda tu propuesta Estrella!

    ResponderEliminar
  8. Divertidísimo, Estrella. Se masca la tragedia... Me encanta el tono que le has dado al relato: ese marido con olor a naftalina, el desparpajo que salpica las expresiones de la protagonista, la amenaza con que finaliza. Un micro genial.

    ResponderEliminar
  9. Un relato divertido y muy visual, Estrella. Me encanta la trama. Te leo y te imagino en pleno zafarrancho de limpieza, despotricando con los trastos con esa gracia que tienes al relatar en persona ¿Romper esa reliquia? Hay cosas que se hacen cuando nadie nos ve... Ahora a esperar para conocer las consecuencias.

    ResponderEliminar
  10. Jeje Muy bueno! Yo soy más del bando de Antonio. Me cuesta mucho... "tirar". Siempre me prevengo para un "por si acaso" jeje.
    Eso sí, tirar por descuido algo de la suegra puede ser deporte de riesgo... No cabe duda de que has dejado el relato en todo lo alto.

    Muuuchos aplausos 👏🏼👏🏼👏🏼👏🏼

    ResponderEliminar
  11. Estupendo "continuará..." Estrella.
    Por cierto, me has recordado que estoy haciendo en casa zafarrancho. Eso mismo. Así lo llamo yo también. A veces no puedo llegar a recordar por qué terminamos acumulando tantas cosas. Así que me estoy quedando más a gusto jejejeje.
    Muchos besos Estrella. Cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Estrella! Me encanta como nos sitúas en el ambiente y el clima de esa mujer que dice basta a las antiguallas. Tal vez es un basta que debería comenzar con su propio marido. A veces operamos por compensación y ese deshacerse de cosas no es más que un sucedáneo de lo que debería hacer con su pareja. El final nos deja esperando lo peor, o quizás se anime a arrojarlo a él al tacho de la basura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Cuando leo los micros de los que sabéis escribir termino pensando: "Y yo, ¿qué pinto en este concurso?". Pero voy a ver si se me ocurre algo, para chulearme de salir al lado en el mismo sitio que tú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Como siempre Estrella, una magnífica entrega. Has creado un ambiente tirante y cargado, capaz de llevarnos a enfrentamientos o hacernos actuar sin reparos, ja, ja.

    Creo que todos tenemos manías y apegos innecesarios, aunque como dicen por ahí, cada cúal con lo suyo, pero hay que tener cuidado con las decisiones no discutidas antes, es mejor crear consciencia de las cosas antes de actuar a la ligera, pues el final podría ser muy lamentable...

    Feliz semana querida.

    ResponderEliminar
  15. Tanto humor en plena pandemia, Estrella, se agradece con buenas carcajadas.
    Yo voto por tu protagonista, al fin Antonio está cómodamente sentado y no piensa moverse para ayudar a limpiar entre otras actitudes.
    Lo he disfrutado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Wowwww ahi si que no me meto,aunque
    no tengo suegra, pero he oido que
    todas las suegras son sagradas,
    jaaaaa me parecio grandioso el marido
    con piyamas jaaaa, hay Estrella eres
    lo maximo en tus relatos, me esperare
    a ver que sigue.??

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  17. Hacer limpieza está bien, pero para lo que a uno es basura para otros son tesoros.
    Mejor pedir permiso antes de hacer nada por si el desenlace no es tan feliz como uno desea.
    Un micro muy entretenido.
    Un abrazo, Estrella.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola, Estrella!
    Has conseguido que me funda completamente con tu personaje, desde el principio hasta el final. Con tu manera de narrar se hace fácil empatizar con ella, su rabia, su incertidumbre, ¡su hartura! Y al final, terminas dejando abierto el camino para muchos escenarios posibles, y esos son los mejores "continuará"!
    ¡Un abrazote!

    ResponderEliminar
  19. Hola Estrella, yo tambien soy de mucho no tirar, hay cosas que son recuerdos y aunque no te hagan falta, tu corazón la quiere seguir teniendo en el baúl de los recuerdos. Otras veces me viene la vena de tirar todo lo que no me hace falta y no me aporta nada. Me he sentido dentro de tu relato, haces sentir amiga, eres una verdader artesana en esto de los relatos, eres genial, mis aplausos y me quito el sombrero por tu buen hacer.
    Por fin solucionado el problema con el pc, era la tarjeta gráfica, he estado ausente unos días pero ahora ya puedo editar y leeros, con el móvil no me siento cómoda.
    Un fuerte abrazo amiga Estrella.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Estrella. Los regalos de la suegra siempre son fuente de conflicto: al hijo/a le encantan y a la nuera/yerno le parecen una mierda, así que hay que desprenderse de ellos, accidentalmente por supuesto, cuento antes. Y ya llegados también suele ser higiénico desprenderse de vez en cuando del marido/esposa. Por lo menos un ratito.
    Muy divertido, Estrella.

    ResponderEliminar
  21. ¡Hola, Estrella! Estupendo micro en el que destaco el trepidante ritmo que le das a la escena y que consigue que el lector se meta en el frenesí de la buena mujer. En el continuará dejas todas las opciones abiertas y es un ejemplo de cómo, según la que escojas en su día, la historia tomará un rumbo u otro. Si el marido decide dar uso del puño, el relato tomará un camino gris y duro. Si se contiene u otro suceso imprevisto acontece, el relato seguirá el simpático tono del micro. ¡Reto superado! Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola, Estrella!
    Entré para leer y saludarte, y me encuentro con un micro la mar de divertido y me alegro, pues la sonrisa siempre es buena compañera en cualquier momento. Van las gracias por delante.

    En tu micro encuentro escenas cotidianas, en cuanto a realizar esas limpiezas cuando todo lo ves "horroroso," hasta al marido, jaja. Pero a veces la sorpresa espera agazapada en algo y no se sabe como terminará la cosa. Encuentro que tu relato contiene esa chispa de misterio con su final abierto, bien logrado para cualquier continuación.

    He de pasar por donde David, a ver las bases para el reto, después...ya veré.
    Te dejo aquí un gran abrazo, mi querida amiga. Feliz de sentirte tan despejada para seguir creando.

    ResponderEliminar
  23. Muy bien contado el proceso de limpieza de trastos, pero tocar el regalo de la suegra es una temeridad.
    Con esos puños en alto y ese continuará diríamos que se masca la tragedia , o no , a saber que decidirá el autor je je je .
    Besos Estrella
    Puri

    ResponderEliminar
  24. Ja, ja, ja... Mi querida amiga, qué buen relato para echar unas risas o, interpretar esa saturación. Muy bien llevado y muy visual. Te felicito, y la música... Me encanta!!

    Mil besitos con todo mi cariño y feliz día ❤️
    Cuídate mucho 😘

    ResponderEliminar
  25. Hay cosas que no se deben tocar. Puede causar conmoción el hacerlo al hacer reaccionar inesperadamente a los maridos apolillados.
    Me he reído con este relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Buenísimo querida trasta jajaj!!! Un micro genial en el que una vez más nos muestras esa faceta tuya de humor que tanto me atrae.
    Por un momento creí que ibas a deshacerte del marido jajaj. Llega un momento en la vida en que todo se vuelve imprescindible, cosas que almacenamos y que no hacen más que coger polvo. Es bueno hacer esas limpiezas para sanearlo TODO.
    Gracias infinitas querida Estrella por estos hermosos regalos que nos dejas y que los que disfruto muchísimo.
    Te dejo un millón de abrazos que envuelvan tu ser divino y maravilloso y un cargamento bien repleto de besos cósmicos desde todos los puntos de mi universo.

    ResponderEliminar
  27. Tenías que haber sido, como ahora se dice, proactiva. Y sabiendo que al hacer limpieza la cosa acabaría en bronca, haberle roto a Antonio directamente la arpista en la cabeza y luego hacerle recoger los pedazos. Y así, al siguiente zafarrancho de limpieza, ya procuraría él no volver a estar en casa estorbando.
    Saludos Estrella 🖐

    ResponderEliminar
  28. Parece que se a metido en un gran problema, y me deja en suspenso este lindo relato. Un placer leerte mi linda Estrella, saludos amiga.

    ResponderEliminar
  29. Me gusta la precisión matemática del personaje principal en su viaje de destrucción.
    Precisamente porque me gusta, tengo dos descoloques que seguro tienen explicación y no se la encuentro, con lo que me decido a comentarlo, siempre como opinión despreciable como cualquier opinión.
    1 - Al inicio del tercer párrafo, el personaje dice : «Contrariada por semejante ultraje…». He sido incapaz de localizar el ultraje al que hace referencia.
    2 - El cambio del tiempo en presente a pasado EMDO aporta un punto de confusión dado que el lector se siente a gusto con la precisión con que está resuelto el tiempo en presente y de repente se proyecta hacia el pasado en el momento de quedar colgado al borde del precipicio.Tal vez merezca la pena dar un par de vueltas a esa aparente incongruencia: Si la narradora-personaje cuenta lo que está pasando en el momento actual como una progresión [hago esto-->después hago lo otro---> después...etc] cuando llega el momento final el retroceso en el tiempo puede rechinar un poco.
    No sé, igual es una tontería por mi parte y la cosa debe quedar así como la tienes. Desde luego, es tu trabajo que sabes que admiro, y por eso me atrevo a hacer este comentario, sobre todo teniendo en cuenta que no hay en juego ningún premio, y más bien es un departir y cambiar inquietudes.
    Un abrazo y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No suelo contestar, más que nada por falta de tiempo, pero a ti, estimado colega Javier o Kendall para los tinteros, sí que lo voy a hacer:
      1.- Por gratitud a la hora de dedicarme tu estupendo comentario donde coincido en parte con tus observaciones.
      2.- Para aclararte que ese inicio del tercer párrafo donde aparece esa frase a la que aludes, dicho ultraje se refiere al hecho de que dicha colección que tanto disfruta Antonio, significa un "ultraje" para la protagonista al defender la vida de estos insectos que no merecen dicho "encarcelamiento".
      3.- El cambio de tiempo me surgió al poner al personaje en dicha situación tan complicada, pensando en lo que podría suceder tras ese gesto de Antonio con los puños en alto.
      Quizás lleves razón y deba mantener el presente en favor de la comprensión de los hechos y la coherencia de la historia, de ahí que este segundo punto que me indicas lo veo mucho más acertado que el primero.

      Bueno, te agradezco enormemente tu tiempo y todo cuanto me aportas que desde luego es muy generoso para esta aprendiza de escritora.

      Un gran abrazo y salud.

      Eliminar
    2. Corregido ese cambio temporal y por supuesto no dices ninguna tontería. Yo sí que admiro tu trabajo y la atención de ofrecernos generosamente tu crítica constructiva que admiro y respeto.
      Muchas gracias, Javier.

      Eliminar
  30. ¡Hola!
    Qué buen relato.
    En mi caso la coleccionista soy yo, pero amás tendría una colección de mariposas, simepre me ha parecido un crimen y un asesinato. Pero tengo de todo, una biblioteca, postales, sellos, monedas, billetes, posavasos, catálogos de exposiciones...
    ¿Vas a escribir la continuación, aunque sea fuera de concurso? Me encantaría saber qué hace Antonio ante esa arpista rota.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  31. Hola, Estrella! Un gusto leerte. En este microrrelato has descrito una situación muy interesante, la cual demanda una actitud activa al lector/a, a fin de descifrar la trama. ¡Muy buen microrrelato, compañera! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Sin darnos cuenta vamos almacenando, cosas y más cosas que jamás volveremos a utilizar (ni necesitar). Aquí los llamamos "pongos" porque no sabemos donde ponerlos... jajaja y esos fatídicos días en los que limpiando se caen al suelo y se rompen (benditos momentos) jajaja.
    Gracias por tu comentario en el blog de Auro, me alegraste la mañana. Besitos linda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esos puntos suspensivos quieren decir que continuará...
      bien! jajaja
      Besitos.

      Eliminar
  33. Se podría decir que ella sufrió un karma instantáneo...

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Saludos amiga, espero estés bien, cuídate, te mando un abrazo desde mi lindo Monterrey Nuevo León

    ResponderEliminar
  35. ¡Hola Estrella!! Yo soy mucho de hacer limpieza de repente y empezar a tirar cosas (o regalar lo que ya no utilizo), no me gusta guardar por guardar. Espero que niebla tenga un final feliz...
    Besitos!!

    ResponderEliminar
  36. Menudo cambio que le has dado al relato, Estrella, parecía que a la prota le venía una buena y entonces aparece Niebla y lo nubla todo. Me gusta el pupurrí de voces que se forma al final, dando imagen a ese desconcierto y apuro que se forma previo a la visita del hospital, y sobre todo el siguiente acantilado al que nos dejas colgados... Vaya, parece que, para goce del lector, tensión y situación van a más. ¡A ver qué pasa!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Hola de nuevo, Estrella. Esta segunda parte se te ha desmadrao!!!! de tirar los trastos viejos y el regalo de la suegra a maltrato animal.
    Con tu permiso, hay una repetición que me parece innecesaria, más aún en un micro que hay que ser ahorrativos con las palabras. Cuando dices y copio:
    "¡Antonio, vámonos corriendo al hospital!...Paqui, ¿no te importa quedarte con Niebla que me llevo a Antonio al Hospital?"
    Como sugerencia, creo que quedaría mejor así, evitando repetir en tan corto espacio el Antonio y el hospital:"¡Vámonos enseguida!...Paqui ¿no te importa quedarte con Niebla que me llevo a Antonio al hospital?
    Por lo demás, una segunda parte delirante que está pidiendo a gritos la continuación.
    Un abrazo de los fuertes fuertes.

    ResponderEliminar
  38. Hola. Estrella!
    Muy buena ambientación, el drama de tu relato.
    Me gustó la manera cómica y trágica al mismo tiempo.
    Si no mal interpreto, por la falta de atención del esposo, tu protagonista furiosa quiere deshacerse de todos sus hobbies. Niebla responde ante el peligro, muy fiel canino. Yay ai ai, cuales serán sus intenciones con ese cuchillo? 😲
    Un excelente cliffhanger!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Yo sigo insistiendo en que toda mi simpatia va con Antonio,
    un poco temperamental, es cierto, pero creo es inocente en estos eventos

    ResponderEliminar
  40. Hola Estrella querida, wowww en que terminara
    todo, esta super interesante, eres muy especial
    haciendo esa trama, te cuidas mi amiga.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  41. No es justo morir para el disfrute maniático de un coleccionista, totalmente de acuerdo. Pobres mariposas. Y Niebla apareció en el momento justo, pensé que la cosa iba a terminar en violencia, jaja. Buenos microrrelatos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Hola de nuevo, Estrella, no me esperaba este cambio y la verdad, que divertido ha sido al imaginar las escenas con el perro, ja,ja. Niebla parece que es un buen guardián de la mujer, ahora a esperar que no llegue la sangre al río.

    Estupenda imaginación, mi querida amiga.
    Esperando la siguiente.
    Un abrazo enorme, y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  43. Bueno Estrella, creo recordar que te había advertido en el primer comentario que romper regalos de la suegra suele ser un acto de alto riesgo,... y si además la mascota se dedica a pegar mordiscos al pariente la cosa se puede poner más que divertida.
    Estupenda continuación, muy imaginativa y un poco loca y divertida!

    ResponderEliminar
  44. Hola Estrella
    He leído el relato completo y de tirón. La descripción de esas situaciones costumbristas y domésticas en ese tono divertido y socarrón me ha enganchado. Las cosas más sencillas contadas con personalidad resultan siempre diferentes, así que te felicito. El giro final de la historia da un vuelco a lo que uno, como lector, iba construyéndose, pero también me lo creo. Te felicito. Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. Hola de nuevo, Estrella!!!
    Bueno pues queda bien cerrada esta historia que empezó como una pequeña trifulca domestica hasta llegar a presentarnos a una ex bastante tocapelotas, con Niebla, rabia y, como colofón de lo más inesperado (quién lo diría estando tan de moda) ¡el Covid!
    No lo habría imaginado nunca. Si esa amiguita (casi un flashback de la intrahistoria de estos dos ;)) ya era un aliciente que picaba imagina con lo otro.

    Muy buena historia, en poquísimas palabras has conseguido dibujar a los personajes y mostrar una serie de escenas magníficas y rocambolescas. Y casi sin narración, puro diálogo, otro aliciente más.
    Fantástico aporte, Estrella, un reto distinto y muy bien ejecutado.

    Un fortísimo abrazo, compañera!

    ResponderEliminar
  46. ¡Vaya par de tipejas! Tal para cual.
    Las diversas escenas se suceden tan rápido que nos llevas de una a otra con una velocidad endiablada.
    Un relato fresco, descarado y coloquial, casi un sainete.
    Seguro que, escribiéndolo, lo has hecho con la sonrisa puesta todo el rato, ¿a que sí?

    ResponderEliminar
  47. Yo habría titulado esta serie de relatos "Aquí no hay quien viva", como aquella serie de televisión sobre una comunidad de vecinos mal avenidos, ja,ja,ja.
    Vaya par de elementos.
    Una serie divertida y alocada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  48. En esta segunda y tercera parte es das un giro espectacular, desconcertante e imprevisible, aparece otros personajes que lo llevan por otro camino y el final de la historia lo llevas con un toque de humor.
    Un abrazo Estrella.
    Puri

    ResponderEliminar

Mil gracias, queridos amigos y lectores de mi blog, por hacer un pequeño descanso y apreciar la lectura de mis textos.
Os quedo eternamente agradecida e intentaré devolveros la huella.
Estrella Amaranto.